Egipto paseó a sus momias y ahora se las podrá ver en el Museo Nacional

El traslado de los cuerpos de 18 reyes y cuatro reinas, en un espectacular desfile, a su nuevo emplazamiento, sirvió al Gobierno para tratar de impulsar la industria del turismo, muy debilitada por la pandemia.

07/04/2021 07:40

El carro que llevaba la momia de la reina Ahmose Nefertari, durante su traslado por las calles de El Cairo hasta el Museo Nacional

A bordo de extravagantes vehículos y al compás de la música en directo interpretada por una gran orquesta, 22 momias de reyes y reinas del antiguo Egipto han desfilado por El Cairo la tarde de este sábado, tras caer el sol, en una inédita y solemne procesión faraónica. Este acto coincidió con la inauguración de las dos salas principales del Museo Nacional de la Civilización Egipcia: la central y la reservada íntegramente a los reyes y reinas recién aterrizados.

Vale recordar que el desfile real arrancó en las puertas del histórico museo egipcio de antigüedades, en pleno corazón cairota, presidido por una banda de tamboreros uniformados, y ha rodeado la icónica plaza Tahrir iluminada, que desde hace meses luce un obelisco y cuatro esfinges de Luxor, antes de enfilar hacia el Nilo. Siguiendo el curso del río, el convoy ha puesto rumbo hacia la que será la nueva residencia de las momias, el Museo Nacional de la Civilización Egipcia, situado en Fustat, la primera capital de Egipto bajo dominio musulmán, y hoy en el sur de El Cairo.

Para la gran marcha, bautizada el “Desfile Dorado” los cuerpos de la realeza egipcia se colocaron con delicadeza en módulos especiales esterilizados y con nitrógeno para recrear las condiciones de las cajas en las que se exhiben habitualmente, y se cargaron en exóticos vehículos dorados y negros, y dotados con amortiguadores de seguridad.

El desfile fue por orden cronológico, los carros llevaban grabado en el lateral el nombre del monarca en árabe y en jeroglíficos egipcios. Su paso, pausado, estaba acompasado con el ritmo de una orquesta de 120 músicos y una coral de 100 cantantes.

“El guion del desfile, la historia, [es] el viaje [de las momias] desde su tumba, en la que han permanecido durante cientos de años, hacia la vida eterna. Todo el desfile es como un viaje: empezamos en el interior de la tumba, que podemos imaginar que es el museo, para luego salir hacia su nueva vida”, explicó a EL PAÍS antes del desfile Nader Abbassi, director de la orquesta y uno de los maestros más prestigiosos de Egipto.

Las momias protagonistas de la procesión se correspondían a 18 reyes y cuatro reinas pertenecientes a dinastías de la XVII a la XX del antiguo Egipto, un período que comprende desde el siglo XVI hasta el XI antes de la era actual, e incluía 17 sarcófagos reales.

La procesión y el desfile concluyó en el interior del Museo Nacional de la Civilización Egipcia, donde las momias fueron recibidas con 21 cañonazos y por el presidente del país, Abdefatá Al Sisi. De igual manera, las momias no serán expuestas al público hasta el 18 de abril.

La mayoría de ellas fueron halladas a finales del siglo XIX en dos excepcionales escondrijos ocultos en el Valle de los Reyes y en el complejo de Deir El Bahari, donde se alza el monumental templo de Hatshepsut, ambos situados en la necrópolis de Tebas, al sur de Egipto. Desde entonces, y durante más de un siglo, las momias han yacido en el Museo Egipcio de Tahrir.

La más famosa de las 22 se correspondía a Ramses II, considerado el faraón más conocido del Imperio Nuevo —gobernó 67 años— y recordado por sus credenciales de guerrero y su documentado legado, que incluye templos emblemáticos como el de Abu Simbel.

Junto a él desfilaron la reina Hatshepsut, que dirigió el país como regente durante años y se declaró faraona pese a que una mujer no podía ostentar el título. También ha marchado Thutmose III, el hijastro de Hatshepsut que pasó a la historia por las campañas militares que lideró y que consolidaron a Egipto como superpotencia. Otras momias pertenecían a los reyes Seqenenre Taa, Thutmose II y Seti I, y a las reinas Merit Amun, Ahmose Nefertari y Tiye.

 

El Museo Nacional de la Civilización Egipcia, que ocupa un gran edificio al sur de El Cairo, fue inaugurado parcialmente en 2017 y abrió sus puertas este domingo tras el gran desfile de momias reales por la ciudad.

Ahora están en un nuevo museo
La procesión concluyó en el interior del Museo Nacional de la Civilización Egipcia, donde las momias han sido recibidas con 21 cañonazos y por el presidente del país, Abdefatá Al Sisi. “Esta majestuosa escena es una nueva prueba de la grandeza de este pueblo, guardián de esta civilización única que se extiende en las profundidades de la historia”, ha escrito Al Sisi en un mensaje difundido en sus redes sociales.

El evento contó también con la participación de destacadas personalidades del mundo de la cultura de Egipto, como las actrices Mona Zaki y Hend Sabry y el cantante Mohamed Mounir.

El museo en el que descansan las momias a partir de ahora, y al cual se puede asistir y visitar, está en el sur de El Cairo.

La sala de las momias será su joya de la corona, y está diseñada para crear en el visitante la sensación de encontrarse paseando por el Valle de los Reyes. En la imagen, una pareja observa un expositor con joyas faraónicas.

El Museo alojó exposiciones limitadas desde 2017, pero abrió por completo sus puertas con la llegada de las momias, que coincidió con la inauguración de sus dos salas principales: la central y la reservada íntegramente a los reyes y reinas recién aterrizados.

El museo, de 135.000 metros cuadrados, será el único en Egipto que ofrecerá una visión general de todos los períodos históricos del país: desde la fase predinástica y del antiguo Egipto hasta la contemporánea, recorriendo entre medias la grecorromana, copta e islámica. La sala de las momias será su joya de la corona, y está diseñada para crear en el visitante la sensación de encontrarse paseando por el Valle de los Reyes (será abierta al público en dos semanas).

“Lo nuevo y único es cómo se expondrán. Se lleva al visitante como si estuviera viviendo una experiencia, entrando en las tumbas y viendo los monumentos y las momias. Junto a ellas se expondrán parte de las pertenencias que usaron en vida, y se mostrarán películas con información sobre ellas, lo que vivieron y su importancia. Será una experiencia en sí misma”, anticipó el director ejecutivo del museo, Ahmed Ghoneim, a EL PAÍS.

El museo en el que descansan las momias ahora, en el sur de El Cairo, ha alojado exposiciones temporales desde 2017. En la imagen, una visitante pasa delante del logotipo del la sala de los faraones.

El Ministerio de Antigüedades de Egipto ha inaugurado en los últimos meses varios museos, sobre todo dirigidos al público local, y el Museo Nacional de la Civilización Egipcia es uno de los principales que las autoridades tienen planeado abrir a lo largo del 2021.

Este último forma parte de su apuesta por desarrollar la zona de El Cairo histórico y atraer, sobre todo con el desfile de las momias, la atención del mundo en un momento en el que el sector turístico, clave para el país, ha colapsado a raíz de la pandemia.

La inauguración que más expectativa genera es la del Gran Museo Egipcio, construido muy cerca de las pirámides de Giza y llamado a convertirse, una vez abra sus puertas, en el mayor museo arqueológico del planeta.

Fuente: elpais.com/america