Pese a los casos de COVID-19 Iguazú levantó varias restricciones sociales

La Municipalidad de Puerto Iguazú flexibilizó varias actividades que había prohibido días pasados ante la aparición de más casos de COVID-19.

22/09/2020 07:18

Pese a que la situación epidemiológica en la ciudad de las Cataratas no dio señales de mejora (con cinco nuevos casos de COVID-19 en los últimos cuatro días y seis activos en total), el Municipio decidió flexibilizar a partir de hoy casi todas las actividades que habían quedado suspendidas dos semanas antes.

Mediante un escueto comunicado difundido a través de Facebook, la Comuna anunció que desde el primer minuto de este martes vuelven a estar permitidas las reuniones familiares, la celebración de cultos y misas conforme a los protocolos vigentes y las prácticas deportivas que ya estaban habilitadas antes del 8 de septiembre.

Así, queda sin efecto la Resolución 583/20 que vencía la última medianoche y es reemplazada por la 601/20, que mantiene no obstante la prohibición de permanecer en la vía pública entre las 0 y las 7.

En cuanto a la actividad comercial, podrá funcionar de 7 a 21 (hasta la medianoche en el caso de la modalidad delivery), a excepción de farmacias -que tiene su régimen especial como actividad esencial- y bares, restaurantes, cafés, confiterías y maxikioscos, que podrán mantener sus puertas abiertas desde las 7 hasta la medianoche.

La nueva norma especifica también que “el ingreso a la ciudad se llevará a cabo con total normalidad mediante la App Misiones Digital”.

Temor en las inmediaciones

Llamativamente, Iguazú queda así más “liberada” que varias localidades de su entorno, que siguen muy preocupadas por la evolución del COVID-19 en la región. Es el caso de Wanda (donde se registraron dos positivos hasta ahora) y Puerto Esperanza.

En ambos casos rigen duras restricciones de la actividad al menos hasta el 30 de septiembre, tal y como se estableció a fines de la semana pasada precisamente por la preocupante proliferación de contagios en la ciudad de las Cataratas.

Desde el pasado jueves 17 y hasta dentro de al menos nueve días, en Wanda no pueden abrir sus puertas los gimnasios, canchas de fútbol 5 y de pádel, y tampoco se permiten prácticas de vóley, básquetbol, academias de danzas y talleres culturales, entre otras. Todos los negocios deben estar cerrados a la medianoche todos los días.

Y en Esperanza, hasta el mismo día están prohibidas las actividades deportivas y reuniones religiosas. Además, los comercios, industrias y servicios esenciales sólo pueden funcionar de 8 a 19 de lunes a viernes y de 8 a 12 los fines de semana y feriados; mientras que bares, restaurantes y similares sólo pueden funcionar con delivery o carry on (para llevar) entre las 11 y las 22.

La circulación de taxis y remises se reduce a la franja 8.30-19.30 los días hábiles y de 8 a 12.30 los sábados, domingos y feriados.
Además, están vigentes drásticas restricciones para el ingreso a la ciudad, que sólo se puede realizar por el control en el Acceso Norte, y la prohibición de botar cualquier tipo de embarcación o uso de aeronaves.

Sin cambios en Eldorado

Teniendo en cuenta que en los últimos días siguieron apareciendo casos positivos de coronavirus en localidades cercanas del Alto Paraná, el Comité de Crisis de Eldorado decidió mantener las restricciones vigentes y postergar la extensión de horarios de funcionamiento que habían pedido varios sectores, entre ellos los locales nocturnos y otros servicios.

De la misma forma, no se autorizará por ahora el funcionamiento de casinos y salas de juego, que ya abrieron sus puertas en otros puntos de la provincia, aunque se prometió que “podrá habilitarse en los próximos días”.