Recuerdan al empresario Efrén López a diez años de su muerte

Su vocación de servicio y sus buenas acciones permanecen intactos en el corazón de su familia, colaboradores y clientes, que cosechó a lo largo de sus años de trabajo.

09/02/2020 16:39

Se cumplen hoy diez años que el empresario posadeño Efrén López se ausentara físicamente de sus seres más queridos. Su familia y los empleados de la empresa no pueden dejar de recordarlo en una fecha tan sentida y cara a sus sentimientos.

En su nombre, continuaron trabajando y así, durante el 2019, la firma cumplió 40 años de permanencia en el mercado. Su hija Karina López es una de las que continúa su legado y efectuó una semblanza de su padre. “¿Qué puedo decir de papá?”, se preguntó, y enseguida, respondió: “Que era una persona grandiosa, con mucho empuje, que empezó desde abajo”.

Añadió que se caracterizaba “por ser una persona alegre. Quizás se enojaba pero al instante estaba haciendo algún chiste para pasar el mal momento y restablecer el vínculo”. “Era simple, muy carismático, ayudaba mucho a la gente. Esa es una de las cosas que me contagió porque a mi también me gusta hacerlo. Era un hombre muy trabajador, compañero, buen amigo, buen consejero, buen padre y abuelo.

Tuvo la oportunidad de compartir un año de su vida con su nieta, y participar del primer año de la pequeña. Fue el 31 de enero. Tres días más tarde, lo atacaron con fines de robo y, finalmente, falleció el 10 de febrero”, lamentó. Al referirse a la trágica jornada, dijo que se trató de “un asalto para robarle la bicicleta en la que se desplazaba, en Resistencia, Chaco. Quedó inconsciente al momento del ataque e ingresó a terapia intensiva. Debido a los golpes, propinados principalmente en la cabeza, el 10 de febrero dejó de existir”, dejando un gran vacío en su familia, sus amigos, clientes y la comunidad toda.

El empresario amaba andar en bicicleta. Era su cable a tierra salir a pedalear al menos durante una hora diaria. Paradójicamente el ataque que terminó con su vida se produjo en momentos que tomaba esa distracción, haciendo un paréntesis en sus tareas diarias.

Sus cuatro hijos siguen los pasos de su padre ya que a temprana edad los interiorizó sobre el manejo del comercio. “Sobre todo Carlos, que estuvo siempre a su lado, y fue el primero en irse a trabajar con él. Actualmente es el que ocupa la mayor parte de las responsabilidades” dentro de la empresa que continúa siendo familiar.

Después de tanto sacrificio “realizado por mi papá, es nuestra obligación continuar el legado, afianzarlo y valorarlo. Él está siempre presente”. En cada una de las sucursales, una imagen suya, con una amplia sonrisa, preside el ingreso al comercio.

A algunos clientes les pasa que aún hoy, después de diez años, se les escapa una lágrima al observar la fotografía. Es inevitable, porque “era una persona que se hacía querer. Al punto que cuando viajaba al interior se quedaba a dormir en casa de sus conocidos, o lo invitaban a compartir una comida. Se hizo tan de abajo que sabía disfrutar de pequeños y simples momentos”, contó la joven.

Karina recordó que su padre comenzó siendo vendedor y recorría todo el interior de Misiones, hasta que pudo levantar su primer galpón y empezó con la distribución de productos del rubro perfumería, bazar, regalería, juguetería, con la ayuda de algunos colaboradores. Seguramente desde algún lugar Efrén López estará observando cómo la semilla que algún día plantó se va expandiendo, tanto en lo comercial como en lo familiar, y dando sus frutos. “Estoy segura que siempre nos estará mirando, iluminándonos y guiándonos en el camino correcto”, aseguró. Sus hijos Carlos, Karina, Fernando y Lara, lo recuerdan con mucho amor y cariño.

Emprendedor

La empresa comenzó a operar en 1976, cuando Efrén López recorría y realizaba las ventas directas a los negocios, con su auto repleto de mercaderías. Hacia 1979 se instaló el primer depósito ubicado en la ciudad de Posadas. En 1982 se armó el primer equipo de ventas compuesto por un viajante y cinco empleados que se ocupaban de las tareas del depósito. En 1990 se mudaron a un local mucho más amplio ubicado sobre la avenida Rademacher 5531, de Posadas. El terreno, de 900m2 de superficie, permitió un desarrollo más amplio de la red de distribución.

En el 2002 la firma abrió su primera sucursal en la capital de Corrientes, ampliando el radio de acción a cuatro provincias (Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa). En 2003, se efectuó la apertura de la tercera sucursal, ubicada en la avenida 25 de Mayo 856, de Resistencia. Entre el 2004-2005, se inició la compra de lo que sería el centro de distribución, situado en el kilómetro 1008 de la ruta nacional N° 11, en Resistencia, contando con una superficie actual de 3.500 metros cuadrados.

Posee un showroom de más de 300 metros cuadrados, y todas las comodidades necesarias para aquellos que visiten y/o trabajen en la empresa. Actualmente brinda mano de obra a un centenar de personas, abasteciendo con la distribución a las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe, Formosa y Entre Ríos, brindando un servicio rápido, efectivo, cordial y sobre todo conveniente.