Sentada para que Ribeiro le pague la deuda a la Biblioteca Popular Posadas

Mediante una convocatoria por redes sociales, llaman a una sentada pacífica en la puerta de la Biblioteca Popular Posadas para que la empresa Mini Cuotas Ribeiro pague la deuda a la centenaria institución.

30/03/2021 18:59

En apoyo a la centenaria Biblioteca Popular Posadas, se convoca a una sentada pacífica en la puerta de la institución (calle Córdoba casi Ayacucho de Posadas) para solicitar que Mini Cuotas Ribeiro pague la deuda que mantiene con la misma. Será este miércoles 31 de marzo a partir de las 9 horas.

La deuda es por el alquiler del local comercial aledaño, que es la fuente de mayor ingreso de la institución y le permite solventar los gastos, fundamentalmente los sueldos de los cinco bibliotecarios que trabajan en blanco con los aportes y cargas sociales correspondientes.

Según publicó la misma BPP en su página y redes sociales, “ll contrato de locación con Minicuotas Ribeiro se firmó en diciembre del 2016. En el 2018 Minicuotas Ribeiro comenzó a pagar con atraso los alquileres y luego directamente durante 4 meses no abonó absolutamente nada, conducta que no abandonó y reiteró permanentemente“.

“Actualmente, y una vez más aprovechándose de la buena fe de los miembros de la Comisión Directiva, Minicuotas Ribeiro le debe 7 meses de alquiler lo que hace $1.470.000 y los punitorios por mora que asciende a casi $2.800.000 aproximadamente“, revelaron.

Indicaron que “el año pasado se agravó la situación, y no sólo por la pandemia, ya que esta conducta de Ribeiro es anterior, y en el mes de julio el personal cobró el medio aguinaldo en 5 cuotas que se terminaron de pagar en diciembre. Actualmente se les adeuda la tercer y última cuota del medio aguinaldo de diciembre. Y sabemos con certeza que a fin de mes no van a cobrar la totalidad de sus salarios”.

Finalmente contaron que “en la última oportunidad que le atendieron el teléfono a la tesorera, en diciembre del 2020, dieron su palabra de pagar aunque sea un alquiler por mes. Lo llamativo es que le pusieron como condición de dicho trato que los empleados no tenían que hacer escraches ni salir en los medios”. Sin embargo, la deuda se sigue agrandando.