Con su madre fallecida y su padre preso por abuso, tres hermanos están a la deriva

Los hijos más grandes denunciaron lo ocurrido con su hermanita de dos años y el progenitor terminó detenido. Los chicos son contenidos momentáneamente por sus vecinas mientras que el único ingreso que reciben hasta el momento es el subsidio que cobraba su mamá.

21/05/2020 10:09

hermanos solo

Con la madre fallecida hace más de un año, a causa de un ACV, y con su padre preso desde marzo de este año en la Comisaría Cuarta por el presunto abuso de una de ellos, tres hermanos viven solos, al cuidado de la mayor, de 19 años.

Preocupadas por la situación, un grupo de vecinas del barrio 17 de Octubre de Posadas se comunicó con diversas líneas de ayuda gubernamental, pero faltan más respuestas.

En total, son cinco hermanos, pero la mayor vive en Buenos Aires y otra está en un barrio posadeño con su pareja. Por eso “la chica de 19 años quedó a cargo de sus hermanos de 15 y dos años”, contó a PRIMERA EDICIÓN Rosana, una de las vecinas.

No tienen ayuda de ningún miembro familiar porque, de parte de la madre, no tienen parientes y sus tíos de parte del papá cortaron el vínculo cuando se enteraron de la denuncia. Los hicieron sentir culpables que su padre esté preso”, agregó Rosana.

La guarda provisoria de los más chicos la tiene la joven de 19 que no trabaja ni estudia y el único ingreso que recibe es el de la Asignación Universal, pero “es imposible que una chica pueda mantener sola a un menor de 15 años y a una bebé de dos años con todos los traumas por el abuso”, advirtió Patricia, otra de las vecinas que acudió a este Diario para contar la historia.

 

Sin respuestas

“Hablamos con todas las líneas disponibles para este tipo de casos. Primero con la 137, que nos derivó al 102 y ahí empezó la desidia porque nadie nunca nos atendió”, relató Patricia. “A la Defensoría de los Derechos de Niños y Niñas también intenté llamando y mandando mail, pero nada. Hubo personas que quedaron en comunicarse, pero hasta ahora no lo hicieron”, agregó.

Debido a la falta de ayuda de los organismos competentes, las vecinas decidieron hacerse cargo de la situación y comenzaron a reunir mercaderías para ayudarlos. Además, dado que dos de ellas cursan la carrera de Trabajo Social, consiguieron que la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales también colabore.

Sin embargo, no es comida lo que necesitan, sino contención. “Nos sorprende que la Policía vino un par de veces y buscó a la nena para que declare en Cámara Gesell, pero volvieron y la dejaron como si nada. La causa por el abuso sigue, las investigaciones están pero no existe asistencia psicológica ni una trabajadora social que venga, nadie”, aseveró.

 

A su suerte

Después de más de dos meses, las vecinas lograron que personal de la Subsecretaría de la Mujer visitara a los chicos. “Trajeron mercadería e iniciaron los trámites para que la menor reciba tratamiento psicológico”, contó Rosana y agregó que “posiblemente le den un subsidio a la más chica por ser víctima de abuso”.

Todo esto lo tendría que haber hecho la Justicia, y no nosotras. Se llevaron al papá, pero no se preocuparon por los chicos, los dejaron a la deriva. No vi ningún movimiento por parte del Estado, está totalmente ausente”, sostuvo Lorenza, otra de las vecinas.