Suicidio: mitos, señales de alerta y cómo enfocarlo públicamente

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 10 de septiembre como Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

10/09/2021 07:05

En todo el mundo, casi 3.000 personas acaban con su vida cada día y al menos 20 intentan suicidarse por cada una que muere. Son datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estableció el 10 de septiembre como Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

La OMS tiene en su web recursos para la prevención del suicidio dirigidos a grupos específicos sociales y profesionales particularmente relevantes como los medios de comunicación, profesores, policías y bomberos.

 

Mito 1: preguntar a una persona si está pensando en suicidarse puede incitarle a hacerlo

En realidad está probado que hablar con la persona con pensamientos suicidas disminuye el riesgo de cometer el acto. La recomendación de las autoridades sanitarias es preguntar y escuchar con respeto a la persona en riesgo sobre sus pensamientos y emociones relacionadas con la conducta suicida porque reducirá su tensión. Discutir o minimizar las ideas suicidas es una actitud equivocada.

 

Mito 2: los intentos de suicidio son una llamada de atención

Las organizaciones desmienten este mito: no se trata de una llamada de atención. Los intentos de suicidio son una manifestación del sufrimiento y desesperación que siente la persona.

Mito 3: la persona que expresa su deseo de acabar con su vida nunca lo hará

La evidencia actual muestra que la mayor parte de las personas que han intentado suicidarse anteriormente expresaron su intención con palabras, amenazas, gestos o cambios de conducta. La recomendación es no considerar estos avisos como un alarde, chantaje o manipulación para lograr algo.

Mito 4: la persona que se quiere suicidar no lo dice

De cada 10 personas que se suicidan, nueve expresan claramente sus propósitos y la otra restante dejó entrever sus intenciones de acabar con su vida, según la guía de Salud Madrid. Sólo un escaso número de casos se produce sin aviso. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones.

Mito 5: el suicidio es impulsivo y la mayoría de los suicidas no avisa

La realidad es que el suicidio puede ser consecuencia de un acto impulsivo repentino pero también de una planificación cuidadosa. En ambos casos, casi siempre existen signos directos o indirectos, verbales o no verbales, que advierten del riesgo suicida.

 

Mito 6: el suicidio no se puede prevenir

Es un error creer que no podemos hacer nada para prevenir la conducta suicida. El suicidio y sus intentos, en muchas ocasiones, se puede prevenir y por eso es importante aprender a detectar las señales de alerta de riesgo inminente.

Mito 7: solo las personas con problemas graves se suicidan

El suicidio tiene varias causas. Muchos problemas pequeños pueden llevar al suicidio, a lo que hay que sumar que, lo que para unos es algo sin importancia, para otros puede ser algo catastrófico. La recomendación es no valorar desde nuestro punto de vista lo que para otros puede ser grave o menos grave porque puede llevar a infravalorar el dolor que les puede causar.

 

Mito 8: los medios de comunicación no deben hablar del suicidio para evitar el “efecto llamada”

Aunque omitir el suicidio era una recomendación que se daba hace años en las facultades de Periodismo basada en el efecto Werther (según el cual, tras la publicación de una noticia sobre suicidio aumentan los casos), lo cierto es que el efecto se puede evitar si se informa con rigor. Además, también existe el llamado efecto Papageno, una reducción de los suicidios por un tratamiento informativo adecuado acorde a lo recomendado por la evidencia científica. Para prevenir el suicidio hay que hablar de él.

Mito 9: las personas que se suicidan son egoístas o valientes

La conducta suicida no es valiente ni cobarde, está vinculada a un altísimo grado de sufrimiento de la persona.

 

Señales de alerta

Hay señales que pueden indicar que alguien está pensando en acabar con su vida. Algunas son verbales como los comentarios negativos sobre uno mismo o sobre su vida como “No valgo para nada”, “Estarías mejor sin mí” o “Estoy cansado de luchar”; comentarios negativos sobre su futuro como “Lo mío no tiene solución” o “Las cosas no van a mejorar nunca”; despedidas verbales o escritas como “Quiero que sepas que en todo este tiempo me has ayudado mucho” y comentarios sobre el acto suicida o la muerte como “No deseo seguir viviendo”, “Nadie me quiere y es preferible morir” o “Me gustaría desaparecer”.

