El inicio de clases trajo algo de alivio a transportistas escolares

Estuvieron un año completo sin trabajar. Con protocolo, unos con más pasajeros que otros, ayer volvieron a las calles con la esperanza de que poco a poco se normalice la actividad.

10/03/2021 06:15

DESPACITO. Los transportes escolares funcionan con estricto protocolo sanitario y un cupo limitado de pasajeros.

En el inicio del ciclo lectivo 2021 en Misiones, en la modalidad mixta (presencial y virtual), los transportistas escolares de la provincia también fueron protagonistas porque pudieron retomar su trabajo después de prácticamente más de un año, a raíz de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19. La ocupación fue dispar y así se pudieron observar unidades con el máximo del cupo permitido, por protocolo, otros con menos pasajeros e incluso algunos que resolvieron no salir por la baja demanda actual.

Los colegios del microcentro posadeño fueron los que registraron más movimiento de transportes escolares en la víspera desde primera hora de la mañana y hasta alrededor de las 11.

“Iniciamos el año con buenas expectativas, sabemos que será difícil que ahora consigamos completar el cupo permitido porque los padres están expectantes de cómo transcurre todo, están atentos para ver si aplicamos un protocolo especial, si los chicos que transportamos no tienen problemas en respetar las pautas vigentes, si no hay contagiados, porque esa es la realidad, es todo nuevo para todos”, dijo Roberto Gómez, a cargo de una de las combis que ayer volvieron a circular.

Otra de las transportistas, Rosalba Ocampo, también aportó su experiencia sobre este inicio del ciclo y comentó que en su caso, la unidad que tiene a su cargo posee una capacidad para transportar a quince alumnos “pero hoy por ejemplo fueron diez los que vinieron porque en la escuela dividieron los grados en dos grupos y van alternando por semana”.

Agregó que “antes de subir los chicos al transporte les tomamos la temperatura, les ponemos alcohol en gel y la alfombra sanitizante, que nos exigen como protocolo. Les hicimos firmar una declaración jurada a los padres de que envían a sus chicos sin fiebre ni ningún síntoma de COVID. Ya una vez dentro del vehículo los chicos no pueden tener contacto entre sí, deben llevar el barbijo puesto, las ventanillas abiertas y no intercambiarse asientos ni compartir bebidas, galletitas ni nada”.

 

Horario complicado

También Juan López remarcó que “consideramos que estas semanas de marzo serán claves para que otros padres se animen a mandar a sus hijos en el transporte escolar. Tenemos clientes de muchos años y que trabajan en comercios o en la administración pública y sus hijos son pequeños, no pueden llevarlos todos los días en los horarios que hoy se están dictando, de 7.30 a 10.30. Entonces consideramos que ya en abril puede repuntar la actividad”.

Reconoció que “hay a quienes nos está yendo mejor que a otros pero no porque uno sea mejor que el otro. Acá somos todos gente trabajadora, muchos de años, que sufrimos muchísimo con lo que ocurrió el año pasado. Que se permita la presencialidad en las aulas nos da un aliento importante para seguir en esta profesión que acuñamos con mucho esfuerzo”.

 

Un paso adelante
“Esto es un inicio que esperamos salga todo bien y ya en abril podamos estar trabajando con cupo completo en cada combi. La clave es cumplir a rajatabla los protocolos sanitarios”.

 

5000

el precio que se fijó de común acuerdo entre los integrantes de ATEM como abono mensual por chico para el inicio de clases.