La comunidad israelita recordó ayer el 26 aniversario del atentado a la AMIA

El acto conmemorativo se cumplió a través de las distintas plataformas virtuales, un día antes de la fecha exacta, para poder dar cumplimiento a Shabat, día sagrado de descanso para el judaísmo. “Que la justicia no se lave las manos", fue el lema de un reclamo que se acalla.

18/07/2020 15:50

Se realizó ayer el acto por los 26 años del atentado terrorista a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), ocurrido el 17 de julio de 1994 y que en esta ocasión se llevó a cabo en forma virtual, bajo el lema “Que la Justicia no se lave las manos”.

El presidente de la Comunidad Israelita de Misiones, Marcos Alfici, explicó al programa El Aire de las Misiones que se emite por 89.3 FM de las Misiones, que “el acto se hizo un día antes porque coincidió la fecha que mañana es sábado y comienza para los judíos cuando aparece la primera estrella y es el día de descanso y no se pueden realizar actividades de ningún tipo por ser un día sagrado”.

Alfici remarcó que “el lema de este año ‘Que la Justicia no se lave las manos’ es muy apropiado al momento y a los 26 años de impunidad. De cualquier manera hay cosas que se han fijado muy bien en la opinión pública y se han acreditado con certeza como que en 1994 voló el edificio donde funcionaban entre otros la AMIA y la DAIA y que la causa fue por un coche bomba.

Eso está todo probado, incluso está acreditado en el expediente que ese atentado fue realizado por el grupo operativo de la organización Hezbollah que tiene su epicentro en Líbano y que en esa época funcionaba como aliado de Irán”.

Y agregó que “eso está todo en la línea de pensamiento y trabajo que había fijado el fiscal Nisman (Alberto) y que luego lo siguió Sebastián Basso, actual titular de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la AMI. Lamentablemente luego de 26 años están todos libres, nadie pagó con la cárcel por el atroz atentado.

Es el pedido de justicia de todos los años porque ese estruendo hizo que la Justicia se volviera sorda, es una cosa terrible. El atentado a la Embajada de Israel fue la prueba piloto y dos años después se replicó con mayor magnitud porque allí murieron 85 inocentes y hubo cientos de heridos con daños materiales terribles”.

Todos pasaron y sigue igual

Consultado si considera que la clase política tendría que estar siendo juzgada por dejar que este caso quede impune, Alfici sin dudarlo afirmó: “Por supuesto, sin banderías políticas de ningún tipo porque a pesar de todos los que pasaron, cualquiera de ellos, todo siguió sin resolverse”.

“Da miedo pensar que pareciera que hay un poder oculto detrás del poder que es el que en definitiva resuelve las cosas a su manera, trágicamente para los argentinos. Como cualquier argentino, no manejo los expedientes, pero sé que hubo una bomba, se vivieron momentos terribles, fue el mayor atentado terrorista que sufrió la Argentina y creo que la democracia tiene una deuda pendiente con los ciudadanos”, remarcó

En ese mismo sentido se preguntó “¿qué podemos esperar los ciudadanos comunes porque ahora mismo está sucediendo la desaparición de gente, chicos, jóvenes, si no se resolvió un atentado de este calibre? La Justicia debe dejar de lavarse las manos a pesar de que la pandemia así lo exige, ponerse las pilas y resolver”.

“Sed de justicia”

En otra parte de la charla con PRIMERA EDICIÓN y la 89.3 FM de las Misiones, Alfici dijo que “el ciudadano común está desprotegido. La AMIA no era un objetivo militar. Es un centro cultural como cualquiera que atiende a judíos y no judíos. El año pasado se hizo como consigna un chico de cinco años, Sebastián, cuyos padres estuvieron ahora con Alberto Fernández, y que iba al jardín. Ese fue el lema del año pasado, la bomba no distingue edades, religiones ni nacionalidades”.

También reflexionó y pidió “expresarse fuertemente porque el terrorismo es lo peor que le pasa al mundo. No hay ningún fin superior que justifique conductas tan crueles e inhumanas”.

El acto realizado ayer a través de las diversas plataformas digitales fue seguido por millones de personas, que expresaron su pedido de justicia adhiriendo a los mensajes expresados por los directivos de la comunidad judía en el país.

“Hay un grito de justicia, de pedir clemencia. Hay una sed de justicia no saciada. El deseo que la humanidad pueda librarse de tantos dolores y horrores, donde inocentes pagan con su vida la demencia de otros, ese sería la conclusión de todo esto”, destacó Alfici.

A las 9.53 (momento de la explosión 26 años atrás) se inició el acto donde Ariel Eichbaum, presidente de AMIA, manifestó en un tramo de su mensaje que “lo que no se modifica es la fuerza en el reclamo de justicia y en la denuncia de la impunidad que reviste la causa. Pedir justicia por las 85 víctimas fatales que produjo el peor atentado terrorista que sufrió nuestro país es un imperativo que nos lleva siempre a manifestar con firmeza nuestro reclamo y la denuncia al accionar del terrorismo”.