Facebook bloquea el intento de un francés por transmitir su muerte

La red social equiparó la situación a permitir el "retrato de un suicidio". Alain Cocq, que está paralizado por una enfermedad incurable, anunció que dejaría de comer y beber.

06/09/2020 10:32

Alain Cocq padece una enfermedad incurable y el gobierno francés le ha negado la eutanasia activa porque está prohibido en el pais.

El francés Alain Cocq, quien padece una extraña e incurable enfermedad que hace que las paredes de sus arterias se peguen, decidió dejarse morir y transmitirlo a través de su cuenta de Facebook, con el objetivo de defender el derecho a la muerte digna.

Pero este sábado la red social bloqueó su intento, al equiparar la situación a permitir el “retrato de un suicidio“.

En un video transmitido en vivo por Facebook poco después de la medianoche del 5 de septiembre, el francés de 57 años Alain Cocq anunció a sus seguidores el plan de su muerte.

El ciudadano tiene una afección médica extremadamente rara, dolorosa e incurable que hace que las paredes de sus arterias se peguen. Dice que ha estado en la etapa terminal de su enfermedad durante los últimos 34 años.

Después de pedirle, sin éxito, al presidente francés Emmanuel Macron que le permitiera morir con dignidad a través de asistencia médica, Cocq anunció que dejaría de comer y beber a partir del viernes por la noche y que transmitiría el proceso en vivo a través de su cuenta de Facebook.

Pero, ante el anuncio de Cocq, la red social se movió rápidamente para prohibirle publicar videos. El ciudadano informó a sus más de 22.000 seguidores y 4.000 amigos de Facebook que el sitio lo había bloqueado hasta el 8 de septiembre. Anteriormente, había señalado que espera morir dentro de dos a cinco días.

Facebook considera su muerte como un suicidio, cuyas representaciones están prohibidas en la red social. Un portavoz de la plataforma en Francia dijo al periódico Le Monde que, si bien la empresa “respeta su decisión de querer llamar la atención sobre este complejo tema“, sus regulaciones obligaron a bloquear su video porque las normas de la compañía no permiten “mostrar suicidios” o “intentos”.

¿Por qué transmitir en vivo tu muerte?

Cocq ha hecho campaña durante mucho tiempo por el derecho a una muerte asistida médicamente. Ha viajado en su silla de ruedas desde su casa, en Dijon, en el este de Francia, hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, las instituciones europeas en Bruselas y las Naciones Unidas en Ginebra para reunirse con legisladores y defender el derecho a la eutanasia.

El ciudadano explicó a los medios franceses que quería mostrar sus momentos finales de agonía a una audiencia en línea de miles de personas “para que la gente sepa cómo es el final de la vida en Francia“.

Sin embargo, tiene claro que no quiere que el video sea demasiado molesto para los espectadores. Planea transmitirlo sin sonido y la cámara dejará de filmar tan pronto muera. “Para mí, es imposible mostrar imágenes perturbadoras (…) El momento en el que muera será una liberación. La pelea continuará después de mí”, subrayó.

Alain Cocq ha dicho que dejará de comer y beber para acelerar su muerte.

La eutanasia es ilegal en Francia

El estado de deterioro de Cocq lo ha confinado a su cama en casa, donde dice que está “paralizado por un dolor insoportable“. Escribió una carta al presidente francés implorando que lo dejara “morir en paz“. En la respuesta que recibió Cocq el 3 de septiembre, Emmanuel Macron escribió que estaba “conmovido” por su declaración, pero le aclaró: “Como no está por encima de la ley, no puedo concederle su solicitud“.

La eutanasia es ilegal en Francia. La ley Claeys-Leonetti, que fue modificada en 2016, otorga el derecho a los pacientes con enfermedades terminales a estar fuertemente sedados hasta la muerte, pero solo en circunstancias específicas, por ejemplo, si la muerte es inminente. Este no es el caso de Cocq.

El delegado general de la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad, Philippe Lohéac, dijo a France 24 que el “único vacío” en la ley Claeys-Leonetti para los que están al final de su vida “es la posibilidad de morir de hambre y sed“.

“Esa es la ley Leonetti”, agregó. “Hoy es Alain Cocq. Mañana será otra persona”.

Según una encuesta realizada por la organización benéfica en 2019, el 96% de los franceses está a favor de la eutanasia cuando un paciente experimenta un sufrimiento grave e incurable.

Francia es mucho más rígida sobre el tema que otros países europeos. En Europa hay cinco naciones -Bélgica, Países Bajos, Suiza, Alemania y Luxemburgo- en las que la eutanasia asistida por un médico es legal.

Francia ha tenido otros casos de alto perfil similares al de Cocq. Vincent Lambert quedó tetrapléjico y en estado vegetativo después de un accidente de motocicleta en 2008. Permaneció así durante 11 años mientras su familia discutía sobre si debía vivir o morir. Después de una larga batalla legal, los médicos le quitaron el soporte vital y falleció en julio del año pasado.

En febrero de este año, la entonces ministra de Salud de Francia, Agnès Buzyn, aseguró que el Gobierno volvería a examinar el tema del final de la vida y los cuidados paliativos, un plan que fue interrumpido por la pandemia de Covid-19.

Fuente: Medios digitales