En Foz de Iguazú una pareja construyó una casa de botellas de vidrio

Dóris y Robson vio que la gente construía casas de botellas de PET y también usaba de vidrio. Entonces Dóris recogió todas las botellas de su fiesta de bodas, en septiembre del año pasado, y comenzó el proyecto en abril de este año.

01/10/2020 07:07

El sueño de la casa propia siempre estuvo presente para esta pareja brasileña que hoy reside en la fronteriza Foz de Iguazú (Brasil),. por ello Dóris Dias y su esposo, Robson Lopes fueron tras ese sueño, pero no podían adquirir una propiedad; y fue allí donde tuvieron una idea brillante, sostenible y segura: construir una casa completa con botellas de vidrio.

La pareja incluso llegó a presupuestar los materiales para construir una propiedad convencional, con ladrillos, cemento y techo incluido. Pero el valor de la inversión era altísimo y como están sin trabajo tuvieron que adaptar el proyecto a algo más allegado a sus posiblidades.

Dóris también dice que, poco después de la boda, tuvieron que mudarse con sus padres porque no tenían suficientes ingresos para mantenerse.

Ella ya tenía la tierra, que fue un regalo de bodas de sus padres. Y, de botella en botella, lograron levantar más de 10.000 unidades para usar en la construcción de su hogar.

“La mayoría de los brasileños no pueden tener su propia casa. Es muy difícil conseguir una casita. Este es un sueño mío. Antes pensaba que no había forma de que pudiera hacerlo, pero ahora veo que se está acercando cada vez más ”, dice Dóris.

Dóris conoció los proyectos de viviendas sostenibles y comenzó a considerar construir su casa con estos materiales. Vio que la gente construía casas de botellas de PET y también usaba de vidrio. Entonces Dóris recogió todas las botellas de su fiesta de bodas, en septiembre del año pasado, y comenzó el proyecto.

Tomó una relevancia inesperada

La historia de Dóris ganó trascendencia en Foz do Iguazú cuando comenzó a recolectar botellas por distintos puntos de la ciudad y a pedir donaciones, una red comenzó a ayudar a la educadora, de profesión, a construir su casa.

“Busqué las botellas en las alcantarillas de las calles y me impresionó lo mucho que encontré. La gente no piensa en disfrutar de nada. En Brasil, se piensa poco en la sostenibilidad. Vi casas con botellas en Bolivia, Tailandia y otros lugares ”, dijo.

Doris y su esposo obtuvieron suficientes botellas para construir la casa en abril de ese año. Entonces los dos compraron los pocos materiales que faltaban y comenzaron las obras.

La casa de Dóris y Robson tiene unos 70 metros cuadrados. La estructura se apoyó con hierro y en las paredes se utilizaron botellas de 600 ml y cemento.

Hasta el momento, la pareja ha gastado poco más de 3 mil reales y como están sin trabajo, dependen de donaciones.

Doris y Robson todavía necesitan materiales como ventanas, puertas y cables eléctricos. Tampoco regularizaron la construcción, ya que no tienen dinero para contratar profesionales, Pero el sueño de la casa propia y esta vez con “cara de vidrio” está a punto de transformarse en realidad. 

Fuente: jornaldafronteira.com.br