Belleza Mundial

La top model misionera, Melissa Stasiuk, es la imagen de firmas internacionales como Chanel, Dior, Louis Vuitton o Yves Saint Laurent. En múltiples oportunidades fue portada de la emblemática revista Vogue. Con su estilo y figura particular, cautivó al “kaiser” alemán de la moda, Karl Lagerfeld.

27/07/2020 11:21

En el 2012, Melissa Stasiuk fue la modelo argentina que protagonizó el video de presentación de Dior Fall desde el Palacio de Versalles, en Francia. Y ese mismo año, Karl Lagerfeld la convirtió en una de las modelos de Chanel. La hizo protagonista de innumerables campañas, donde fue fotografiada por el mismísimo “Káiser” de la moda.

Sus delicados rasgos y esbelta figura la llevaron a recorrer las principales pasarelas del mundo de la moda. “Tuve el placer de representar a los diseños de casas como Chanel, Dior, Yves Saint Laurent, Louis Vuitton y haber realizado producciones fotográficas para la revista Vogue y campañas con Mario Testino como fotógrafo. Uno de los países que más me gustó fue Japón, de hecho viví en Tokyo éste último tiempo…es precioso sentir el mundo y que uno mismo…es su hogar. Y esto lo valoro porque tuve la oportunidad de vivir en varios países”.

Melissa nació y creció en Posadas y de pequeña “soñaba con tener mi propia empresa y lo he cumplido. Soy mi empresa”, contó a Revista SextoSentido.

La misionera comenzó su ascendente carrera en el modelaje en el 2007, en un concurso organizado por una agencia de modelos en Posadas. “Allí fue cuando conocí a la exmodelo y empresaria Lorena Cericioli y comencé a trabajar en la industria de la moda”.

Luego salió del país de la mano de Look 1 para dirigirse a Inglaterra, donde trabajó con el prestigioso fotógrafo Daniel Jackson. “El modelaje me dio el regalo más bello de mi vida: conocer el mundo, nutrirme de culturas distintas y ser parte de obras de grandes diseñadores. De hecho, la primera vez que subí a un avión fue cuando viajé a Gran Bretaña”, recordó la joven modelo.

Poco a poco fue subiendo escalones en el universo fashion y llegó a salir varias veces en la portada de la emblemática revista Vogue y Another Magazine, desde donde saltó a las pasarelas parisinas.

Gracias a su fama y su estilo extrovertido atrapó el interés de los más destacados fotógrafos europeos, entre ellos; el dúo de moda holandés, Inez and Vinoodh.

Las marcas Blk Dnm y Dior no tardaron en contratarla para que sea el rostro de sus campañas.
Para el 2012, los viajes fueron más que recurrentes: Rusia, Japón, China, Turkia, Italia, Alemanía y Portugal, fueron algunos de los destinos: “he vivido en los cinco continentes y aprendí mucho, es una de las mayores alegrías que me dio mi profesión de modelo”.

Ese año, en primavera europea, Karl Lagerfeld, quien siempre supo elegir a sus musas, convocó a la misionera para uno de sus desfiles: Chanel Haute Couture S/S 2012, la pasarela fue como si estuvieran a bordo del avión más estiloso. Y en la mítica ‘maison’ brilló Melissa.

Los siguientes años fueron de más pasarelas y campañas para las firmas más importantes de la moda.

En el 2016 viajó a Australia, donde fue convocada por Jana Pokorny, la estilista y directora de moda en Marie Claire. En ese país además, trabajó para la marca Kloke.

Dos años después, realizó varios trabajos en Japón y vivió un tiempo en la gran ciudad de Tokio: Número Japan, Jun Yasui y Yasumoto Ebisu; Perk Magazine, Yuto Kudo; Red Valentino, Mitsuo Okamoto y Shinsekai, Wang Ziqian son algunas de las producciones realizadas por la bella misionera.

La persona que más me inspiró en el mundo de la moda fue Karl Lagerfeld. Hemos trabajado en conjunto para diferentes proyectos para Chanel y entablamos una linda relación, es un honor formar parte de la historia de Chanel”

Con trece años de trayectoria, su imagen de modelo top se encuentra plenamente consolidada, Melissa se convirtió en la figura de Dior, Louis Vuitton o Yves Saint Laurent. “Mi idea es continuar en el mundo de la moda y además, adentrarme al universo del arte. Me considero una chica que se tira a la pileta por sus sueños. Haber vivido en tantos países me permitió nutrirme de distintas culturas”.

Hoy, pasea su belleza particular por las pasarelas de Europa y proyecta: “seguir creciendo, me dediqué a esto y hoy en día estoy disfrutando de todo lo que hice. En este momento quiero, además, hacer arte”.

Por
Susana Breska Sisterna
Lic. en Comunicación Social
[email protected]