El Gobierno confirmó que el aguinaldo pagará Ganancias

El Mínimo No Imponible para el soltero sin hijos es de $29.855,68 y el casado con dos hijos $39.494,71.

26/06/2019 18:10

El Gobierno nacional confirmó este martes que el medio aguinaldo a cobrar por estos días pagará el Impuesto a las Ganancias.

Lo afirmó este martes en conferencia de prensa el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien así desestimó que se esté evaluando eximir al décimo tercer salario del pago del tributo a los ingresos.

Acompañado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, Sica fue enfático al respecto y afirmó que “no hay ningún estudio ni evaluación al respecto”.

 

Vivir en otro planeta

Sica destacó el cobro del medio aguinaldo como un motor que puede empujar la economía.

“El mes que viene vamos a tener el impacto de aguinaldo así que vemos una recuperación del salario real, estimamos que este año no habrá pérdida” de poder adquisitivo, evaluó el ministro.

En términos generales, Sica dijo que en muchos rubros “se está viendo una mejora mes contra mes anterior” y hay “sectores que desaceleran su nivel de caída”, con algunos segmentos con recuperación del consumo, lo que justificaría el pago de Ganancias.

Este año, el Mínimo No Imponible para el soltero sin hijos es de $29.855,68; soltero con un hijo, $32.275,77; casado sin hijos, $34.654,54 y casado con dos hijos, $39.494,71.

Si bien no lo nombraron, lo cierto es que otro de los motivos del gobierno de Mauricio Macri para no eximir al aguinaldo del impuesto es la necesidad de incrementar los niveles de recaudación.

En mayo la recaudación de la AFIP registró un incremento del 50,4% con relación a igual mes del año pasado, pero quedó 5% debajo del IPC. Es decir, al organismo le habrían faltado unos $22.000 millones para equiparar la suba de los precios.

En diciembre de 2016 Mauricio Macri firmó el decreto 1.253 y eximió el pago de Ganancias al aguinaldo de quienes cobren en bolsillo hasta 15.000 pesos, que equivale a un salario bruto mensual no mayor a 55.000 pesos.

Legisladores de la oposición intentaron repetir la medida a través de la presentación de leyes pero, por ahora, fracasaron.

 

Perjuicio al bolsillo

Actualmente los empleados pagan Ganancias por el aguinaldo incluso antes de percibirlo, financiando anticipadamente de esta manera al Fisco. Ya desde enero, mes a mes, la retención del impuesto contiene una parte del aguinaldo que todavía no fue cobrado.

Anteriormente, la resolución de la AFIP exigía que el aguinaldo que se pagaba en junio no se tuviera en cuenta íntegramente para calcular Ganancias, sino que debía prorratearse en cuotas para los próximos meses hasta el mes de diciembre de ese año.

Por ese motivo, en realidad, la modificación de la Ley de Ganancias en lugar de beneficiar a los trabajadores los perjudicó.

 

Una carga cada vez más pesada

El impuesto a las Ganancias sobre asalariados aumenta su carga en 2019 respecto de 2018, aunque se ubica por debajo del peso que tenía en 2015, de acuerdo con un informe de coyuntura del Ieral de la Fundación Mediterránea publicado el 14 de junio pasado.

El trabajo realizado con la coordinación del economista Jorge Vasconcelos, explica que para analizar el peso del Impuesto a las Ganancias se toman sueldos constantes de 2016, y se compara cómo evolucionó la presión sobre el salario bruto y el neto para trabajadores con y sin cargas de familia.

Para 2019, el informe toma en cuenta tres escenarios en función del aumento salarial que finalmente se acuerde: de 36%; 39% y 42%.

“Así, se tiene que para un trabajador casado con hijos que en 2018 tuviera ingresos por $33.020, no hay diferencias en la presión tributaria, ya que de 2015 a 2019 la carga por Ganancias fue cero”, indica el trabajo del Ieral.

En cambio, “para ingresos por $82.550 en 2018, hay cierta reducción de la carga, ya que ésta pasa de 14,2% en 2015 a 10,8% en 2019 (suponiendo actualización salarial del 39%), aunque hay una leve suba respecto de 2018 cuando la incidencia fue de 9,7%”.

Según el Ieral, “para un trabajador soltero sin hijos, el corte transversal muestra lo progresivo de este impuesto, ya que la carga sobre el salario bruto es este año de 0,4% para un salario que en 2018 fue de $33.020; de 4,5% para un sueldo que en 2018 fue de $49.530 y de 23,5% para un salario que en 2018 fue de $132.080”.