Docentes tomaron el colegio Bachillerato Común 3 de Andresito

Reclaman mejoras edilicias y quieren una fecha concreta de cuándo comenzarían las refacciones en el establecimiento.

24/06/2021 09:45

Docentes del colegio Bachillerato Común 3 de Andresito se manifiestan desde ayer en el portón de acceso al establecimiento en reclamo de mejoras edilicias que todavía no se han subsanado. Según dijeron, levantarían la medida en cuanto tengan fecha precisa de cuándo se harían las refacciones. Entre los principales reclamos, los docentes de la casa destacan la falta de agua de red, sanitarios en mal estado e instalaciones eléctricas muy viejas. 

Cerca de diez trabajadores de la educación se manifiestan de manera pacífica sin dejar ingresar a la vice directora Mabel Salum, quien actualmente se encuentra a cargo de la institución ya que la directora está de licencia. En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, Salum contó que “apoyo a mis docentes porque todos estamos adentro del edificio y tenemos los mismos problemas e inquietudes. Hace años venimos reclamando al Ministerio de Educación y Arquitectura de la Provincia pero todavía no han venido a arreglar, pese a que se comprometieron a hacerlo”.

Según contó la vice directora, “ayer por la tarde (miércoles 23), vino la supervisora junto a un referente del ministerio que hizo un nuevo relevamiento que ratificó los problemas edilicios de los controles anteriores. Quedó en contestarnos entre hoy, así que en ese caso la toma se levantaría”.

Cabe destacar que, desde que iniciaron las clases, el colegio Bachillerato Común 3 de Andresito enseña a sus alumnos de manera totalmente virtual. “La escuela está abierta pero los únicos que vienen son el personal administrativo”, destacó.

Reclamos

El principal problema, “es el agua porque el caño principal de la escuela está roto desde el 2019. Tuvimos suerte de que la cooperativa de agua de acá nos ayuda a conectar una manguera al tanque que ellos tienen cerca de la escuela, pero no es suficiente. Además, hay un peligro inminente de derrumbe del tanque que está colapsado”, señaló.

Por otra parte, “los sanitarios están en muy mal estado por ser viejos y no por desidia del personal de la escuela. Todas las cañerías de los sanitarios están tapadas y no sabemos en qué estado estarán los pozos negros”. La instalación eléctrica también fue señalada por Salum ya que “tiene un cableado muy viejo y un tablero muy sobrecargado, que provoca constantes cortes de energía”.

 

Años de reclamo

En entrevista con FM 89.3 Santa María de las Misiones, una de las preceptoras del Bachillerato 3 que participó de la toma, Liliana Mabel Ortega, contó que “hace 30 años trabajo en la escuela y puedo asegurar que esto no viene de hoy, ni de ayer. Desde el 2015 venimos reclamando por las mejoras en la infraestructura en el colegio”, dijo.

Durante el relevamiento del miércoles, “nos prometieron que para hoy van a intentar sacar el presupuesto y van a decirnos la fecha exacta en que van a comenzar las refacciones”, dijo la preceptora. Por lo tanto, “las medidas van a continuar hasta que cumplan con este compromiso y sepamos con certeza cuándo arreglan nuestra escuela”.

 

Clases 100% virtuales

Cabe destacar que, desde que iniciaron las clases, el colegio Bachillerato Común 3 de Andresito enseña de manera totalmente virtual. “La escuela está abierta pero los únicos que vienen son los administrativos que cumplen el horario aún con la falta de agua”, destacó Salum.

Al respecto, Ortega contó que “el año pasado no pudimos dar clases presenciales a los chicos de los últimos años por las condiciones del edificio y este año, somos la única escuela de Andresito que sigue en completa virtualidad”. En este sentido, la preceptora señaló que “la presencialidad es una necesidad. Los docentes quieren volver a la escuela porque esta forma de trabajar no es la adecuada para nuestra localidad, porque en Andresito no contamos con buena conectividad y no todos los chicos pueden comprarse o acceder a un celular”.

“Estamos perdiendo la matrícula porque muchos chicos se fueron a otras escuelas que están teniendo clases presenciales. Nos dicen que cuando se arreglen las instalaciones van a volver, pero también es entendible que los papás quieran que su hijo pueda asistir a la escuela”, concluyó.