Organizaciones rurales proponen nuevo modelo agrario en Misiones

Productores buscan combatir el hambre con alimentos más baratos y saludables. La presentación oficial del plan tendrá lugar el próximo 27 de noviembre en Posadas.

21/10/2019 18:13

Organizaciones rurales impulsan un nuevo modelo agropecuario para producir alimentos sanos y accesibles para el pueblo. Es así que desde la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) trabajan en la elaboración de una serie de propuestas para el Gobierno que asuma en diciembre.

En Misiones, anticiparon que la presentación oficial tendrá lugar en el marco de una convocatoria del Foro Agrario Provincial Soberano y Popular, que se realizará el próximo 27 de noviembre a las 9, en la plaza 9 de Julio de Posadas.

Por este tema, el coordinador de la UTT a nivel nacional, Agustín Suárez, estuvo en la provincia para organizar y explicar el plan elaborado en el Foro Nacional por un Programa Agrario Soberano y Popular para todo el país, que se concretó en mayo pasado, en el cual se plasmaron soluciones para diversas problemáticas.

“Venimos del diálogo con distintos referentes políticos a nivel nacional y con distintas propuestas que tienen que ver con frenar el aumento en los precios de los alimentos”, resumió Suárez a PRIMERA EDICIÓN.

Asimismo, planteó que “para solucionar el problema del hambre en el país, es necesario que los políticos y el Gobierno se sienten a dialogar con las organizaciones rurales y pequeños productores”.

“Estamos convencidos de que se puede producir alimentos más sanos y baratos, hay unas 500 hectáreas con producción agroecológica, solamente de la UTT. Es una realidad y es necesario que se convierta en una política de Estado”, destacó.

Uno de los puntos del plan detallado por Suárez es la democratización de la matriz productiva. Eso “implica que la comercialización de esta producción no esté en mano de cinco o seis empresas, que son las que después controlan los precios. Debemos democratizar el sistema, para ello se requiere el fomento de la agroecología y acortar las cadenas de comercialización”, explicó.

A su vez, en el caso de Misiones, el referente de la UTT manifestó que es muy importante atender la problemática del acceso a la tierra.

Aproximadamente el 70% de los productores alquila o arrienda tierras y sobre éstas se produce la gran mayoría de los alimentos. Necesitamos una política que vaya democratizando la tenencia de estos predios en Argentina. Por este tema, elevamos un proyecto de ley en el año 2016 -que desde entonces está cajoneado- para que se habiliten créditos blandos destinados a productores y campesinos que requieran comprar tierras para la siembra”, enfatizó.

Expresó, además, que otro eje a poner en discusión son las tierras de propiedad del Estado, ya que “hay un montón de hectáreas que están en desuso y nadie sabe quién las maneja o qué se produce en ellas. Queremos que esas tierras paren en manos de productores”.

“Hay distintos ejes para trabajar, por ahí no a corto plazo, pero sí a mediano y largo. Creemos que podemos cambiar esa matriz y para eso debemos plantearnos las siguientes preguntas: cómo producimos los alimentos, qué producimos y cómo los comercializamos”, remarcó.

 

No a los transgénicos

A la hora de definir un nuevo modelo agropecuario, se debe considerar otro de los temas polémicos como es el uso de semillas transgénicas. Para eso, Suárez señaló que “es clave el trabajo en conjunto con las organizaciones y de la sociedad”.

“Estamos hablando de corporaciones con un poder de lobby impresionante, en conjunto con el poder político nacional y provincial en algunos casos. Para dar algún tipo de resistencia o batalla a esto, es claro que nos tenemos que unir, en el conjunto no sólo de las organizaciones sino también de la sociedad”, apreció.

Sobre este tema se expresó también el presidente del Movimiento Agrario de Misiones (MAM), Salvador Torres, quien repasó que en la provincia “se viene dando una fuerte resistencia a la propuesta de los transgénicos. Consideramos que este negocio no puede ser en la provincia, 250 mil hectáreas de soja no pueden ser”, adujo.

Asimismo, manifestó que se están juntando firmas en los municipios para que estos se declaren libres de transgénicos. “En algún momento esperamos que todos se declaren libres de estas semillas. No debemos permitir que sigan avanzando con los transgénicos”, advirtió.

 

Nueva comercialización

Misiones tiene una capacidad enorme para producir alimentos, y sin embargo muchos sectores están pasando por momentos difíciles, ya que los productores reciben pocas ganancias.

“Tenemos una cuenca de producción hortícola en Gobernador Roca y el precio que están recibiendo los colonos es miserable, hacen muy buena producción pero no ganan nada. En el sector yerbatero también, por ejemplo, se llegaron a pagar $4 por kilo de materia prima. Hay muchas discusiones que tenemos que llevar adelante”, graficó Salvador Torres del MAM.

Una alternativa a esta situación, de acuerdo a la UTT, es “el desarrollo de un sistema de comercialización propio donde una asamblea de productores fije los precios”.

“Se acuerda un precio justo y después llevamos los productos a los almacenes, donde se ofrecen verduras y frutas sin agrotóxicos y productos cooperativos como la yerba mate”, explicó al respecto Daniela Carrizo, del área de comercialización de la UTT.

De esta forma, enfatizó, “se garantiza un buen precio para los campesinos. Al tener circuitos propios de comercialización, se pueden bajar los valores de los productos y de alguna forma se invierte el porcentaje de lo que se lleva la comercialización y el productor, que en el modo convencional es un 70/30”, apuntó.

En consecuencia, desde la UTT se plantea este cambio de paradigma como una política de Estado. “Si el Gobierno compra la producción a las cooperativas, nosotros le garantizamos el mejor precio y calidad de los alimentos para los sectores más vulnerables”, afirmó Suarez.

Para avanzar con estas reformas, el referente de la UTT sentenció que es necesario que el “Gobierno tome estas propuestas que se vienen impulsando desde hace décadas”. Consideró que, si no lo hacen, “tendrán por una lado a los productores organizados manifestándose” y por otro “una Argentina empobrecida, con los alimentos más caros”.