Diputados chilenos votan si abren juicio político a Piñera por la represión

El presidente chileno fue acusado por su supuesta responsabilidad en violaciones a los derechos humanos cometidas en el estallido social que dejó más de 20 muertos. Los senadores inhabilitaran por 5 años a su hombre clave, el ex ministro del Interior Andrés Chadwick, por las mismas causas.

12/12/2019 17:00

El presidente chileno endureció su posición para hacer frente a a ola de protestas y manifestaciones en el país.

Desde media mañana de este jueves estaba convocada la sesión donde la Cámara de Diputados abordará el texto de la acusación constitucional, la primera de este tipo contra un mandatario en ejercicio en más de 50 años.

La acusación, impulsada por parlamentarios de la oposición, apunta a la supuesta responsabilidad de Piñera en “las graves y sistemáticas violaciones a los DDHH cometidas por agentes del Estado” durante el estallido social iniciado en octubre.

Las protestas, iniciadas por el aumento del transporte público, derivaron en multitudinarias marchas en reclamo de cambios profundos al modelo económico y político, que fueron ferozmente reprimidas por policías y militares, con un saldo de una veintena de muertos, y miles de detenidos y heridos.

El gobierno chileno rechazó un informe de Amnistía Internacional (AI) sobre violaciones “generalizadas” a los derechos humanos.

La votación de este jueves se produce apenas horas después de que el Senado aprobara la acusación constitucional contra Chadwick, lo que constituye un duro revés para el gobierno, no solo porque se trata de una pieza clave y estratégica del piñerismo, sino porque marca un precedente que podría comprometer la suerte del mandatario y del actual ministro del Interior Gonzalo Blumel.

La acusación constitucional será presentada por el diputado demócrata cristiano Daniel Verdessi, quien ayer declaró que “el Gobierno ha reprobado en materia de respeto a los derechos humanos“, afirmó en la víspera el parlamentario.

La prensa chilena alude a la teoría del “cordero de Dios” (sacrificar a Chadwick para neutralizar la acusación contra Piñera), para anticipar la suerte de la acusación contra el mandatario que -aseguran de modo casi unánime- tiene escasas opciones de prosperar.

Previo a la votación, Piñera dio una entrevista donde se refirió al estallido social chileno y señaló que “definitivamente vivimos algo que nadie anticipó, que nunca había ocurrido”.

La tensión se mantenía en Chile con los militares apostados en la calle.

“No lo vi venir”, reconoció el mandatario al respecto, agregando que Chile “había tenido un tercer trimestre muy positivo en crecimiento, en creación de empleos, en inversión y en mejoría de la calidad de vida.”

Estábamos preparándonos para ser la sede de la APEC y de la COP25, que iban a celebrarse en Chile en noviembre y en diciembre, respectivamente”, dijo.

Subrayó que si bien se venía acumulando un malestar, éste no era contra su gobierno, sino que “venía de gobiernos anteriores”.

Hubo muchas conductas monopólicas en industrias básicas, y muchos escándalos e irregularidades en el uso de recursos públicos. La gente fue acumulando este malestar y se expresó de repente con mucha fuerza“, explicó.

Fuente: Agencia de Noticias Télam