Liberaron bajo caución al docente acusado por “grooming” en Iguazú

El juez de Instrucción 3, Martín Brites, le otorgó el beneficio pero le prohibió todo tipo de contacto, incluso virtual o telefónico, con el menor de trece años involucrado.

31/10/2019 15:53

DETENCIÓN. Fue el pasado lunes tras conocerse la denuncia.

El docente acusado de “grooming” a un alumno de la escuela donde daba clases fue liberado este miércoles bajo caución juratoria, indicaron fuentes del caso. La medida, ordenada por el juez de Instrucción 3 de Puerto Iguazú, Martín Brites, contempla restricciones y el sospechoso no podrá tener ningún tipo de contacto con el menor involucrado, de 13 años.

El beneficio otorgado al hombre, de 42 años, fue durante la indagatoria ante el citado magistrado, donde se abstuvo de declarar y fue imputado por el citado delito, es decir cuando un adulto se comunica con un menor por redes sociales o medios electrónicos con fines sexuales, señalaron los voceros.

Por ello la citada restricción incluye que el docente tampoco tenga contacto virtual o telefónico con el adolescente.

Mientras tanto los investigadores aguardan el resultado de las pericias al teléfono celular y a la computadora personal del acusado, teniendo en cuenta que se trata de establecer si no medió “presunta corrupción de menores” con distribución de material pornográfico.

Por ello al momento de recuperar su libertad quedó supeditado a ulterior resolución, añadió un vocero.

La denuncia por el hecho fue radicada por la madre del menor ante la Comisaría de la Mujer de Puerto Iguazú. La misma dio cuenta que descubrió mensajes de tono inadecuado y con contenido sexual en el teléfono celular de su hijo. Los textos del chat en cuestión, de acuerdo a la denunciante, fueron enviados al chico por su maestro de séptimo grado.

Agregó que su hijo habría negado que hubo abuso físico con el ahora imputado, no obstante la mujer afirmó que el comportamiento del adolescente en los últimos días fue extraño, como ser faltar a clases porque “le dolía la panza” y llorar cuando le volvía a preguntar por las conversaciones con el maestro, siempre según la denuncia.

Por último refirió que el docente le habría prometido “regalarle un teléfono celular si pasaba de grado”.

Para los investigadores será fundamental la Cámara Gesell ordenada por el juez, donde el menor podrá expresar con mayor claridad lo sucedido.