Repudian plan económico que impulsa el Frente Juntos por el Cambio

Diversas entidades campesinas y sindicales declararon “persona no grata a todo funcionario, político y/o partido político que defienda el uso de semillas transgénicas y la desregulación de la actividad yerbatera”.

14/05/2019 07:22

Diversas organizaciones firmaron un documento conjunto por el cual repudiaron y declararon persona no grata “a todo funcionario, político y/o partido político que defienda y/o promueva el uso de semillas transgénicas, la desregulación de la actividad yerbatera y/o cualquier otra medida que atente contra la familia agraria, la salud de la población en general y la biodiversidad en esta provincia”.

Es que las agrupaciones campesinas y sindicales manifestaron su preocupación por las políticas que impulsan representantes del Frente Juntos por el Cambio en la provincia las que estarían destinadas a “llevar la pobreza en las chacras”.

Días atrás, durante un almuerzo de la Regional NEA del IERAL Fundación Mediterránea, el senador y candidato a gobernador por el Frente Juntos por el Cambio (alianza Cambiemos), Humberto Schiavoni, presentó su plan económico donde figura, entre otros puntos, la plantación de maíz transgénico para abastecer la demanda de Brasil y una modificación del mercado yerbatero.

Cabe recordar que ya existe una iniciativa para desarrollar una cuenca productiva de maíz transgénico en Misiones, con el objetivo de exportar a Brasil y otros países demandantes.

En esta ocasión, el legislador también se refirió a la modalidad que utiliza el Instituto Nacional de la Yerba Mate y admitió que “el sistema no funciona porque la mayoría de las veces salió por el laudo y cuando el precio no se corresponde con la realidad económica es muy difícil”. Propuso, a su vez, consensuar otras alternativas de acuerdo con todos los sectores de la cadena productiva.

En consonancia, la semana pasada el diputado nacional y candidato a vicegobernador por ese espacio, Luis Pastori, dijo que “hay que reconvertir los yerbales que son viejos e ineficientes”.

Las organizaciones indicaron que de esta manera, “se está abriendo el camino para transformar esas superficies en áreas con granos modificados genéticamente, una alternativa con sobradas evidencias de exclusión del pequeño productor y destrucción de la biodiversidad en todo el mundo”.

Los enunciados referidos al maíz transgénico son un correlato del convenio que firmaron, en agosto de 2018, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación y la corporación MAIZAR”, donde se detalla el plan de sembrar ese grano en una superficie de entre 300 y 500 mil hectáreas en Misiones, según se desprende del mismo documento técnico oficial. Una iniciativa ya en marcha que no fue informada debidamente a la población, de la que no se conocen estudios de impacto ambiental ni tipo de granos y/o agrotóxicos a utilizar, y otras características que podrían dañar el ambiente.

“La desregulación del mercado de la yerba mate, una posibilidad ya anunciada anteriormente en reuniones con funcionarios que responden a la alianza Cambiemos y ahora ratificada por el candidato a gobernador Humberto Schiavoni, pondrá en situación de vulnerabilidad a más de 12 mil pequeños productores”, apuntaron.

“Se trata de una alternativa que estuvo vigente en la década del 90 y arrojó como resultado un profunda crisis que empujó a los agricultores a la manifestación conocida como tractorazo, tras lo cual se creó el Instituto Nacional de la Yerba Mate, el organismo que actualmente fija los precios de la materia prima y otras políticas para optimizar a todo el sector, organismo que debe ser fortalecido y no, como se pretende, minimizado”, expresaron en el comunicado emitido por las organizaciones.

Advirtieron, además, que “desregulación es igual a pobreza en las chacras y a migración a los centros urbanos, un modelo que claramente no es el que queremos los misioneros”. Por todo esto, manifestaron que “sobran razones para repudiar las líneas de acción que propone el Frente Juntos por el Cambio y/o cualquier otro partido político que las defienda”.

“El maíz que nos hace bien es el criollo y el nativo, y los yerbales en pie (nobles, por cierto) son mucho más que una cosecha anual asegurada, son historia e identidad, y estarán mejor con políticas que faciliten al agricultor tareas de recuperación de suelos y de fertilidad”, sentenciaron. Adhirieron a este pronunciamiento la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM), el Movimiento Agrario de Misiones (MAM), la Red de Agricultura Orgánica de Misiones (RAOM), Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (ACPYN), el Frente Ciudadano Ambiental Kaapuera y el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ),MTE Rural, Grupo Ecologista Cuña Pirú, la CTA Regional Apóstoles, y Asociación Civil Biblioteca Popular Puerto Azara.

Promoción de semillas transgénicas

El Gobierno nacional impulsa en Misiones un proyecto para la promoción del desarrollo del cultivo de maíz de alta productividad en la región mediante el uso de semillas genéticamente modificadas con el objetivo de alcanzar mejores rendimientos para los pequeños productores y exportar al Brasil.

Este programa, que ya se está llevando adelante en la Zona Norte, provocó el rechazo de organizaciones de productores rurales y ambientalistas de la provincia debido a que “representa un daño directo a la economía del agricultor al crear dependencia, empobrecimiento de los suelos, eliminación de selva y contaminación por el uso de agrotóxicos”.

Diversas organizaciones agrarias, ambientales, políticas, civiles y profesionales difundieron un comunicado a través del cual repudiaron la decisión del Gobierno nacional.