Esteros del Iberá: liberaron siete ejemplares de muitú

Siete ejemplares de muitú, una especie de ave extinta en Corrientes, fueron liberados al norte de la Reserva Natural Iberá, como parte del proyecto para su reintroducción que lleva adelante la fundación Rewilding Argentina.

04/02/2020 20:17

El muitú ( Crax fasciolata) es un ave de gran porte que forma parte de la familia de los crácidos, que incluye a las pavas de monte y las charatas. Es considerada una de las especies más amenazadas de la región. Casi la mitad de sus especies padece algún grado de amenaza debido la susceptibilidad a la pérdida de hábitat y a la caza.

El muitú se encuentra categorizado como “vulnerable” a nivel global y como especie de “alta prioridad de conservación”. Comúnmente habita las zonas de Paraguay, el este de Bolivia y el centro de Brasil.

Las principales amenazas que presenta la especie están relacionadas con la pérdida de terrenos de bosques, su hábitat natural. Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), en los últimos años se detectó una caída significante del número poblacional del muitú.

En la Argentina, la especie se encuentra categorizada “en peligro”, debido al nivel de reducción de sus poblaciones y de las áreas de ocupación, sumado a la caza furtiva.

“Antes habitaba en selvas y bosques de todo el noreste del país. Desapareció de Misiones, Corrientes, del norte de Santa Fe y de la mayor parte de Chaco y Formosa, donde todavía quedan algunos grupos”, dijo a La Nación Sebastián Di Martino, coordinador del proyecto de conservación y manejo de las reservas de CLT en Iberá. En Corrientes, los últimos registros datan de 40 años atrás en cercanías de la localidad de Ituzaingó, al norte de la provincia.

Junto al guacamayo rojo, el muitú cumple un rol ecológico clave como dispersor de semillas de gran porte que otras especies de aves no llegan a consumir, lo que contribuye a acelerar la regeneración de los bosques, al mismo tiempo que constituirá un nuevo atractivo turístico a partir del avistamiento de fauna silvestre al norte de los Esteros del Iberá.

Además, “como es un ave de gran tamaño es muy importante como presa para carnívoros de tamaño mediano, como pueden ser algunos zorros o gatos salvajes”, aclara Di Martino.

Liberación

El proyecto de reintroducción de esta especie fue liderado por el equipo de Rewilding Argentina en alianza con la provincia de Corrientes y la Secretaría de Ambiente de la Nación.En septiembre de 2019, llegaron a Corrientes diez ejemplares, seis hembras y cuatro machos, de esta especie traídos desde Brasil.

“Para poder reintroducir la especie, tuvimos que recurrir a un refugio faunístico en Foz de Iguazú, el Refugio Biológico Bela Vista, gestionado por la empresa hidroeléctrica Itaipú, ya que en la Argentina ya casi no quedan ejemplares en estado silvestre ni en cautiverio”, explicaron desde Rewilding Argentina.

Una vez que arribaron, los 10 animales pasaron a un período de cuarentena para comprobar su estado de salud y luego fueron trasladados a un jaulón diseñado especialmente para la especie en Yerbalito, un sector al norte de la Reserva Iberá, donde atravesaron un período de adaptación de dos meses antes de ser finalmente liberados.

“Les enseñamos a reconocer los frutos nativos; a anidar en lo alto de los árboles, ya que es lo característico de la especie, y después de un período de dos meses abrimos la puerta del jaulón a siete de estos individuos”, informó Di Martino, quien también participó de la suelta.

Todavía quedan tres ejemplares en el jaulón y, según aseguraron desde Rewilding Argentina, serán liberados en breve.

Ahora, en libertad, los siete muitúes continúan siendo monitoreados. Reciben una dieta suplementaria sobre la base de frutos nativos y cuentan con un emisor DHF, un aparato que emite una señal de radio que permite poder localizarlos para ver cómo se están desenvolviendo, si se están alimentando o no, si tienen alguna herida o hacia qué lugares del bosque se mueven.

Fuente: La Nación