Misiones creó su propia empresa para la producción de cannabis medicinal

Apuntaron a las ventajas que brindan las instalaciones de la Biofábrica, en la cual se realizará el cultivo. En principio, el aceite fabricado será destinado a la atención primaria de la salud dentro de la provincia.

30/07/2020 07:50

RECAUDOS. Los cultivos serán realizados con semillas certificadas por el INASE y el predio custodiado por seguridad nacional.

El Gobierno provincial confirmó, a través del Boletín Oficial, la creación de una Sociedad del Estado bajo el nombre de “Misio-Pharma”, que tendrá vigencia por 99 años y se dedicará a efectuar el cultivo de cannabis y sus derivados con fines medicinales y terapéuticos.

Por ello, la Provincia podrá trabajar la “producción, industrialización y comercialización; la instalación y explotación de establecimientos, equipamientos y plantas industriales necesarias a tales fines, así como las demás acciones que le sean conexas y complementarias en un todo de conformidad con los requisitos que establece el ordenamiento jurídico argentino”.

Así, el Gobierno misionero tendrá sus primeras plantaciones bajo la órbita de la Biofábrica Misiones S.A, donde las especies deberán ser las conocidas como cannabis de cáñamo, una cepa de cannabis sativa que contiene menos de 0,3% de THC (el principal compuesto psicoactivo en la planta).

Los cultivos deberán realizarse con semillas certificadas por el INASE (Instituto Nacional de Semillas) y los predios serán custodiados por seguridad nacional. La producción sería distribuida bajo receta médica, como establece ANMAT, y se podrá conseguir en centros de salud y farmacias.

La sociedad estatal será presidida por el especialista en medicina clínica de la UBA, Jorge Alonso, quien cuenta con el antecedente de haber trabajado la producción de diversos fitomedicamentos en Misiones entre el 2003 al 2007.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, Alonso detalló la importancia de la creación de Misio-Pharma. “Hay que tener en cuenta que hasta hace poco el cannabis era una planta que estaba en los listados negativos, no se podía comercializar porque era una sustancia prohibida, pero habida cuenta del impulso que se dio a través del Congreso, en relación a la aprobación del uso medicinal, creció el interés para poder producir y elaborar estos productos”, remarcó.

Al mismo tiempo recordó que “para que una provincia pueda hacer la elaboración tiene que efectuarlo a través de la Sociedad del Estado, en la cual pueda elaborar el producto”.

“Misiones se diferencia de otras provincias y lo hace en función de obtener un producto para su población, con el fin que pueda ser destinado a la atención primaria de la salud, fundamentalmente, y a las patologías que se puedan indicar más allá de las epilepsias”, apuntó y aclaró que en la planificación nacional: “Lo que se va a autorizar es el cultivo de cáñamo que es la planta de cannabis pero sin los componentes psicoactivos, con lo cual se brinda a la población la seguridad que se está cultivando una planta que no interviene en el circuito del narcotráfico”.

 

Tiempo y abastecimiento

Sobre el tiempo que resta esperar para ver cómo inicia la producción, Jorge Alonso, consideró que “en este momento por efectos de la pandemia del covid-19 es difícil calcular cuánto tiempo más hay que esperar para comenzar con la producción”.

La idea es abastecer de cannabis, primero, a las necesidades de la provincia. Hay que recordar que la única indicación hasta el momento simboliza pocos pacientes, que son los chicos con episodios epilépticos y donde la provincia tiene un bajo número, serán entre 600 a 800 casos para cubrir”, comentó.

Sin embargo, “la idea es que al ampliar el costado terapeútico se podría incluir la posibilidad de hacer ensayos clínicos en pacientes con parkinson, autismo, dolor crónico y oncológico, y una serie más de patologías que se están estudiando, allí sí la producción va a abarcar mucha más cantidad de productos que puedan ser destinados a otras patologías. Y con la posibilidad que Misiones le pueda vender a las otras provincias, principalmente a las que no adhirieron ahora a la ley y van a necesitar ese producto”, subrayó.

En tanto que sobre el nivel de inversión que demandaría el proyecto, relató que “no se habla de gastos muy grandes, por ahora con la aparatología que tiene la provincia alcanza muy bien”.