Materno Neonatal se mudará a su nuevo edificio desde mayo

Ya se recibió todo el equipamiento. Ahora se realiza la conexión para el oxígeno y en los próximos días se instalará un segundo generador.

23/04/2020 19:35

 La primera semana de mayo, a más tardar la segunda, el Hospital Materno Neonatal funcionará a pleno en su nuevo edificio. Si bien la obra civil está lista desde hace dos años, restaba gran parte del equipamiento de alta complejidad y la instalación del sistema de oxígeno para la nueva y moderna estructura.

En los últimos días no sólo llegaron las incubadoras y equipamiento que faltaban sino que se avanzó en la instalación de la cañería para el sistema de oxígeno.

Según confirmó el ministro de Salud Pública, Oscar Alarcón a FM de Las Misiones, la radio de PRIMERA EDICIÓN, “muy pronto estará listo el zeppelin que es el tubo enorme de oxígeno y también se instalará un generador de energía para sumar al generador que ya tenemos ahora.  Con eso estaríamos en condiciones de cambiar absolutamente todos los servicios del hospital al nuevo edificio, incluido el Servicio Neonatal”.

El oxígeno y un segundo generador

Según anticipó Alarcón, “una vez que completemos la conexión de oxígeno, lo que estamos haciendo con especialistas misioneros porque somos muy celosos, no dejamos que venga nadie de otras provincias para evitar riesgos por el COVID-19, y eso nos demanda un poco más de tiempo, llevaremos los pacientes de terapia al nuevo edificio”.


“El resto ya está prácticamente todo mudado, sólo faltan los pacientes que requieren oxígeno, terapia y los neonatos que están en incubadoras. Ya tenemos todo el equipamiento nuevo por lo que cuando ya esté conectado el oxígeno, entre todos los empleados del hospital, cambiaremos a los neonatos al nuevo hospital y haremos su habilitación completa”, agregó el funcionario.

“Está todo programado, creo que los primeros días de mayo, a más tardar en la segunda quincena, estaremos con el Hospital Materno Neonatal operando al 100% en su nuevo edificio”, ratificó.

La mudanza de un hospital de tercer nivel

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el director del Materno, Hugo Ocampo, detalló que los últimos en mudarse serán los pacientes, tanto los neonatos internados en Neonatología como sus madres internadas en Obstetricia. “Por ahora, estamos llevando todo lo trasladable”, contó el médico que admitió los serios problemas edilicios que tenían en el histórico edificio que ahora están dejando.

“Tiene problemas en el techo y cuando llueve hay goteras, además en el sistema eléctrico, lo que pone en riesgo no sólo el accionar de los profesionales de la salud sino también a los pacientes. El tema es que mientras no desocupemos el edificio no podemos solucionar esos problemas de estructura. Creo que esto motivó a que tanto el Gobernador (Oscar Herrera Ahuad) como el ministro de Salud Pública (Oscar Alarcón) priorizaran lo que faltaba para poder mudar el hospital”, señaló.

Ocampo indicó que desde hace muchos meses comenzaron a recibir a través de la Fundación de la Salud y el Ministerio el equipamiento que pidieron para el nuevo hospital que sumarán a los que ya tienen en funcionamiento en el otro edificio.
“Ahora tendremos un edificio hermoso, ya no tendremos pabellones sino habitaciones más pequeñas para los pacientes y, en cuestiones de comodidad, estaremos a la altura de los sanatorios privados de la provincia”, destacó Ocampo.

Se gana sólo un 15% de capacidad, pero mucha mayor complejidad

En esta primera etapa a inaugurarse, no habrá un aumento significativo en la cantidad de camas obstétricas como tampoco de los lugares de terapia intensiva neonatal. Cuando finalice la segunda etapa, las camas de obstetricia pasarán a ser 300. No obstante, ahora se ganará en comodidad, complejidad y solo un poco en capacidad de internación. “Hoy tenemos 87 camas de obstetricia en el hospital viejo y pasaremos a unas 110 camas en el nuevo edificio. Pero ganaremos en complejidad en esas habitaciones porque en esas unidades se podrá cumplir todo el proceso de parto que antes teníamos separado en las salas de dilatación”, indicó.

Destacó además que si bien la cantidad de camas en internación neonatal tampoco aumentará mucho en el nuevo edificio, pasarán de 50 camas actuales a unas 60, “pero se dará un gran salto en la complejidad de la terapia intensiva que tendrá el doble de capacidad actual y tanto la terapia intermedia como los otros sectores estarán preparados para transformarse en intensiva de acuerdo a las necesidades”.

En el próximo ala

Por ahora, hasta que se construya el ala faltante, los consultorios de atención ambulatoria deberán acomodarse en el edificio construido hasta ahora. “Tenemos que refuncionalizar para entrar todos juntos”, señaló el director del hospital.

Al ser consultado acerca de si se prevé la incorporación de recurso humano para la atención en el nuevo edificio hospitalario, Ocampo señaló que “necesitaremos la incorporación de recurso humano pero también entendemos la actual situación financiera de la provincia y del país, en torno a la pandemia por el COVID-19, donde los recursos se están destinando por prioridades, por lo que trataremos de optimizar todo.

Por ahora seguiremos con el recurso humano que tenemos y con todo lo nuevo que recibimos en equipamiento e iremos sumando lo que necesitemos a partir de lo que veamos en el funcionamiento.