Crimen de Sequeira: el patrón bajo la lupa de la Justicia

Con datos aportados por la familia de la víctima, salieron a flote las permanentes discordias entre ambos. Semana clave en la causa.

16/02/2021 06:01

LA VÍCTIMA. Marcelo Antúnez Sequeira (33) vivía junto a su familia en el barrio Trinidad de San Vicente.

 

La Justicia investiga la conflictiva relación que tenían Marcelo Antúnez Sequeira (33), cuyo cadáver fue hallado en un pozo de agua el pasado sábado, y su patrón, quien ahora es el único detenido por el crimen.

El sospechoso, según la familia de la víctima, lo acusó de robarle dos garrafas y una máquina de cortar pasto, en tanto que Antúnez Sequeira había amenazado con hacerle una demanda laboral luego de cinco años de trabajar para él, indicaron las fuentes.

Estas desavenencias entre el peón rural y el único sospechoso de darle muerte aparecen como posibles líneas investigativas para tratar de esclarecer el móvil del homicidio, explicaron las fuentes.

Tal como publicó ayer PRIMERA EDICIÓN en exclusiva, la autopsia determinó que la causa del deceso fue por “muerte violenta”, con evidentes signos de haber sido golpeado.

El cuerpo de Antúnez Sequeira fue hallado tras 40 días de búsqueda, el pasado sábado y dentro de un pozo de agua de unos 30 metros de profundidad.

De acuerdo a testimonios de la familia de la víctima, su patrón lo convocó para trabajar el 4 de enero pasado, día en que desapareció. Es decir que habría sido la última persona con la que estuvo en contacto.

El lugar donde Antúnez Sequeira debía trabajar es una chacra de Picada El Progreso, ubicada a unos 30 kilómetros de la zona urbana de San Vicente. La propiedad pertenece a un pariente del ahora detenido.

 

“Busquen en los pozos”

Prácticamente desde el inicio de la investigación el padre de la víctima le pidió a la policía que buscara en dos pozos existentes en la chacra donde su hijo tenía que haber ido a trabajar. Fue premonitorio.

Fue así que el pasado sábado a las 9.30 entre plantaciones de pino, maíz y eucaliptos, se halló una excavación, de la cual se percibió un olor nauseabundo (en un radio de unos 100 metros). Personal policial y de bomberos procedieron a la extracción de gajos y troncos del interior. Tras excavar varios metros llegaron hasta un sector en donde se toparon con el cadáver.

Mientras tanto los efectivos allanaron el domicilio del acusado, ubicado en Picada Zulma, en inmediaciones al kilómetro 978 de la ruta nacional 14. Tras detenerlo hallaron pertenencias de Antúnez Sequeira.

Incluso se supo que el ahora arrestado habría negado ante los uniformados que le ofreció trabajo a la víctima, pero surgieron testigos que lo vieron cuando a fin de año se presentó al domicilio para hacerle la propuesta laboral. Aún resta conocerse el ADN para confirmar la identidad de Antúnez Sequeira en forma legal y pruebas similares en ropas y objetos hallados en la vivienda del sospechoso y que se cree le pertenecían a la víctima.

El detenido podría ser indagado esta semana por el juez de Instrucción 3 de San Vicente, Gerardo Casco.