Paraguayos que estaban en Misiones regresan a su país

En un operativo encabezado por el Cónsul paraguayo en Posadas, un total de 116 ciudadanos de ese país retornaron hoy a través del puente San Roque González.

22/08/2020 10:36

Un grupo conformado por 116 ciudadanos paraguayos retornó hoy sábado a ese país a través del puente San Roque González de Santa Cruz, que une Posadas-Encarnación, tras permanecer en la provincia de Misiones a raíz del cierre de los pasos internacionales por la pandemia de COVID-19. Hasta el momento suman dos mil las personas que pudieron concretar el retorno al país hermano a través del viaducto fronterizo.

El cónsul paraguayo en Posadas, Rolando Goiburu, fue quien encabezó el operativo de repatriación de sus connacionales y en diálogo con PRIMERA EDICIÓN manifestó su satisfacción por haber conseguido los permisos correspondientes. “Debo agradecer a las autoridades del Gobierno argentino y en especial de la provincia de Misiones, que siempre pusieron muy buena voluntad en todo momento para que estas personas puedan volver al Paraguay. Nosotros recepcionamos la inquietud de nuestros compatriotas en el Consulado, solicitando retornar, se verificó toda la documentación y a partir de allí se armó todo el traslado”, señaló.

A primera hora de la mañana comenzó el operativo que se centralizó en cercanía de la Estación del Tren Internacional. Había personas de diferentes edades que “estaban viviendo acá en Misiones. Ahora podrán regresar al país y quedarse el tiempo que ellos consideren necesario. Es una gran satisfacción como funcionario que estos ciudadanos paraguayos puedan cumplir con su requerimiento en estos momentos difíciles y complicados que nos toca vivir”.

Vale recordar que anteriormente y en varias etapas, ya habían pasado por el puente Posadas-Encarnación unos 1.800 paraguayos, en especial aquellos que se encontraban viviendo en Buenos Aires y otras provincias.

Goiburu remarcó que “el traslado de este grupo de personas se cumplió en ómnibus especialmente contratados para la ocasión por la Gobernación de Itapúa y bajo un estricto protocolo sanitario. A todas las personas se les realiza el control médico en el mismo ingreso a Encarnación y posteriormente se les practica el hisopado para constatar si tienen COVID-19. A partir de allí deben cumplir con el aislamiento obligatorio en su domicilio, salvo que resulte positivo y en ese caso son trasladados a los lugares especialmente habilitados para ese fin”.

El cónsul auguró que “la situación epidemiológica mejore en toda la región y pronto pueda abrirse la frontera definitivamente para que se retomen las actividades de manera normal”.