Misiones lanzará programas de viviendas y uno tendrá cuotas de 4.000 pesos

Una de las opciones ofrece un crédito hasta $600.000, pero se debe contar con terreno con infraestructura. Habrá un plan que se realizará en conjunto con las comunas. Serán financiados con recursos provinciales.

06/08/2020 07:42

DÉFICIT HABITACIONAL. El presidente del IPRODHA, Santiago Ros, brindó detalles de los planes.

Con el objetivo de atender la problemática habitacional en Misiones, desde el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA) adelantaron que la Provincia lanzará varios programas. Aseguraron que la idea es orientar las políticas hacia familias pobres e indigentes. Incluso, anticiparon que uno de los planes tendrá cuotas de unos 4.000 pesos.

El presidente del IPRODHA, Santiago Ros, brindó detalles de los planes que se pondrán en marcha en poco tiempo a nivel provincial. “Vamos a lanzar en lo que queda de agosto otros tres programas”, comentó en declaraciones a Radio República.

En consecuencia, expuso que uno de los programas será “un crédito familiar destinado a construir una vivienda mínima de unos 500.000 o 600.000 pesos”.

En este caso, remarcó que la condición será contar con terreno con título. “Es un préstamo hipotecario por lo cual deben tener el terreno disponible con la infraestructura resuelta”, aseguró. Al mismo tiempo, subrayó que estará destinado a quienes tienen salarios mínimos y “las cuotas serán de alrededor de 4.000 pesos”.

Manifestó que “estamos orientando todas nuestras políticas hacia las familias pobres e indigentes que son la mayor demanda. Cualquier empleado público hoy es pobre o cualquier empleado de comercio también entra en ese sector”.

“La idea es ponerlo en marcha cuanto antes. Ya tenemos los recursos y vamos a trabajar exclusivamente con lo generado con el recupero y con el Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI), además de otros recursos que vamos a tener del Gobierno de la Provincia, que dentro de todo el esfuerzo que está haciendo para todas las obras de equipamiento, también se vuelca algo para las tareas de infraestructuras que se requiere en algunas de estas líneas que se estarán lanzando”, puntualizó Ros.

En tanto, otro programa que se pondrá en marcha será el de construcción de viviendas en conjunto con los municipios, sobre todo en los más pequeños. Aquí el presidente del IPRODHA dijo que “entre el esfuerzo del municipio y de la Provincia -a través del Instituto- se podrá obtener una vivienda más económica que la tradicional, de modo que tengan acceso las familias más humildes, que es hacia donde nos estamos dirigiendo”.

Asimismo, el programa ‘Arreglo mi casa’ también se estará relanzando. Este está destinado para la ampliación de viviendas; entre las dos alternativas posibles se encuentran la construcción de un baño o de un dormitorio.

Por otro lado, Ros habló sobre la construcción de soluciones habitacionales para la cual se había realizado la licitación a fines del año pasado. Se trata de 1.600 construcciones en las 20 localidades más importantes de la provincia.

“Teníamos previsto iniciarlas en febrero o marzo de este año, pero se postergó por el impacto económico que generó la pandemia. Eso nos impactó muchísimo en la disponibilidad de recursos y los ahorros que teníamos previstos los tuvimos que volcar para tapar los problemas que se generaron”.

Agregó que “eso se ha recompuesto bastante, entonces en septiembre vamos a poner en marcha los contratos de estas 1.600 viviendas”. En lo que respecta a la financiación, mencionó que “los programas que se lanzan se financian 100% con recursos de la Provincia”.

Y recordó que sólo algunas de las viviendas que se están terminado en Posadas o en el interior cuentan con cofinanciación.

“En su momento el Estado nacional asumió el compromiso de financiar una parte, pero nunca se actualizaron los costos de construcción por lo que hoy prácticamente el 80% o 90% de la inversión la sostenemos con recursos de la Provincia”, advirtió.

 

PROCREAR

El funcionario provincial se refirió a las viviendas de Itaembé Guazú y afirmó que “la entrega es lo más importante”.

Deslizó que “tenemos disponibles alrededor de 600 viviendas que hay que entregar, no hay justificaciones o argumentos para que eso esté demorado. Se había transmitido que se estaba reformulando el sistema de financiación para hacerlos más blandos, pero ojalá se resuelva rápido”.

Apuntó que “lo importante es que tenemos esas 600 casas y hay que entregarlas”. Pero dicha cantidad solo 180 están preadjudicadas y el resto hay que adjudicar. “Es decir que está todo el proceso de evaluación previo y de inscripción. Hay mucha tarea por hacer”, manifestó.

En cuanto al relanzamiento del PROCREAR subrayó que “nos parece en general bárbaro, ya que cualquier programa que se lance y se ponga en marcha para resolver el problema habitacional, el cual es gravísimo en todo el país y sobre todo en las nueve provincias del Norte argentino que son las que más déficit tienen, esto es primordial”.

Consideró que “en una situación como la actual, donde tenemos una inflación muy elevada del orden del 2% o 3% mensual en algunos casos, lo importante es volcar la solución con la menor cantidad de burocracia posible porque con un presupuesto de 25.000 millones de pesos en un mes perdemos 600 o 700 millones solo con la inflación”.

 

Banco de tierras

En cuanto a la posibilidad de que la Nación requiera un banco de tierras, Ros señaló que “es lo más fácil porque la tierra es lo más barato”. Pero enfatizó que la diferencia se observa cuando es un banco de tierras con infraestructura.

Es así que especificó que “hoy estamos a disposición de poner 400 o 500 hectáreas de tierras si alguien nos pide, sólo en Posadas disponemos de alrededor de 350 hectáreas y las demás están distribuidas en la provincia”.

Sin embargo, apuntó que “el problema de siempre es que hay que llevar la infraestructura, las cuales son importantes porque sino pierden valor”.

 

Licitaciones

En cuanto a la diferencia de los costos de las licitaciones entre jurisdicciones y Nación, Santiago Ros puntualizó que “teóricamente cuestan lo mismo, pero lo que es sideralmente más caro es la administración de esos contratos. Para nosotros administrar un contrato de una obra en Misiones tiene un costo, en cambio para alguien que está a 1.000 kilómetros de distancia es mayor”.

“Siempre esperamos que eso no se reitere porque se pierden fondos y los pocos recursos que se disponen para el sector”, finalizó.