Investigan presunta persecución que dejó un muerto y dos heridos

Lo que parecía un siniestro vial, un despiste, dio un giro inesperado cuando una de las víctimas dejó entrever que la moto en la que viajaban era perseguida por otro rodado similar.

14/07/2019 11:47

Pese a la gravedad de las lesiones una de las víctimas llegó a hablar antes de que lo trasladen al hospital. “Estábamos en una fiesta y tuvimos una discusión con dos hombres que estaban en una moto,”, le habría dicho a uno de los Policías. Momentos antes, este joven y otros dos amigos despistaron en el motovehículo en el que viajaban, sobre la avenida Victoria Aguirre de Puerto Iguazú. A raíz del siniestro vial falleció uno de ellos.

Fue minutos después de las 6 de ayer. Los tres ocupantes no llevaban cascos y circulaban en contramano. Aparentemente a mucha velocidad. Una vez que en la escena los efectivos no notaron ni sospecharon nada extraño, todo guardaba relación a un siniestro vial más, de los muchos que hay en la provincia. Pero los supuestos dichos de una de las víctimas hicieron dar un giro a la investigación. ¿Los estaban persiguiendo y por eso el conductor perdió el control? Es la pregunta que ahora se hace la Policía. Por ello la Justicia calificó el caso como “homicidio simple”.

El despiste ocurrido sobre la avenida Victoria Aguirre a metros de Las Calandrias de Puerto Iguazú, dejó como saldo el fallecimiento de Natanael Moreira (19), quien se domiciliaba en el barrio Unión de esa ciudad. Iba de acompañante en la misma moto en donde viajaban un adolescente de 15 años y un joven de 27. Según los médicos y por el impacto Natanael sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le ocasionó lesiones mortales.

El menor tuvo fractura de muñeca y heridas múltiples con 120 días de curaciones, de no mediar complicaciones. El mayor de los involucrados sufrió fractura de fémur, con 180 días de curaciones y con el mismo pronóstico.

A 500 metros del lugar donde se produjo el siniestro se encuentra una cámara de seguridad de un comercio que al cierre de esta edición era analizada por los peritos de la UR-V. También buscaban dispositivos similares en el trayecto de cinco a seis kilómetros que se cree hicieron las víctimas desde el lugar donde se realizaba la supuesta fiesta hasta el lugar del hecho.

Por estas horas los investigadores buscaban a los organizadores de la celebración de 15 años de donde supuestamente venían los tres jóvenes. “Discutimos con dos desconocidos que llegaron en moto y volvimos al centro de Iguazú”, habría referido una de las víctimas.

Por ello los pesquisas tratan de dar con posibles testigos y que puedan aportar datos que permitan dilucidar que es lo que sucedió, además de la identidad de quienes habrían obligado a escapar a alta velocidad y en contramano a los jóvenes.