Trasladan a la elefanta Mara a un santuario en Brasil

En medio de la cuarentena general por la pandemia de coronavirus, la elefanta Mara, que durante más de dos décadas vivió en el zoológico porteño, inició hoy su travesía a un santuario emplazado en la zona del Mato Grosso, en Brasil.

09/05/2020 22:00

Alrededor de las 18 de este sábado comenzó el derrotero de 2.700 kilómetros que llevará a la elefanta asiática de 50 años de edad desde el Ecoparque del barrio porteño de Palermo al santuario situado en el municipio brasileño de Chapada dos Guimaraes.

El traslado, que cuenta con un protocolo específico para proteger al animal y al equipo técnico del coronavirus, tomará entre cuatro y cinco días.

Las tareas para la partida comenzaron cerca de las 15 en el recinto de la elefanta, donde se le colocó parte de su dieta preferida y después ingresó ella a la caja con total tranquilidad.

Una vez asegurada las puertas de la misma, una grúa la levantó, la retiró del recinto y la colocó sobre el camión, en una maniobra llevada a cabo por un equipo que se preparó durante varios meses para realizar el movimiento.

El traslado, cuyo operativo demandó 5,2 millones de pesos que afrontará el Gobierno porteño, es encabezado por el director ejecutivo del Santuario de Brasil, Scott Blais.

El viaje de la elefanta forma parte del proceso de reconversión del ex Zoológico en Ecoparque: anteriormente se había derivado otros animales, siendo el caso más resonante el de la orangutana Sandra, que actualmente vive en el Centro para Grandes Simios de Florida, Estados Unidos.

Se estima que el próximo lunes el camión cruzará la frontera entre Argentina y Brasil y el miércoles 13 llegará al destino final.

La elefanta viaja despierta y no podrá abandonar la caja en ningún momento, aunque será monitoreada permanentemente por parte del equipo técnico que le ofrecerá compañía, agua y alimento.

Personal del Ecoparque la trasladará hasta Puerto Iguazú, donde cruzará la frontera, y se hará cargo un equipo del santuario de destino.

Mara era la única elefanta asiática del Ecoparque porteño y allí compartía su recinto con dos elefantas africanas, Kuky y Pupy -hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica-.

Tiene entre 50 y 54 años (la esperanza de vida en cautiverio para esta especie es de 75 años) y había llegado al antiguo zoológico porteño el 16 de octubre de 1995 producto de un decomiso judicial por la quiebra del Circo Rodas.

Fuente: Agencia de Noticias NA