Una apuesta doble

Brisa Rotta la rompió en 2019, por lo que PRIMERA EDICIÓN decidió renovar la beca conseguida en la Fiesta del Deporte Misionero en 2018. “Fue súper especial e impactante porque no me lo esperaba”, le dijo a EL DEPOR. Con un nuevo cheque en sus manos, este año va por más. “Quiero subir mi marca”, aseguró.

13/02/2020 09:49

Con apenas 15 años, Brisa Rotta apareció en el escenario misionero como una de las deportistas con mayor proyección en levantamiento olímpico.

PRIMERA EDICIÓN no pasó por alto este hecho y en la Fiesta del Deporte Misionero a fines de 2018 la premió con una beca estímulo para que pueda contar con una ayuda económica para desatar todo su potencial.

Y en 2019 la rompió, es por eso este 2020 se ratificó la decisión y se renovó la beca de Brisa, que ya prepara una nueva temporada. “Para mí fue súper especial e impactante porque no me lo esperaba”, aseguró a EL DEPORTIVO.

La terna de levantamiento olímpico fue la última en la Fiesta del Deporte del año pasado. Brisa Rotta, José Aquino y Silvina Petit fueron los ternados. Tras unos segundos de suspenso, la obereña se quedó con la estatuilla y, cuando se preparaba a bajar del escenario, la invitaron a quedarse y le trajeron un cheque con 70 mil pesos de beca para este 2020.

Las fotos de esa noche la retrataron con la estatuilla y el cheque gigante. “No me lo esperaba para nada. Pensé que la beca iba a ser para alguno de mis compañeros, lo que me iba a poner recontenta”, recordó la joven de 17 años. “Después me dijeron que era por todo lo que había logrado en el año y que era un reconocimiento a mi esfuerzo”, agregó.

Y así es. El 2019 de Brisa fue increíble: la misionera se quedó con la medalla de plata en el Nacional Juvenil de Tierra del Fuego y el bronce en su presentación en la categoría Mayores, en el Nacional de Santa Fe. Todo eso le valió la convocatoria a la Selección Argentina Juvenil y el debut en el Sudamericano de Buenos Aires, donde fue quinta entre las mejores del continente.

“La beca me ayudó muchísimo”, remarcó Brisa. “Se lo agradecí un montón de veces porque tuve muchos viajes, tuve que pagar kinesiología y nutricionista para estar en la categoría de peso corporal”, agregó. “No lo venía haciendo, lo tuve que implementar el año pasado y me re ayudó”.

Además de la indumentaria, “que está muy cara y me tuve que hacer mallas porque ya no me permitían competir en calzas y remeras. Las botas de levantamiento también están súper caras por la disparada del dólar”, aseguró.

Sobre lo que se viene y con la beca ya en sus manos, Brisa indicó que “este año sigo con el mismo proyecto”, que en 2019 le dio buenos frutos.

Para ello, Brisa contó a EL DEPOR que todavía no tuvo vacaciones, porque arrancó con la pretemporada en diciembre, tras su regreso del Sudamericano.

El entrenamiento siguió y se intensificó un poquito. Me puse el objetivo de este año llegar a marcas, primero que nada a los Regionales y después iremos viendo qué pasa”.

En marzo tendrá su primer Regional, con sede a confirmar. Y después el objetivo son los Nacionales. “Primero tengo que tener marca nacional. Ya la tengo, pero tengo que hacerla igual. Después, según lo que levante, puedo llegar a tener marca Sudamericana, Panamericana o Mundial y así entro en la consideración de la Selección Argentina, también teniendo en cuenta las plazas que haya para estar”, aseguró. Brisa tiene una marca de 161 kilos en el Sudamericano y la mayor a nivel nacional es 165. “Mi idea es pasarla”, remarcó.

Este año cambió de categoría, pasó a ser Sub 20 “entonces hay que aumentar todo, y las marcas subieron también”. Y Brisa tiene con qué superarlas.

Es por eso de este nuevo apoyo por parte del Diario. “Estoy súper agradecida a PRIMERA EDICIÓN que me acompañó durante el año. En cada competencia me sentía re acompañada, porque siempre me preguntaban cuándo me iba, cuándo volvía, cómo era el trayecto de la competencia, así que súper agradecida”, cerró.