“Imagine”, el ícono pacifista de John Lennon, cumple medio siglo

El exbeatle estaba convencido de tener entre manos una obra que trascendería en el tiempo cuando la sacó a la luz el 9 de septiembre de 1971.

09/09/2021 07:05

En un clima mundial dominado por el horror de guerras como la de Vietnam, la violencia racial y el recrudecimiento de enfrentamientos entre grupos de protestas y fuerzas represoras, John Lennon lanzó hace 50 años “Imagine”, un utópico himno que abogaba por la paz y la comunión absoluta entre las personas, que se convirtió en la canción más representativa de su prolífico catálogo y lo convirtió en un ícono pacifista.

Con una sencilla, pegadiza y bella melodía, el exbeatle proponía en la lírica imaginar un mundo sin fronteras ni religiones, en la que además de la manifiesta invitación a una soñar una existencia regida por la paz y el entendimiento, lanzaba sutiles cuestionamientos contra los poderes fácticos, como la religión, al responsabilizarlos de la división entre los seres humanos.

Esta gran síntesis entre calidad artística y la fuerza de un mensaje atemporal y abarcador hizo que esta canción, que abre el disco homónimo lanzado el 9 de septiembre de 1971, haya trascendido generaciones y sea reconocida incluso por aquellas personas ajenas a la obra de Lennon; además de establecerse como un tema insignia en actuales campañas por la paz.

“Imagine” erigió también a Lennon como un referente mundial del activismo por la paz, una etiqueta que se impuso y diluyó otras facetas de su compleja personalidad, presente incluso en otras canciones de ese mismo álbum.

“En `Imagine´, John mezcla un poco todo, sus ideales, sus sueños, su lucha política y también su poesía y su arte. Tiene un lado tierno pero, si rascás un poco la olla, te das cuenta que no es solo un himno de paz y amor, esa cosa medio tonta de `cantemos todos juntos agarrados de las manos´, sino que tira un par de consignas y palitos, como cuando dice `imagina que no hay religiones´. Y además tiene esa cosa de involucrar al oyente cuando lo invita a unirse”, analizó a pedido de Télam el músico Fernando Blanco, líder de Nube 9.

El periodista especializado Sergio Marchi, coautor junto a Blanco de varios libros dedicados a analizar la obra de Los Beatles y la carrera solista de sus integrantes, definió a esa canción como “un himno de paz y amor universal, expresado de manera muy simple y muy clara” y recordó que Lennon en aquellos días estaba muy activo en su campaña por la paz, por lo que esta canción se convirtió en su jingle.

Pero más allá de que tanto Marchi como Blanco coincidieron en destacar que el exbeatle ya había exorcizado algunos padecimientos internos, comenzaban a cicatrizar las heridas de la ruptura de la legendaria banda y estaba a punto de iniciar su etapa más radical a nivel político, el periodista relativizó que esas circunstancias tuvieran real influencia en la composición de “Imagine”, porque “sabía cómo componer una canción que reflejara un estado de ánimo contrario al que tenía en ese momento”.

Desde el punto de vista musical, el tema presenta una gran sencillez tanto en su composición como en el tratamiento sonoro a la hora de ser registrado, con una instrumentación resuelta solo con un piano que se limita a acompañar la voz, la batería y el bajo haciendo una base simple, y unas sobrias cuerdas añadidas de fondo.

“John sabía que tenía un tema importante por la letra y la melodía, y quiso dejarla simple”, señaló Blanco, en tanto que Marchi apuntó que “después de Los Beatles, Lennon buscó una estética más simple, más despojada, alejada del barroquismo que podría tener un Paul Mc Cartney”.

Pero si la simple belleza de su melodía hizo que el tema calara hondo en el público, un espacio igual de importante merece la letra de la canción, inspirada originalmente en un poema de su esposa Yoko Ono, incluido en el libro “Grapefruit”.

Cierto carácter bucólico que a simple vista pareciera atravesar la letra queda sepultado si se tiene en cuenta la crítica solapada que contiene, según lo remarcado antes por Blanco, y por el carácter cada vez más político que estaba adquiriendo la obra de Lennon, con marcadas inquietudes que lo acercaban a grupos de izquierda.

Aunque se ha señalado que “Imagine” era una lectura personal de Lennon al Manifiesto Comunista, el historiador Horacio Tarcus, especialista en socialismo y marxismo, opinó que “se inscribe más en la tradición del socialismo utópico”.

