Terrazas verdes

Años anteriores no podíamos pensar en estos desafíos que nos presenta la arquitectura. Transformar nuestra terraza en jardines urbanos es una tendencia que abarca el desarrollo de métodos, para ahorrar energía y utilizar recursos naturales como el agua de lluvia. Hoy tenemos al alcance una solución sustentable, eficiente, sencilla y con costos accesibles.

22/05/2021 08:28

La tendencia de utilizar las terrazas como un jardín está en auge y ofrece múltiples ventajas desde el punto de vista paisajístico y de sustentabilidad en la construcción.

Es un hecho que en el mundo son cada vez más los edificios con techos verdes. En esta ocasión te daremos algunos beneficios de ejecutar un techo verde en tu terraza o cubierta de chapa.

Esta oportunidad de tener un techo verde reduce la temperatura con respecto a un techo convencional hasta un máximo de 21ºC, garantizando un aislamiento óptimo tanto en la temporada invernal como en el verano, y una reducción considerable en el uso de los aparatos de climatización. Esto puede generar un ahorro del 23% en el consumo de calefacción y un 75% de refrigeración.

Los techos verdes pueden prevenir el constante mantenimiento de techos quebradizos y agrietados a causa de las fuertes temperaturas y los rayos del sol.

Muchas veces puede resultar ruidoso vivir en las grandes ciudades tiene sus beneficios. Los espacios con techo verde pueden actuar como barrera de sonido reduciendo hasta 8 decibeles en comparación los techos comunes.

Nuestro clima se caracteriza por la caída de grandes cantidades de agua en poco tiempo, los techos verdes pueden absorber hasta el 80% del agua, previniendo el desborde de canaletas.

Brindan la posibilidad de tener nuestra propia huerta en nuestro techo o terraza. Dan pie a la llamada agricultura urbana, ya que permiten generar sistemas de sembrado y cosecha de diferentes tipos de vegetales, frutas y legumbres en casa.

Las plantas en los techos son un beneficio para contrarrestar el efecto isla urbana y reducir la contaminación del aire ocasionado por los edificios de las grandes ciudades que a menudo atrapan el calor del sol.

Donde pensemos en espacios de gran envergadura, se puede utilizar para zonas recreativas, gracias a su gran tamaño. Por ejemplo, en una terraza de 70 m2 fácilmente se pueden diseñar bancos para descansar y disfrutar de la naturaleza.

Por su parte, en el mundo ya existen grandes complejos diseñados con techos verdes de unos 8.000 m2, donde se implementan largos senderos y áreas deportivas.