Condenaron a los acusados de robo y violación a una mujer de 67 años

El Tribunal Penal los halló responsables del ataque al patrimonio y a la integridad sexual gravemente ultrajante contra la víctima. La fiscal había pedido 35 años. Las defensas absolución.

26/10/2021 09:45

CONDENADOS. Luego de escuchar la sentencia, Jacobo Saúl Bareiro, Jonathan Ezequiel Taborda y Rosalino De Melo, fueron remitidos a la Unidad Penal. (Fotos C.Olivera Schuster).

Desde el mediodía del viernes, se palpitaba la decisión que irían a tomar los jueces en este nuevo juicio que llevó otra vez al banquillo a tres acusados de haber robado y ultrajado a una mujer de 67 años. Uno recibió los mismos años de condena que en agosto de 2018, mientras que a los otros dos les aumentaron tres años la pena.

El Tribunal Penal de Oberá con una conformación de magistrados distinta para este debate, dictó condenas de 25 años para Jacobo Saúl Bareiro (36) y Rosalino De Melo (53) y 18 para Jonathan Ezequiel Taborda (30).

Minutos antes de las 12.30 los jueces Miguel Orlando Moreira, Graciela Ivonne Heppner y Jorge Erasmo Villalba, regresaron a la sala luego de haber clausurado el debate y retirarse para debatir la sentencia. En la lectura del fallo resolvieron: condenar a De Melo y Bareiro como “coautores” de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal, por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima, agravado por haber sido cometido por dos o más personas en concurso real, por el delito de robo doblemente calificado por haber causado lesiones graves a la víctima y por haber sido cometido con arma blanca en poblado y en banda”.

En tanto a Taborda lo hallaron como autor penalmente responsable de los mismos delitos pero recibió una pena menor, tal vez por haberse reconocido como el autor del robo.

 

Apelación primera condena

Tras la apelación del fallo condenatorio del primer juicio, en 2019 el Superior Tribunal de Justicia ordenó que se anulara el fallo y se realizara un nuevo debate.

Uno de los cuestionamientos de la defensas tuvo que ver con la declaración de la víctima, quien solamente hablaba alemán, tenía una dificultad fisiológica para expresarse y lo que declaró se supo en base a la traducción que había efectuado una familiar.

Los jueces del primer debate aceptaron el planteo de la fiscal Estela Salguero para que se tomara esta declaración de la víctima en la etapa de instrucción como válida para que no tuviera que revivir nuevamente lo padecido.

JUECES. Graciela Ivonne Heppner, Miguel Orlando Moreira y Jorge Erasmo Villalba, durante la lectura del fallo.

Certificado médico

Ya en este nuevo debate que comenzó el miércoles de la semana pasada, se dio a conocer un certificado médico que señalaba que la mujer (ya de 70 años) padecía Alzheimer, para que no sea citada a declarar como testigo.

Tras la oposición de Roberto Bondar, defensor de Bareiro, el tribunal ordenó que médicos del Cuerpo Forense se dirigieran a la casa de la víctima y constataran su estado de salud. Al informar que estaba lúcida y ubicada en tiempo y espacio, fue llevada para que declare.

Esta vez acompañada por una traductora oficial, entre lágrimas y con pausas para reponerse, contó el calvario que había padecido, dando la espalda a los acusados para no sentir su presencia.

También ese mismo día declararon dos de los imputados, quienes, en el caso de Jonhatan Taborda no negó que haya participado del robo, pero dijo que nunca había abusado de la mujer. Luego señaló a Rosalino De Melo como el autor del ultraje.

Seguidamente, este último negó por completo todas las acusaciones que le endilgaban.

En la jornada del jueves declaró Bareiro, quien cuestionó que no cotejaran las muestras de ADN con las de la víctima, para establecer a ciencia cierta si él había abusado o no de la víctima, tal como se lo acusaba.

Ante un pedido del defensor Bondar para que les extrajeran de nuevo material de ADN para que se realizara la prueba, esto fue rechazado por el Tribunal por extemporáneo. En respuesta el defensor planteó la recusación de los magistrados, quienes tras un cuarto intermedio resolvieron rechazar el pedido. Bondar se reservó el derecho de Casación.

El viernes, en los alegatos, la fiscal Estela Salguero, por suma aritmética de las penas por los delitos, pidió 35 años de prisión para los tres acusados.

Cintia Graciela Carvallo, representante de Taborda, pidió que su defendido no sea condenado por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante”, puesto que reconoció que no lo había hecho y sólo fue autor del robo. Criticó el test de ADN que no se realizó: “No hay ADN, hay una declaración que no es usable como prueba de cargo. Lamento que haya llegado la señora a declarar, pero es el Estado el que nos lleva a buscar pruebas para la defensa”, señaló.

Matías Uriel Olivera, defensor de De Melo, cuestionó lo actuado en la etapa de Instrucción. Sobre el robo y abuso dijo, “eso es incuestionable”, pero no así “cómo se vinculó a los acusados con ese hecho”. Criticó que se haya dicho que los elementos robados a la mujer se los haya encontrado a los sospechosos. “A De Melo no se le encontró nada”, dijo en su alegato en el cual pidió la absolución.

Bondar también solicitó la absolución para su defendido, porque faltó el “elemento esencial” del cotejo de ADN.