Turismo: “Al inicio, el mercado va a estar muy restringido”

El subsecretario de Marketing y Promoción de Eventos del Ministerio de Turismo de Misiones, Oscar Degiusti, dialogó con FM de las Misiones acerca del turismo pospandemia.

26/06/2020 15:42

Cosquín

Las fiestas y los eventos, por lo menos con las características prepandemia, van a ser los últimos en incorporarse nuevamente a la oferta.

El subsecretario de Marketing y Promoción de Eventos del Ministerio de Turismo de Misiones, Oscar Degiusti, advirtió que, aunque hay expectativas por la futura flexibilización de la actividad a nivel local, ésta “se va a ir dando en función de un mercado que en un primer momento va a ser muy limitado: va a haber una demanda muy restringida por cuestiones naturales. Porque una cosa es el deseo y otra la realidad: la cuarentena impone el deseo de salir, pero también hay un mercado que de alguna manera está contraído en cuanto al poder adquisitivo”.

En diálogo con la FM 89.3 Santa María de las Misiones, el funcionario aventuró que la reactivación del turismo después de la pandemia “va a tener diferentes etapas. En el primer momento, va a ser algo medio parecido a lo que en algún momento fue el turismo de posguerra: un turismo de cercanía, porque no habrá inmediatamente una habilitación del transporte interprovincial ni de la totalidad de los vuelos de cabotaje ni mucho menos el internacional, entonces será un movimiento que se va a dar inicialmente dentro de cada provincia, eso que se le suele llamar las escapadas: recorridos cortos, generalmente en vehículos particulares. Esa será una primera etapa, luego una segunda etapa seguramente tendrá que ver con la apertura del transporte interprovincial y la aparición de algunos vuelos de cabotaje, y así sucesivamente”.

Sí lamentó Degiusti que un sector tan importante para el turismo misionero como son los festivales, las fiestas provinciales y los eventos, este año estarán totalmente parados.

“Dentro del esquema turístico, será el último sector que se reincorpore con características como las que se llevaban a cabo hasta ahora. Algunos hoy están hablando de ver alguna forma de hibridez en la organización de las fiestas, pero en realidad una fiesta llevada a la virtualidad puede significar que la fiesta sale y la gente la mantiene en su percepción de que existe, pero no tiene el impacto social y económico en las localidades que tenía cuando se incorporaba al éxito turístico. Entonces no hay duda de que lamentablemente las fiestas y los eventos, por lo menos con las características que nosotros conocíamos, van a ser los últimos en incorporarse nuevamente a la oferta”.