Las sospechas apuntan a que los asaltantes escaparon a Paraguay

Al menos dos de los tres delincuentes estarían identificados y se rastrean sus vínculos con el vecino país. Uno de ellos posee antecedentes en Argentina por narcotráfico.

16/06/2019 10:35

Los investigadores de la Unidad Regional X intensificaron la búsqueda de pistas y evidencias que permitan atrapar a los tres autores del asalto al empresario de Garupá, durante la tarde del jueves pasado.

Las primeras sospechas que recogieron y en las que avanzaron ayer, apuntaron a que buscaron guarida saliendo del país e internándose en alguna población próxima a Encarnación, Paraguay.

Esto surgió tras la aparición de una cédula de identidad paraguaya en el allanamiento, en el barrio Santa Cecilia de Candelaria, realizado a las pocas horas del atraco a mano armada a la fábrica de baños químicos en el barrio Nuevo.

Jorge Álvarez (42) es el propietario del emprendimiento y fue a quien mantuvieron encañonado con una pistola nueve milímetros tras irrumpir en el lugar a las 16.30 a bordo de un Renault Scénic tres delincuentes.

En el mismo vehículo veinte días antes otros hombres se habrían presentado con intención de alquilar baños para un supuesto evento.

El propio Álvarez no olvidó el automóvil y hasta anotó la matrícula. Este dato fue clave, porque permitió ubicar pocas horas después del asalto el rodado en Candelaria.

En ese procedimiento fue demorada la dueña del Scénic y al requisar la casa de madera se halló documentación que sería de dos de los sospechosos.

Uno de ellos, es un exconvicto por narcotráfico y en libertad desde 2016. Una constancia de salidas condicionales del 27 de marzo de 2016, expedida por el Servicio Penitenciario Federal fue encontrada en la vivienda y corresponde a una causa por estupefacientes, DNI de esa misma persona y una licencia de conducir de la Municipalidad de Encarnación (Paraguay).

La Policía cree que los sospechosos llevaron las armas de fuego y huyeron hacia una zona de monte ubicada frente a la propiedad.

Personal de la Unidad Regional X secuestró en la vivienda 45 mil pesos, 87.000 guaraníes y 1.250 dólares. Además 73 proyectiles 22 largo, 15 calibre 32, una cédula azul del vehículo mencionado donde indicaba el nombre de la titular y que luego fue detenida.

En cuanto a la vía de escape, se apunta a que en la zona de malezas y monte no pudieron ocultarse durante mucho tiempo, pero resultó suficiente para obtener otro tipo de ayuda y desaparecer buscando cruzar la frontera.

Desde ayer las actuaciones están bajo la órdenes del juez de Instrucción 7, Carlos Giménez, quien hasta el viernes fue subrogado por Marcelo Cardozo, titular del Instrucción 1. Todas las labores de investigación de la Unidad Regional X se tramitan a través de la comisaría de Garupá.