24 horas con Paula Vogel

“Cuando comencé a cambiar, mis hijos y mi esposo también cambiaron. Todo empieza a cambiar cuando trabajamos en nosotros”.

08/04/2021 14:11

Nuestros lectores la conocen, Paula Vogel es profesora de Educación física, pero se especializó en Educación Biocéntrica, algo que a través del cuerpo, con movimientos te lleva a tocar tu alma.

Si por ella fuera no tendría horarios, se dejaría fluir, pero “tengo hijos, una familia y también me gusta organizarme para que me rinda el tiempo”.

Hoy es feliz pero no siempre fue así, tuvo que conocerse, sanar heridas, cuestiones irresueltas heredadas, enojos, ira. Estas 24 horas con ella, conociendo diferentes momentos de vida pueden servirnos de guía para tomar las riendas nosotros de nuestra vida. Sin copiar, generando nuestra propias ideas a través de lo que sentimos.

Hábitos sanos

“Me levanto temprano, aunque me gusta dormir también me gusta ordenarme para que el día me rinda. Ahora que comenzaron las clases tengo hijos adolescentes y los llevo a la escuela, me gusta estar presente en esos pequeños detalles. Vuelvo a casa, generalmente desayuno frutas, un licuado y tomo agua. Uso ese momento de silencio en casa para comenzar mi día con una oración, soy una mujer de fe, creo firmemente que el Espíritu de Dios está dentro nuestro y que a través de nosotros se manifiesta en el mundo”.

No siempre pensé así -aclara Paula-, antes “buscaba otras cosas y esa búsqueda me llevó a conocer explicaciones, distintas técnicas que me ayudaron a encontrarme y conocerme, pero lo que me da paz es la oración de contemplación, deposito mi vida al señor”.

En ese momento también aprovecha para “pedir por la gente que necesita, por mi familia, por mí para que me de fuerzas”. Luego de ese momento a solas con su Yo “busco hacer una actividad física, me gusta salir a caminar con las manos libres. Voy a la costanera, me gusta recorrer lugares donde hay árboles para admirarlos. También hago rollers o bicicleta”, siempre buscando hacer algo al aire libre.

 

 

Realidades y aprendizaje

“Después de organizarme, ayudo a mi marido, atiendo el teléfono y agendo turnos siempre respetando mis horas en los talleres como los de autoestima de los martes y jueves cuando voy al penal a trabajar con las internas”.

Sigue también con Alma Guazú, el espacio para adultos mayores online que es “una experiencia muy linda, también fui a un asilo a dar un taller vivencial”.

Como dijo, no le gusta ponerse horarios y así nunca un día es igual a otro. Claro que me gusta el orden, tener organizada la comida, hacer las compras, si fuera por mi fluiría pero sé que la disciplina salva todo porque hasta podemos tener en cuenta el ocio, algo tan importante para este tiempo estresante. Hago listas en mi cuaderno, tips de lo que tengo que hacer porque si no lo hago estoy todo el día boyando. Al haber una falta de estructura interna busco ordenarme afuera porque tengo hijos y creo en el orden. Busco eso”.

La profesora se considera una persona sencilla, “la muerte de mi mamá me marcó hace tiempo y de mi papá también. Eso me marcó, hizo que comprenda que estamos de paso, entonces trato de vivir con pocas cosas. Buscar las cosas sencillas porque ya bastante enrosque tiene mi mente y le que tengo que prestar atención porque me trae problemas. Intento conocerla y guiarla porque si no me deja loca. Me gusta disfrutar momentos con mis hijos, mi esposo, mi perro. Me gusta ensuciarme cuando estoy en el verde; todo eso lo aprendí, lo practicamos en casa y es lo que enseño.

Paula prefiere la gimnasia de relajación, “me ocupo de mi cuerpo con una mirada interior, todos los días es una nueva experiencia. Hace muchos año me di cuenta que era muy amorosa afuera y venía a casa y no tenía paciencia, acá en mi casa era otra persona” y empezó el cambio.