“Marx y Engels, con su énfasis en el carácter científico de su sistema, le pusieron un freno a la imaginación utopizante. Para ellos, el comunismo no sería la realización de un ideal, sino la resolución de las contradicciones del capitalismo. ‘Imagine’ tiene, en cambio, ecos de Henri, de Saint-Simon y de Charles Fourier, que le dieron rienda suelta a su imaginación utopizante”, explicó ante la consulta de Télam.

En este punto, advirtió que estos pensadores -cuyo mote de “utopistas” fue puesto por los propios Marx y Engels- “no creían en la utopía como quimera, sino como anticipación visionaria” y recordó que “en la cultura británica, ese género fue muy potente desde Tomás Moro”, por lo que concluyó que “‘Imagine’ está más en la línea del socialista británico de William Morris que en la de Marx”.

Acaso la mayor demostración del ineludible carácter de himno pacifista en que se convirtió la canción sea el hecho de que en 2017 Amnistía Internacional publicó un libro con la letra ilustrada y prólogo de Yoko Ono, dirigida a niños y docentes “para continuar con el legado de la construcción de un mundo pacífico”, tal como recordó a Télam Mariela Belski, la directora ejecutiva de esta organización en nuestro país.

“Creemos en el arte como una poderosa forma de activismo que tiene el poder de comunicar ideas complejas apelando a un costado emocional, con un tono inspirador, para que más personas se tomen las injusticias de forma personal. Tiene la capacidad de generar comprensión y promover empatía y vínculos solidarios. Todas sus formas tienen el potencial de dar a las personas una voz”, dijo la directiva en relación al papel que puede jugar una obra, como en este caso, en una campaña de difusión.

Ese parece haber sido el recorrido realizado por esta composición que marcó para siempre la imagen de Lennon, a pesar de su prolífico y diverso catálogo.

“La gente tiende a simplificar lo que es ser un pacifista. John era una persona bastante compleja, con una variada agenda de intereses. John era mucho más activo e ingenioso y, este mismo disco, alterna momentos donde busca transmitir paz, o donde tiene estados de ánimos más acalorados”, apuntó Marchi.

“Siempre está la injusticia de parcializar a un artista, pero la verdad que esta es una gran canción y por eso llega a la gente. Ejerce una síntesis que no muchas canciones tienen entre simpleza musical, una melodía que penetra la barrera de lo emocional, una letra más profunda de lo que parece y un título con toda una significancia”, concluyó Blanco.

 

La historia detrás de la autoría compartida con Yoko Ono

En 2017, la británica Asociación Nacional de Editores de Música aceptó incluir a Yoko Ono como coautora del clásico “Imagine”, a 46 años de su creación, a partir de un video de una entrevista de 1980 en la que John Lennon remarcaba la “influencia e inspiración” aportada por su esposa a la hora de encarar esta composición.

El origen de esto remite a que el exbeatle tomó un poema de la artista japonesa incluido en su libro de instrucciones “Grapefruit” que decía frases como “imagina las nubes goteando. Cava un agujero en tu jardín para ponerlas”, entre otras, a modo de letanía.

En los años siguientes a la publicación de la famosa canción, Lennon fue adoptando un compromiso mayor con la lucha feminista a partir de canciones como “Woman Is the Nigger of the World” y con su decisión de abandonar su carrera varios años para dedicarse a la crianza de Sean, el único hijo en común con Yoko Ono.

Fue por ese motivo que en 1980 reconoció que “Imagine” debería haber sido firmada también por su esposa pero que su carácter aún machista no le había permitido aceptar esa realidad en su momento.

Más allá de la inspiración tomada del poema, la participación de Yoko Ono en el resto de la composición fue nula, según analizó a pedido de Télam el músico Fernando Blanco.

Incluso, recordó que “Yoko puso en duda la habilidad de John para grabar el piano, por lo que sugirió que Nicky Hopkins lo doblara, aunque en la mezcla final eso no quedó”, por lo que no hay entonces rastros de decisión alguna de la mujer en el corte definitivo.

“Fue rara la gestión de Yoko por los cambios en la autoría porque él ya no estaba para decidir”, lanzó Blanco, antes de revelar que la viuda de John se negó a autorizar cambios en la autoría de otras canciones bajo la excusa de que con el exbeatle muerto no podía tomar una decisión de ese tipo.

