Confirman que huesos hallados por caso Scher son de animales

Se trata de restos de costillas y un tramo de una columna que serían de un perro, hallados dentro de una caja con el nombre de la mujer, desaparecida en noviembre de 2017.

18/03/2020 08:40

El Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial confirmó que los restos óseos hallados en noviembre del año pasado en una vivienda en construcción, y que no se descartaba podían ser de una mujer desaparecida, pertenecen a un animal, indicaron fuentes del caso.

El hallazgo fue relacionado por los investigadores con la búsqueda de Delia Nancy Scher (50), debido a que los mismos tenían una placa metálica grabada en el frente con el nombre, apellido y fechas de nacimiento y desaparición de la involucrada.

De inmediato los uniformados le dieron intervención al juez de Instrucción 2, Roberto Sena, quien dispuso que se tomen las muestras y se cotejen para determinar la procedencia, sexo e identidad de los huesos, pero también se analicen restos de ropa interior femenina también encontrados en la caja.

Tras varios meses finalmente se estableció en un laboratorio que no había vestigios de ningún tipo de ADN o restos biológicos humanos en los citados elementos. Se determinó que los huesos pertenecen a un animal.

El caso, que aún mantiene en vilo a los efectivos de Jardín América, salió a la luz cuando la expareja de Scher denunció que había desaparecido sin dejar rastros, siendo la última vez que la vieron el 27 de noviembre de 2017.

No es la primera vez que se analizan restos óseos vinculados a la misma investigación, ya en marzo del año pasado hubo una pericia similar y que también arrojó resultado negativo en cuanto a su posible relación a la mujer desaparecida.

En esa ocasión los restos estaban acompañados por una cruz negra.

 

Conmoción

El hallazgo de los huesos que ahora se supo no son humanos, fue reportado a las 11.20 del viernes 8 de noviembre pasado en una vivienda en construcción de la calle Ecuador de Jardín América.

El envoltorio era de 40 centímetros de largo por 20 de ancho, que contenía entre cartón y cinta de embalaje restos de costillas y un tramo de columna vertebral. El paquete tenía pegada una chapa con las fechas “10/7/1966-28/11/2017” y el nombre y apellido de la mujer desaparecida.

La investigación por la desaparición de Scher sigue su curso y hasta el momento no hay una hipótesis firme respecto a su paradero y condición.

Paralelamente hay otra pesquisa para tratar de determinar quien o quienes abandonaron los restos óseos.

En el marco de la causa hubo allanamientos en la vivienda donde residía la mujer desaparecida, sin embargo hasta el momento todos arrojaron resultados negativos.