Posadeña murió tras ser golpeada por piedra arrojada por segadora

Fue este martes a las 11 sobre la ruta nacional 12, a 7 kilómetros de Itá Ibaté. Liliana Molinari (56) iba como acompañante de un Fiat Palio que fue alcanzado por el objeto contundente.

13/02/2019 11:03

PESADILLA. La piedra salió despedida por las cuchillas de la máquina, que cortaba el pasto de la banquina.

Una verdadera tragedia, tanto por el resultado fatal como por las circunstancias, fue la que se desarrolló este martes antes del mediodía en el norte de Corrientes, donde una posadeña perdió la vida tras ser golpeada por una piedra arrojada por una máquina de cortar pasto.

El tristemente insólito episodio se cobró la vida de Liliana Molinari (56), quien tenía última residencia en el complejo habitacional A-3-2, hacia el sur de la capital provincial. La mujer falleció cuando era trasladada de urgencia hacia el Hospital Escuela de la capital correntina.

Según pudo saber PRIMERA EDICIÓN, todo sucedió alrededor de las 11  sobre el kilómetro 1.190 de la ruta nacional 12, unos siete kilómetros al este del acceso a Itá Ibaté, es decir, a aproximadamente 156 kilómetros de Posadas.

Por ese lugar circulaba un Fiat Palio en el que viajaba como acompañante en la butaca trasera Molinari. El automóvil se dispuso entonces a cruzar por un sector en el que un tractor con una segadora -herramienta utilizada tanto para cortar cereales así como pasto y otros- realizaba un trabajo de mejoramiento de las banquinas.

Fue en ese exacto momento que, según se desprende de la investigación realizada por efectivos de la Policía de Corrientes, la cuchilla del aparato golpeó una piedra de importante tamaño que salió despedida por el aire y golpeó el vidrio trasero del Palio. El infortunio estuvo de turno: el macizo golpeó de lleno en la cabeza de la víctima.

No trascendió si la propia familia de Molinari, al ver la gravedad de las lesiones, resolvió conducir hacia el Hospital de Corrientes o, por el contrario, fueron las autoridades las encargadas de evacuar a la mujer, asistirla y trasladarla hacia ese centro de alta complejidad. Lo cierto es que en medio de ese recorrido se conoció la peor de las noticias: la misionera perdió la vida.

Alertados por el hecho, efectivos de la comisaría de Distrito de Itá Ibaté iniciaron una causa caratulada en un principio como “homicidio culposo”.

No obstante, de esa pesquisa y de lo que disponga el Juzgado interviniente se podrá establecer qué grado de responsabilidad podría caberle al conductor de la maquinaria, identificado como Duarte, su apellido según por el parte oficial de prensa de la Policía de Corrientes. También se busca establecer si realizaba el trabajo para la concesionaria de la vía o para la comuna local.