Eso ocurrió cuando Linda McCartney, esposa de Paul, le pidió que aceptara revertir el orden de los apellidos de sus maridos en los créditos de “Yesterday”, por tratarse de una canción cuya autoría es exclusividad del bajista. Cabe recordar que la sociedad compositiva entre ambos beatles estaba registrada como Lennon-McCartney y abarcaba cualquier obra de algunos de ellos, aunque el otro no hubiera realizado aporte alguno.

“En esa ocasión ella dijo que no podía cambiar algo en lo que John no podía opinar, es decir que no fue coherente con esa idea respecto a ‘Imagine'”, remató.

 

Un antes y un después en la vida de Lennon

La canción “Imagine” abre el disco del mismo nombre -segunda placa solista de John Lennon tras la traumática separación de Los Beatles en 1970 y algunos álbumes experimentales realizados junto a su esposa Yoko Ono- que, más allá del impacto de su principal corte de difusión, se convirtió en la obra maestra del músico a partir de la confluencia de los diversos intereses manifestados allí, tanto en la música como en sus líricas, y de la presencia de gran parte de los rasgos que conformaban su compleja personalidad.

Esta producción además fue el gran puente que dividió la existencia de Lennon entre su vida en Gran Bretaña, marcada entre otras cosas por su difícil infancia y su pasado beatle; y su futuro inmediato en Nueva York, en donde iba a constituir su lugar de residencia junto a Yoko y su etapa más radicalizada a nivel político.

Tras un período en que el artista y su esposa se sometieron a la terapia del “grito primal”, difundida por el psicólogo Arthur Janov, para superar traumas de la infancia y situaciones derivadas de su paso por Los Beatles, que decantó en “Plastic Ono Band”, un primer disco solista de profundo corte personal, Lennon encaró esta segunda obra con otro temple.

Desde el estudio montado en su residencia en Tittenhurst Park, en las afueras de Londres, el exbeatle convocó al bajista Klaus Voormann, el pianista NIcky Hopkins, los bateristas Alan White y Jim Keltner, y su ex compañero George Harrison, entre otros, y al productor Phil Spector, para esta misión.

“Venía de un disco en donde había hecho una terapia descarnada en la que sacó todos sus demonios y, por otro lado, estaba en un momento sociopolítico en el que se estaba identificando con sectores de la izquierda, lo que concretaría al año siguiente yendo a Estados Unidos”, puntualizó Fernando Blanco.

Así encaró lo que el líder de Nube 9 define como “un disco beatle, por tener esa fórmula que se caracteriza por lo variado de su propuesta”.

“`Plastic Ono Band´ es un disco más difícil para el mainstream. Es un viaje personal maravilloso si te metes, pero `Imagine´ tiene una faceta más comercial, más digerible. Aún así conserva el toque agudo `lennoniano´, esa visión cínica y lúcida que nos gusta”, sentenció Blanco.

Efectivamente, el himno pacifista “Imagine” convive en la placa con la furia política de “Gimme Some Truth” o “I Don´t Wanna Be a Soldier”, la dura crítica existencial de “Crippled Inside” e “It´s So Hard”, la introspección de “How?”, las románticas y confesionales “Oh, My Love” y “Jealous Guy”, la festiva “Oh, Yoko”, y la rabiosa diatriba contra Paul McCartney de “How Do You Sleep?”. Esta última, prueba cabal de que John podía ser no tan pacífico cuando se trataba de cuestiones personales.

Lo mismo ocurre con la música, que transita entre las baladas, los aires de vodevil, el rock bluseado y algunos ritmos con bajo tempo pero no por eso carentes de intensidad y fuerza sonora.

En esa amalgama apareció la canción “Imagine”, tan en contraste con algunas piezas del mismo disco como con el futuro radicalizado que esperaba a John en Nueva York.

De lo que pareciera no haber dudas es de la certeza que tenía el exbeatle de tener entre manos una obra que trascendería en el tiempo, si se tiene en cuenta que se ocupó de que todo fuera documentado por cámaras para una futura película.

Es por eso que el proceso creativo de este disco puede verse en detalle en documentales como “Above Us Only Sky”, disponible en Netflix; del mismo modo que se explica la existencia del famoso proto-videoclip de la canción insignia, en la que el músico realiza su interpretación desde un piano blanco, en una sala toda del mismo color, mientras Yoko Ono abre unos ventanales que permiten la entrada de luz natural.

Fuente: agencia Telam