Presos empalaron a otro porque no les consiguió droga y dinero

Ocurrió hace pocos días en la cárcel de Puerto Rico. La víctima, bajo amenazas, debía proveerle “pastillas” a sus victimarios. El día que no pudo hacerlo lo atacaron.

21/02/2020 10:57

ATAQUE EN LOS BAÑOS. El hombre fue agredido en los sanitarios de uno de los pabellones de la cárcel.

Cuatro presos fueron imputados tras ser acusados de empalar a otro detenido en la Unidad Penal VII de Puerto Rico. 

Al parecer los individuos atacaron sexualmente a la víctima enfurecidos porque no “les proveyó de las pastillas que él toma bajo receta”, según la denuncia.

El hombre agredido desde hace un tiempo les entregaba bajo amenazas parte de sus medicamentos a los sospechosos, quienes cada miércoles o domingo (días de visita) se las exigían, teniendo en cuenta que los familiares le llevaban los remedios a la víctima.

Estos fármacos son psicoptrópicos y ansiolíticos tipo Clonazepam, entre otros, es decir pastillas que en el submundo tumbero suelen utilizarse para mezclar con alcohol y que son “requeridas” por detenidos adictos.

El interno atacado purga una condena por delitos vinculados a estupefacientes y tiene 30 años.

En las últimas horas y por disposición de la Justicia Federal fue trasladado a otra unidad penitenciaria, por cuestiones de seguridad.

Fuentes de la investigación confiaron en base a lo denunciado por el detenido que el hecho fue perpetrado el pasado miércoles 12 de febrero a las 10, en los baños de uno de los pabellones de la cárcel, sin embargo el hombre agredido recién fue trasladado a radicar denuncia el lunes último, ante el Juzgado de Instrucción 1, a cargo del magistrado Leonardo Manuel Balanda Gómez.

En forma inmediata el juez ordenó el cambio de celda y salidas a recreos en forma diferenciada a la víctima, teniendo en cuenta que estaba en riesgo su integridad física. Posteriormente, médicos forenses del Poder Judicial diagnosticaron que tenía lesiones compatibles con abuso.

 

Allanamiento en la prisión

El miércoles pasado una comisión policial-judicial encabezada por dicho magistrado allanó la Unidad Penal VII, ubicada en la colonia San Alberto de Puerto Rico.

Se procedió a requisar las dos celdas donde están alojados los sospechosos (se encuentran dos internos en cada una) y se incautaron palos de escoba, una faca y prendas de vestir que serían similares a las que describió el denunciante que vestían los agresores.

Además, en las oficinas de la penitenciaría se secuestraron libros de visita, de la guardia y enfermería, como así también documentación del área administrativa con los informes del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) respecto al hecho, indicó la misma fuente.

En su relato, al que tuvo acceso PRIMERA EDICIÓN, la víctima refirió que los cuatro presos lo interceptaron en uno de los baños. Fue tras enterarse que ese miércoles los familiares no le llevaron remedios.

Mientras uno lo amenazaba con un arma blanca que le presionaba en el cuello, otros dos lo sostenían de brazos y piernas, al tiempo que un cuarto le introducía un palo en el ano.

Le exigían que “les provea urgente de las pastillas”, ya que lo consideraban un “narco con contactos y de alto poder adquisitivo”, señaló un vocero del caso. También lo obligaron a que les practique sexo oral. Los detenidos se abstuvieron de declarar y fueron imputados por el hecho.