Desarrollaron un útero artificial que permitirá salvar la vida de bebés prematuros

La nueva tecnología, desarrollada en Holanda, plantea cuestiones éticas sobre el desarrollo de la futura "fabricación" de bebés. Científicos estiman que podrá usarse en humanos dentro de 10 años.

17/10/2019 09:40

Imagen BBC Mundo/ BRAM SAEYS. Se usaron estos globos para dar vida al diseño del útero artificial.

Un equipo de científicos y médicos en Holanda trabaja en el desarrollo de una tecnología para salvar las vidas de bebés prematuros. Se trata de un útero artificial que podrá comenzar a usarse en 10 años y que, aseguran, permitirá “renacer” a los bebés; es decir, experimentar un “segundo nacimiento”: el del útero materno y el del artificial, según publicó el portal BBC Mundo.

Se espera que en ese plazo de tiempo estos úteros tecnológicos reemplacen a las incubadoras. Pero su tecnología plantea cuestiones éticas sobre el desarrollo de la futura “fabricación” de bebés.

Cabe manifestar que el parto prematuro -el que ocurre antes de las 37 semanas de gestación- es la mayor causa de muerte entre recién nacidos. Y en el caso de los extremadamente prematuros, de menos de 28 semanas, el riesgo es aún mayor.

Al respecto, la diseñadora social Lisa Mandemaker contó que está trabajando con el hospital universitario Máxima Medical Centre (MMC), el mayor proveedor de atención médica en la región de Brabante, en el sur de Países Bajos, lidera el equipo encargado de crear el prototipo.

“Tuvimos que pensar en un diseño para salvar al bebé, para tenerlo totalmente fuera del útero femenino”, señaló.

Dijo que para hacer su diseño usó cinco enormes globos en donde estarían los bebés “de cierta manera, nadando en sus propios fluidos”. “Hay diferentes circulaciones en los tubos; circulación de fluidos, de sangres”.

“Es importante pensar en esto porque de lo contrario me temo que, simplemente, sería una copia del laboratorio”, indicó la diseñadora social” y apuntó que “es algo sobre lo que mucha gente probablemente se siente incómoda”.

El útero artificial que están desarrollando está pensado, sobre todo, para bebés extremadamente prematuros.

 

Una incubadora con líquido

“Cuando era un ginecólogo en formación, hace casi 27 años, sabía que era posible hacer esto”, manifestó  Guid Oei, del Máxima Medical Centre.

“La principal diferencia con una incubadora es que un útero artificial está relleno de líquido”, explicó Oei, a diferencia de una incubadora que está llena de aire.

El especialista sostiene que las incubadoras son “entornos hostiles” para bebés muy prematuros porque el aire “daña sus pulmones”. En este sentido, apuntó que ha practicado con otros miembros de su equipo -con ayuda de muñecos de simulación- el uso del útero artificial que está desarrollando su hospital.

“Cuando hay un parto extremadamente prematuro, conectamos al bebé inmediatamente a una placenta artificial, ligando un cordón al útero artificial”, detalló el médico.

El útero artificial es un entorno líquido lleno de agua y todo tipo de minerales, por lo que el bebé obtiene el oxígeno y los nutrientes a través del cordón umbilical, justo como cuando estamos en el entorno natural. Mantenemos al bebé ahí durante varias semanas. El bebé crece, y a las cuatro semanas volvemos a hacer el nacimiento. Eso podría salvar muchas vidas”, concluye el ginecólogo.

 

Debate ético

Reflexionando sobre los posibles usos del útero artificial, Lisa Mandemaker reveló que imagina “un futuro en el que los úteros artificiales puedan formar parte de la elección del estilo de vida de las mujeres, que no tengan que preocuparse de las náuseas matutinas y los cambios corporales “.

“Creo que también podría ser muy interesante para algunos hombres homosexuales”, señaló. “Tengo la sensación de que existe una narrativa social sobre el ideal de reproducción natural. La reproducción natural no es el único camino”, expresó la diseñadora.