Lo condenaron por aumentarse el límite de la tarjeta

Se trata de un posadeño que hackeó cuentas de compañeros de trabajo en un banco.

09/09/2021 13:42

El Tribunal Oral Federal de Santa Cruz condenó a dos años de prisión de cumplimiento en suspenso a un hombre oriundo de Posadas (Misiones) por aumentarse el límite de la tarjeta de crédito tras hackear las cuentas de sus compañeros de trabajo en el Banco Nación sucursal Caleta Olivia, indicaron fuentes judiciales.

Fue mediante juicio abreviado, donde el acusado admitió la culpabilidad en el hecho.

De acuerdo a la elevación a juicio de la fiscalía interviniente, el imputado, de 37 años, incrementó en forma indebida, el límite de compra de su tarjeta de crédito Nativa MasterCard, perteneciente al citado banco, aprovechándose de su posición como personal (ayudante de firma) de dicha entidad crediticia, valiéndose para ello de los usuarios y/o claves de otros agentes del lugar. Esta situación fue denunciada en tres ocasiones y sucedió en 2016 en distintas fechas, donde el acusado utilizando usuario del responsable de Plataforma Comercial, se incrementó el límite a 50 mil pesos, luego mediante la utilización del mismo usuario elevó el límite a 75 mil, y la última vez empleando en este caso, otro usuario (de la Jefa de Área), aumentó el límite de la tarjeta a 90 mil pesos, según consta en la resolución.

El acusado habría dicho que tenía “problemas económicos que lo acuciaban”.

Además surgió de la investigación que las operaciones donde se aumentó el límite de la tarjeta las hizo sin el consentimiento de nadie y utilizando los usuarios de compañeros de trabajo cuando estos se ausentaban y dejaban las computadoras sin bloquear.

El usuario de la tarjeta de crédito y ahora condenado carecía de ingresos mensuales acordes a ese tope de gastos, como tampoco respaldo patrimonial para responder a las deudas.

En la actualidad, el Banco Nación sigue cobrando la acreencia mediante descuento de haberes. El perjuicio económico a la entidad bancaria asciende a 114.819,98 pesos.

Además de la pena de dos años en suspenso, el acusado tiene “inhabilitación especial perpetua para ocupar cargo público nacional o federal que importe administración de dinero”.