Sin efecto las domiciliarias en Eldorado y doce condenados están de regreso en la UPIII

Entre los internos que regresaron a la cárcel está Carlos Dalmasso que cumple condena de 12 años de prisión desde el 2013 por el abuso sexual de su hija adoptiva. El SPP habilitó un sitio de menor riesgo de contagio del COVID-19.

06/05/2020 09:39

ESPACIO ADAPTADO. Dalmasso en la dependencia destinada a internos catalogados como población de riesgo al coronavirus.

Los doce internos de la Unidad Penal III que cumplían arresto domiciliario desde el jueves 2 de abril, ante el riesgo mayor de la eventualidad de contagiarse de coronavirus, regresaron ayer a la dependencia del Servicio Penitenciario Provincial.

La decisión del mismo Tribunal Penal 1 que otorgó la morigeración, se confirmó ayer el mediodía, tal como lo adelantó PRIMERA EDICIÓN e incluyó los traslados de todos los involucrados nuevamente a la UP-III pero a un nuevo pabellón, una dependencia readaptada a los requisitos y consejos brindados por los profesionales de la salud que prestan servicio en esta prisión.

De acuerdo a fuentes consultadas por este Diario, en el nuevo pabellón los doce internos no correrían peligro de hacinamiento y el distanciamiento sería acorde para disminuir la posibilidad de riesgo de contagio de la pandemia mundial.

Los camaristas integrantes del TP-1, Atilio León, María Teresa Ramos y Lyda Inés Gallardo firmaron ayer el decisorio y los efectivos del SPP dieron cumplimiento sin incidentes. Cabe señalar que durante los 35 días de prisión domiciliaria ninguno de ellos protagonizó alguna irregularidad o incumplimiento de la medida.

Las mismas fuentes confiaron que el pabellón especial para “población de riesgo” con enfermedades preexistentes y más de 60 años de edad fue modificado con las indicaciones previstas, medidas sanitarias determinadas por la Organización Mundial del Salud, entre otros organismos internacionales relacionados, para frenar la circulación del COVID-19.

Entre los que retornaron a la UP-III se encuentra Carlos Ángel Dalmasso (63), condenado a doce años y seis meses de prisión en mayo de 2013 por abusar sexualmente de una hija adoptiva menor de edad.

Emilce Quetglas (61), contadora pública, exesposa y quien denunció oportunamente al comerciante eldoradense, dialogó el lunes con este Diario, dos días antes que el TP-1 dejara sin efecto la prisión domiciliaria de Dalmasso: “Me enteré por redes sociales, no nos avisaron oficialmente nada de la prisión domiciliaria. Causa indignación todo, no nos notificaron, no le preguntaron si mortificaría a mi hija la decisión, no cumplieron con la voluntad de las víctimas. Sí, estoy muy indignada, no cumplieron con el decreto presidencial (de Mauricio Macri en 2017) de preguntarle a la víctima, en este caso mi hija, ella debe decidir si autoriza o no la prisión morigerada”.

“Dalmasso es un violador, quedó demostrado en dos meses de debate y siete años de lucha para que se realice ese juicio. Fue condenado a doce años y seis meses de prisión efectiva. Las pruebas indicaron que es un psicópata social y perverso y ahora lo envían a la casa y no lo controla nadie”, aseveró Quetglas.

Carlos Dalmasso fue condenado por el Tribunal Penal 1 de Eldorado el lunes 6 de mayo de 2013. Lo halló penalmente responsable de la violación de su hija, de seis años al momento del hecho, y el suministro de material pornográfico al hermano de la niña, de catorce.

El fallo de entonces firmado por Lyda Gallardo y los vocales Atilio León y Juan Pablo Fernández Rissi (subrogante y entonces titular del Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú). La fiscal de Instrucción 2 de Eldorado, Bibiana Alderice, que suplantó al titular Federico José Rodríguez, había pedido quince años de cárcel para el imputado.

El juicio tuvo casi dos meses de audiencias. Los abusos habrían sucedido entre marzo de 2003 y el mismo mes de 2004.

Sin embargo, la historia salió a la luz el 17 de mayo de 2007, cuando Quetglas denunció que su exmarido y el hijo de éste -fruto de una relación anterior- violaron de manera reiterada a la nena que habían adoptado. Luego de una golpiza recibida en presencia de sus dos niños, la mujer denunció a su expareja por violencia familiar en el Juzgado de Eldorado.

 

ESPACIO SUFICIENTE. El nuevo pabellón para los doce internos en la UP-III.

En un pabellón especial para 15

El director general del Servicio Penitenciario Provincial, Manuel José Dutto, en diálogo radial con la FM89.3 Santa María de las Misiones explicó ayer las medidas tomadas para el regreso y alojamiento de los doce condenados.

“Desde que se inició el aislamiento preventivo se previeron lugares para los casos que pudieran dar positivo, para alojar a estos internos. En total se organizaron 97 camas en la provincia. En el caso de la Unidad Penal III de Eldorado, se dispuso un lugar para quince personas, en ese sitio fueron alojados los doce que estaban con prisión domiciliaria. Fue tras la orden del Tribunal Penal 1 y los fuimos a buscar de inmediato a sus casas y allí cumplirán ahora el aislamiento preventivo”, comentó.

“Los doce retornaron, los trasladamos desde Eldorado, Bernardo de Irigoyen, San Antonio y Puerto Iguazú. Antes de las domiciliarias estaban en la etapa de prueba, período de salidas transitorias. Hasta el inicio de la emergencia sanitaria que este beneficio se suspendió, por ello y porque constituyen población de riesgo ante el contagio se otorgaron las prisiones en sus hogares (…) Debían comunicarse periódicamente y así lo hicieron, además de los controles y arraigo habituales. Ahora con la nueva decisión del Tribunal Penal de Eldorado se dispuso el alojamiento en este pabellón especial”, finalizó Dutto.