Isla Flinders

Productos frescos, gente con los pies en la tierra, lugares salvajes, costas vacías y paisajes abiertos. La perfección.

19/04/2020 11:17

Flinders es un microcosmos de todas las mejores cosas de Tasmania y su población es tan importante para su atractivo como su paisaje y vida silvestre.

Si observa de cerca un mapa de Australia, notará una colección de 52 islas, las Furneaux, en el extremo noroeste de Tasmania que se extienden a través del Estrecho de Bass entre Tasmania y Australia. La más grande de estas es la Isla Flinders, nombre que lleva en honor de Matthew Flinders, marino inglés que circunnavegó Tasmania y Australia a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Flinders ofrece una variedad de excelentes experiencias: desde caminar hermosas playas desiertas y largos recorridos paisajísticos hasta pesca, golf, buceo e incluso buscar “diamantes Killiecrankie”.

La historia del Grupo de Islas Furneaux se cuenta en el Museo Furneaux con reliquias de naufragios y otros artefactos alojados en siete edificios que son exhibiciones.

Más allá de las verdes colinas de tierras de cultivo, también hay un mundo de maravillas naturales para explorar, desde la costa virgen hasta las escarpadas cordilleras de granito rosa y gris del Parque Nacional Strzelecki, sin mencionar las plantas y animales que no se encuentran en ningún otro lugar de la tierra.

Los visitantes de la isla pueden acampar en la naturaleza, relajarse en el lujo en un balneario o alojarse en una granja local o en un acogedor Bed and Breakfast.

Hay muchos productos de buena calidad para disfrutar con carnes, mariscos recién capturados, frutas y verduras frescas y vinos, así como artesanías hechas con materiales de origen local. Flinders es un lugar especial y ofrece un descanso refrescante. Antes de la pandemia de coronavirus, los vuelos regulares a la isla salían de Launceston, Tasmania o Essendon, Victoria.

También se podía llegar en ferry desde Bridport en Tasmania y Port Welshpool en Victoria. Por ahora la vemos aún más lejana, pero sólo basta esperar, que cuando todo pase se nos dé la oportunidad de viajar.