Harán cotejos genéticos para confirmar la identidad de la joven quemada

De la autopsia tampoco se podría determinar como murió la integrante de la comunidad mbya Taruma Poty. Según los primeros datos se trataría de María Solange Diniz Rabela (24). Su concubino permanece detenido.

19/04/2020 11:44

POBREZA EXTREMA. En la comunidad Taruma Poty residen alrededor de veinte personas en el paraje Tambor de Tacuarí, jurisdicción de San Vicente.

Los restos cadavéricos hallados el jueves pasado en una aldea mbya en jurisdicción de San Vicente, deberán ser cotejados genéticamente para que se confirme la identidad de a quién corresponden.

Por el momento, se investiga como femicidio el caso y la víctima fatal sería María Solange Diniz Rabela, de 24 años y pareja del cacique “Claudio” de la comunidad de Taruma Poty, detenido por orden del juez de Instrucción 3, Gerardo Casco.

Según fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN, del material biológico recolectado por peritos de la Unidad Regional VIII tampoco se podría determinar la causa de muerte.

Vale aclarar que desde la mañana del viernes permanece alojado en una celda policial el sospechoso y concubino de la mujer, presumiblemente, asesinada y enterrada en una zona de monte en la misma comunidad del paraje Tambor de Tacuarí (kilómetro 990 de la ruta nacional 14).

El caso que se investiga como “femicidio” saltó a la luz durante la tarde y noche del jueves cuando la Justicia autorizó se allane la aldea guaraní mencionada ante la sospecha de un femicidio.

La denuncia que inició la investigación la realizó el padrastro de la víctima el 13 de abril en la comisaría Primera de San Vicente.

Alarmado porque la hija de su concubina había muerto y su pareja de 36, cacique de Taruma Poty podría ser el autor del crimen porque tenía antecedentes de episodios violentos con ella.

Con la intervención de efectivos de la división Investigaciones UR-VIII el juez de San Vicente ordenó el jueves pasado un allanamiento en Taruma Poty.

En la vivienda del cacique conocido como “Claudio”, se secuestraron, entre varios elementos, un serrucho con manchas presuntas de sangre, dos frazadas y un retazo de tela con rastros similares.

A 200 metros de esta precaria vivienda, se halló una cama de madera quemada casi por completo y restos óseos, a un costado se descubrió tierra movida hace pocas horas y al ser abierta la perforación se encontraron más huesos quemados.

Todo esto fue enviado a la Morgue Judicial de Posadas para que se realice la autopsia, tal como lo solicitó el magistrado en turno.

El cacique habría relatado que la joven murió el domingo (12 de abril) por la noche y como causa del fallecimiento manifestó ante los efectivos policiales que la joven se contagió de coronavirus, se descompensó y falleció rápidamente.

Para sumarle más estupor y polémica a su coartada, el sospechoso remarcó que tomó la decisión de quemar el cuerpo y sepultarlo porque así se había informado debía proceder.

La versión de poco le sirvió ante la evidencia hallada, el juez decidió se lo detenga de inmediato bajo la carátula de “femicidio”. Mañana sería indagado en sede judicial.