Ríos “perdió por nocaut técnico” y firmó 5 años de prisión

El boxeador misionero admitió culpabilidad por un ataque con arma de fuego en 2016 en el barrio Itaembé Miní. Aceptó la propuesta fiscal de cinco años y medio de cárcel. Le restarían dos acusaciones por delitos violentos.

20/11/2019 08:14

TRIBUNAL PENAL 1. Los camaristas admitieron el acuerdo de abreviación y se aguardan los fundamentos de la condena.

A Víctor Daniel Ríos, “El Kojak”, el rincón le tiró la toalla antes de apoyar un pie en el primer escalón que lo subiría al ring. De esta manera habría evitado un rutilante nocaut ante el Fiscal y el Tribunal Penal 1, donde arribaba a debate oral acusado como autor del delito de “homicidio simple en grado de tentativa”.

ESPERA. Ahora Ríos debe enfrentar otras dos causas, una por “lesiones gravísimas” y otra por “extorsión y amenazas”.

“El Kojak” Ríos (39), aceptó la propuesta de suspensión por juicio abreviado y firmó una condena de cinco años y medio de prisión, que los magistrados admitieron y sólo le resta la redacción de los fundamentos de la sentencia.

El posadeño Víctor Ríos, tal como lo adelantó de manera exclusiva PRIMERA EDICIÓN, tenía fijada como fecha de oral y público mañana, jueves 21 de noviembre, pero durante las últimas horas la propuesta de abreviar la sentencia del fiscal Martín Rau, fue aceptada por el encartado bajo consejo de su padrino legal y, si bien fue condenado, evitó una pena de entre ocho y doce años de prisión por el ataque, a golpes y un disparo en la nalga a un muchacho de 26 años en el barrio Itaembé Miní, en el cruce de la avenida 170 con la calle 135, en pleno mediodía del jueves 15 de septiembre de 2016.

De acuerdo a la elevación a juicio del expediente enviado por el juez César Antonio Yaya, por entonces al frente del Juzgado de Instrucción 2, la víctima sufrió una herida de arma de fuego calibre 22 en un glúteo, cuando presuntamente se alejaba de la discordia o incidente. La imputación se agravó porque el herido lo había denunciado por una feroz golpiza pocos días antes.

Con ese antecedente en su contra, sumado a otros incidentes violentos en los que habría sido protagonista, desde octubre de 2017 el púgil  aguardaba definición judicial.

En cuanto al móvil de la agresión con arma de fuego, se sospecha, que el encono surgió por una disputa sentimental, una pelea por la presunta traición de una mujer.

Cabe recordar que el martes 16 de septiembre último, tres años después del ataque en Itaembé Miní, fue denunciado nuevamente por dispararle a un hombre en circunstancias similares, afectado por los celos de supuestos mensajes de texto de un gomero a su novia.

La agresión ocurrió en un taller de la avenida Quaranta entre Zapiola y Aguado, y Ríos fue detenido, y tiene prisión preventiva además, o por el juez Fernando Verón por el delito de “lesiones gravísimas y tentativa”.

El viernes 19 de octubre de 2018, Víctor Ríos se vio involucrado en otro conflicto penal, fue denunciado por una peluquera de Villa Cabello que aseguró que le apoyó un arma en el estómago y amenazó con matarla a ella y sus hijos por una deuda de 2.140 pesos que poseía con una casa de préstamos del microcentro posadeño.

El mismo juez, César Yaya, que lo había acusado y solicitado su juicio por “tentativa de homicidio” lo volvió a detener e indagar, esta vez por “extorsión y amenazas”.

Siempre en relación a lo denunciado por la propietaria del local, en el lugar se presentó el boxeador, quien extrajo un arma de fuego de la cintura y se la apoyó en el abdomen, todo ante la mirada de su hija. “Vos sabés con quién estás en deuda. Sé dónde vivís. Cuidá a tus hijos, te voy a liquidar, no me importa nada. Si querés, podés hacer la denuncia, pero te quiero mañana a las 8 en la oficina. Si no vas, sabés que voy a volver”, habría advertido el supuesto cobrador.

La peluquera relató también que recibió un llamado telefónico a los pocos minutos: “Supongo que te visitaron, bueno te esperamos mañana a las 8”.