Otros posibles avisos son no verbales, como los cambios repentinos en la conducta de la persona, tanto un aumento de la irritabilidad y del consumo de alcohol como un período de calma tras una gran agitación. Considerar esto como una mejoría puede ser un error ya que también puede ser una señal de riesgo inminente. También hay que fijarse si hay lesiones en alguna parte del cuerpo de una persona, si regala objetos personales muy queridos, cierra sus cuentas en redes sociales, decide cerrar asuntos pendientes o si prepara un testamento o seguro de vida.

 

Cómo tratarlo en los medios de comunicación

Como explica una guía dedicada a los medios de comunicación del Plan de prevención del suicidio y manejo de la conducta suicida de la Comunitat Valenciana, “los medios de comunicación son una herramienta de gran valor para mejorar el conocimiento de la población sobre el suicidio así como alternativas de apoyo y soporte con lo que son determinantes a la hora de difundir los aspectos preventivos del suicidio”.

Informar de forma inadecuada sobre el suicidio puede hacer que aparezcan suicidios por imitación; es lo que se conoce como efecto Werther (en relación con la novela de Goethe que, según parece, provocó una oleada de suicidios por imitación al protagonista)”, afirma Rafael Mora Marín, psiquiatra y jefe de servicio del Área de Salud Mental del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón y que ha participado en la elaboración del Plan de prevención del suicidio y manejo de la conducta suicida de la Comunitat Valenciana.

Por su parte, no informar sobre el suicidio “puede contribuir a hacer invisible un problema de gran magnitud, generando una complicidad de silencio que en sí misma no beneficia a la mejora del problema”, explica la guía de la Comunitat Valenciana. Este silencio informativo “supone desperdiciar y desaprovechar el potencial de una buena herramienta para sensibilizar sobre temas como la prevención del suicidio, e incluso puede incrementar el tabú que habitualmente rodea el suicidio en nuestra sociedad”, añade la guía dedicada a medios de comunicación.

En cambio, “cuando la información se da de forma aséptica, sin centrarse en detalles morbosos y ofreciendo soluciones, la información puede ser muy útil para que las personas que están pensando en el suicidio busquen ayuda. Es lo que se conoce como efecto Papageno (en relación con un personaje de la ópera La flauta mágica, de Mozart que tiene la idea de suicidarse y decide no hacerlo al mostrarle otras alternativas en la vida)”, aclara Mora Marín.

“Algunas investigaciones muestran que cuando la noticia se centra en la historia de personas que han superado una crisis suicida, describiendo las actitudes positivas que facilitaron esa superación, hay una asociación directa y positiva con la disminución de las tasas de suicidio”, explica la guía. El tratamiento informativo adecuado del suicidio también ayuda a eliminar el estigma asociado al suicidio.

Consejos y errores a evitar

La OMS recomienda usar fuentes fiables, evitar el sensacionalismo en el tratamiento informativo de suicidios (especialmente con personas conocidas), no informar detalladamente sobre el método utilizado, hacer referencias a posibles problemas mentales previos, no considerar el suicidio como inexplicable o de forma simplista ni tampoco como un método para lidiar con problemas personales, mencionar el impacto sobre las familias y no glorificar a las víctimas como mártires.

Además, los medios de comunicación también deberían publicar junto a las noticias del suicidio una lista de servicios de salud mental como líneas telefónicas de ayuda, publicitar las señales de aviso, informar sobre la asociación habitual entre la depresión y el suicidio, y cómo la depresión es tratable.

Resumen sobre lo que los medios tienen qué hacer y no hacer. Fuente: OMS.

También se aconseja situar las noticias de suicidios en lugares no destacados del medio, incluir el mensaje de que las causas del suicidio son múltiples y que no responde a una causa simple ni es un hecho inexplicable y evitar asociar el suicidio a situaciones que pueden tener connotaciones de crimen.

Además, los medios de comunicación deberán evitar una serie de expresiones y usar otras en sustitución:

Fuente: Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana.

 

Herramientas contra el suicidio

Si estás pasando por una mala situación personal, padecés alguna enfermedad mental o tenés pensamientos suicidas, puedes recibir ayuda de tu médico de cabecera o acudir a Urgencias. También podés acudir a una persona de tu confianza, comunicarle lo que te está sucediendo y buscar la compañía de alguien que te aprecie y con quien te sientas a gusto.

Y recuerda: el suicidio puede presentarse como una solución permanente ante un intenso dolor. Pero, aunque no lo parezca, la desesperanza, el dolor y el vacío son estados temporales, no permanentes. Aunque ahora sientas que tu abatimiento no va a terminar, es importante recordar que las crisis no son permanentes.

 

Fuente: Maldita.es