Incremento de visitantes al Parque Aconcagua

El Parque Provincial Aconcagua, que alberga la cumbre más alta de América, tuvo su primera temporada de ascensos sin muertes en 29 años y registró un aumento interanual de visitantes.

17/03/2019 15:09

Las autoridades de esa reserva destacaron que la ultima vez que se había registrado un tasa de mortandad cero fue en la temporada 1990/91.

La secretaría ambiental dio por finalizada la temporada de ascenso, por lo que retiró del parque provincial los servicios de helicóptero y médicos, junto con la Patrulla de Rescate del Ministerio de Seguridad.

El ascenso al Aconcagua, considerado el “Techo de América” por sus 6.962 metros sobre el nivel del mar (msnm), suele estar habilitado cada año entre noviembre y marzo, cuando las condiciones meteorológicas permiten realizar montañismo y mantener los servicios de seguridad y rescate en la cordillera.

Esta temporada “se caracterizó, entre otras cosas, por las dificultades meteorológicas que se presentaron a lo largo de los meses estivales con temperaturas bajo cero y ráfagas de viento que hicieron aún más difícil la tarea de hacer cumbre”.

En cuanto a los números de esta temporada, las autoridades detallaron que ingresaron para ascenso y trekking 7.900 visitantes, con subas en ascenso de 7% y en trekking de 70% respecto de la temporada anterior.

Los voceros consideraron que el 70% de aumento en trekking es el resultado del fomento de las actividades en el parque, más allá del ascenso en concreto a la cumbre del cerro, a través del Plan de Desarrollo Turístico de Alta Montaña.

Además, por primera vez se decretó en el parque provincial la implementación de la temporada invernal y las actividades que podrán realizarse son analizadas por el equipo técnico de uso público de Áreas Naturales Protegidas junto con Emetur, la Comisión Asesora Permanente del Parque Provincial Aconcagua y otros actores.

El Parque Provincial Aconcagua cuenta con cumbres que superan los 5.000 metros, con su máxima expresión en la cumbre de 6.962 msnm.

Esta particularidad atrae a montañistas de los más diversos lugares del mundo ya que es la montaña más alta del Hemisferio Occidental.