Estudian repoblar el Vicario con peces que se cultivan en El Puma

Este miércoles se conocería la sustancia que provocó el daño ambiental. Profundizarán inspecciones para detectar caños clandestinos y vertidos de particulares en arroyos.

20/05/2020 09:54

arroyo Vicario Posadas

MUERTE MASIVA. Mientras se aguarda el resultado de los análisis para conocer la causa exacta, avanza una causa judicial por el derrame.

Mientras se aguardan para hoy novedades acerca de la investigación que realizan bioquímicos del Ministerio de Ecología de Misiones y de la Municipalidad capitalina para determinar qué sustancia causó la mortandad de peces en el arroyo Vicario de esta ciudad, avanza en la Justicia una causa a partir de la denuncia y el acta de infracción labradas tanto por la Comuna como por la cartera ambiental al propietario del terreno privado donde se produjo el derrame tóxico el fin de semana pasado.

La situación de ese hombre se agravó ayer cuando, en la segunda jornada de limpieza y desinfección del cauce encarada por la Municipalidad, finalmente se extrajeron 450 kilos de animales muertos a causa del contacto con el fluido desechado.

Las tareas, a las que se sumaron integrantes de la Dirección Provincial de Vialidad y Bomberos de la Policía de Misiones, se centralizaron ayer a la altura de la avenida Lavalle, entre las calles Tamareu y Bermúdez, y en el transcurso de la mañana hubo que recurrir a una limpieza a presión del arroyo en el tramo que va desde calle Tamareu y avenida Lavalle, hasta Almirante Brown y Uruguay.

Según el reporte municipal, se utilizaron para ello más de 12.000 litros de agua, equivalentes a tres cargas del vehículo de bomberos, para remover los peces muertos incrustados entre las piedras y en el lecho del arroyo.

Asimismo, personal de la delegación municipal de Villa Urquiza recorrió toda la extensión del Vicario para determinar el grado de limpieza obtenido.

 

Fulminante

A partir del ingreso del líquido amarillo al arroyo hasta su llegada al río, éste fue fulminando a toda la fauna a su paso.

“Nunca pensamos que podía causar tanto daño. A simple vista sí parecía que eran muchos peces muertos, pero al hacer el pesaje la verdad es que nos sorprendió a todos: más de 450 kilos”, se lamentó el ministro de Ecología, Mario Vialey, en diálogo con la FM 89.3 Santa María de las Misiones.

“El daño que ocasionó esto, aunque negativo, mostró por otra parte que el Vicario, que se creía que era un arroyo muy contaminado, es capaz de contener vida”, matizó el funcionario.

Vialey aclaró que “no podemos evaluar cuánto tiempo le va a llevar al arroyo volver a recuperar su ambiente, eso lo tenemos que evaluar con los biólogos. Una de las formas más simples es decir que vamos a repoblar para una recuperación rápida. En la reserva ‘El Puma’ contamos con mojarritas, bagres, podríamos traer alguna población con la cual ya contamos, pero es algo que tienen que recomendar los biólogos y una vez que se determine que en el cauce no quedan rastros de la sustancia”, remarcó.

Al respecto argumentó que “a simple vista uno ve que parece limpio, pero no podemos determinar a simple vista si quedó algún depósito o residuo, debemos ir realizando un muestreo y control del arroyo permanente”, argumentó.

Por eso “lo que estamos viendo como primera medida, antes de pensar en repoblar, es la toma de muestras diarias del estado y la calidad del agua para determinar que se está limpiando el curso de todo rastro de contaminación. Iremos realizando distintos muestreos para determinar si la sustancia sigue adherida a las piedras del curso o bien quedó depositada en el barro, a fin de tomar decisiones sobre si hay que hacer otro abordaje al tratamiento del lugar”.

 

“Modificar costumbres”

El ministro aprovechó para insistir en la toma de conciencia de lo que puede causar el hecho de arrojar sustancias a los cauces de los arroyos. De hecho, se refirió a aquellos casos en los cuales algunos privados colocan caños clandestinos para drenar líquidos cloacales o tóxicos en arroyos entubados y apeló a una “modificación de costumbres”.

En ese sentido se estudia hacer un abordaje con la Municipalidad para la detección y remoción de estos caños para que el flujo de agua contaminada que hoy se está arrojando en los cauces urbanos sea eliminado progresivamente.

Por otra parte, de acuerdo a Vialey, otra de las tareas que se realizaron durante el operativo fue el control de la desembocadura del Paraná:

“Creemos que, por el caudal del río, la sustancia ya se pudo haber diluido, pero donde un gramo del componente incida sobre la fauna, va a causar mortandad”, advirtió.

 

Desmontes en Yriapú

Durante la charla con la radio de PRIMERA EDICIÓN, el ministro Mario Vialey también fue consultado por los apeos ilegales de árboles en territorio aborigen, en este caso a partir de una denuncia de la comunidad Yriapú, en Puerto Iguazú. Al respecto, explicó que personal de Ecología estuvo en el lugar el lunes y confirmó que fueron talados dos árboles, uno de ellos un timbó.

“Se hizo un procedimiento para encontrar posibles culpables y no fueron hallados aún”, lamentó.

Los restos de los dos ejemplares todavía se encuentran el lugar y se estima que quienes los cortaron no pudieron sacarlos del monte por los controles que hay en las rutas a causa de la cuarentena.

“En este caso los restos de árbol van a quedar donde fueron encontrados como lugar de depósito, hasta que Ecología pueda disponer de ellos”, explicó sobre el destino de los troncos.

Vialey lamentó en tanto que no existan testigos de la tala y que los responsables no podrán ser identificados.