Ollas solidarias para los abuelos

Desde marzo, Cristina Kunz prepara, de manera solidaria, platos para donarlos a personas de los barrios Vecinos Unidos, A3-2, Las Vertientes y Santa Cecilia.

30/12/2020 16:19

LAS MUJERES. Las hermanas cocinan en la calle, con leña para 80 familias.

“Muchos abuelitos pasarán la noche del 31 solos y sin un plato de comida. Por eso organizamos una colecta solidaria para hacerles llegar una cena y que puedan tener algo en la mesa de Año Nuevo”, contó Cristina Kunz quien desde marzo prepara, de manera solidaria, platos para donarlos a las personas de los barrios Vecinos Unidos, A3-2, Las Vertientes y de Santa Cecilia.

La misión “Año Nuevo” comenzó hace unos días, Cristina y su hermana Daiana iniciaron una campaña solidaria para recaudar alimentos y preparar la cena de fin de año de los abuelos que viven solos.

Según Cristina, desde que comenzó la cuarentena cocina para quienes más lo necesitan. “Sabíamos que muchos abuelos viven solos, sus familiares se encuentran lejos y la situación de muchos de ellos es preocupante, entonces comenzamos la olla solidaria”.

De lunes a viernes, las mujeres recorren el barrio pidiendo la colaboración de todos: arroz, fideo, legumbres. Lo que pueden recaudar va directo a la olla.

Los sábados, domingos y feridos sacan la cocina a la vereda y emprenden la acción solidaria. “Al comienzo eran sólo abuelitos del barrio Vecinos Unidos y A3-2 pero después se sumaron de Las Vertientes y de Santa Cecilia. No cocinamos para un barrio solamente, son varios. Y además, se sumaron familias. Actualmente, son 80 las familias que se acercan cada fin de semana, porque es cuando no hay comedor”.

En este momento, las mujeres necesitan: pollo entero o muslo, papa, zanahoria, gaseosas o jugo y condimentos. “Todo es bienvenido ya que trabajamos con la colaboración de la gente y solamente los fines de semana o cuando se juntan los ingredientes”, detalló Cristina.

Quienes deseen colaborar comunicarse al Whatsapp de Daiana 376-4-701413.

 

Todo a pulmón

En la chacra 181 Paola Barreto trabaja en el comedor “Todos a La Mesa” y del merendero “Caritas Sonrientes” , ubicados sobre la avenida San Martín casi avenida Almafuerte. “Hace más de tres años trabajamos, durante toda la pandemia se trabajó sin parar con los recaudos correspondientes”, detalló Paola.

Se asisten a unas 100 personas: niños, adultos y adultos mayores, muchas de las personas se encuentran en situación de calle. “Participamos en una Cooperativa De Trabajo ( CCC ). Es decir, somos uno de los 62 merenderos y 28 comedores de los cuales trabajamos todos a pulmón”.

Según Paola, “en nuestro merendero con lo recaudado se hacen todas las cosas caseras para repartir”.