Por decreto (y sin movilidad), los jubilados otra vez vuelven a perder

Con la anunciada suba del 5% para diciembre se confirma que también perdieron en 2020. Los haberes más altos ya suman pérdidas de 30,7%.

20/11/2020 06:20

AJUSTADOS. Los jubilados siempre terminan siendo la variable de ajuste de todos los planes económicos.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), Fernanda Raverta, anunciaron un aumento del 5% para los haberes jubilatorios y asignaciones en diciembre, por lo que la jubilación mínima quedará en los $19.035 y el año culminará con un incremento del 35,5%.

“Hemos tomado la medida del aumento del 5% para las jubilaciones. Esto le da un incremento a las jubilaciones mínimas del 35,3% en lo que va del año. De este modo el 75% de los beneficios previsionales le ganan a la inflación”, aseguró Cafiero en una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

“Estamos recomponiendo las pérdidas de los haberes jubilatorios que se arrastraban desde 2018 y 2019 que, en términos reales, fueron del 19% con la fórmula del gobierno anterior”, agregó Cafiero.

Desde diciembre de 2019 que no existe un sistema automático de movilidad de las jubilaciones, pensiones y prestaciones de carácter asistencial en el país. En esa fecha se suspendió la movilidad del régimen general de jubilaciones facultando al Presidente establecer los aumentos por decreto.

La inflación acumulada en lo que va del año es del 26,9%. Tan solo en los primeros 10 meses del año, estimando una inflación para el 2020 que rondaría el 35%.

 

El último decreto

No obstante, si se tiene en cuenta el aumento que hubiesen percibido los haberes de los jubilados con la ley de movilidad suspendida en diciembre, en todos los casos los jubilados perdieron poder adquisitivo en comparación a los aumentos por decreto de este año.

Cabe destacar que el de diciembre de este año será el último aumento por decreto que se dicta sobre los haberes jubilatorios antes del tratamiento del proyecto de ley de Movilidad Jubilatoria que el Gobierno enviará en los próximos días al Congreso y que establece una nueva fórmula de ajuste de jubilaciones.

En ese sentido, Cafiero afirmó que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, trabaja en el proyecto y que “posiblemente la semana próxima” sea enviado al Congreso.

“El ministro de Trabajo tiene que terminar de perfeccionar el proyecto para que dé inicio al debate legislativo. Las modificaciones son producto de un gran consenso y debate en la comisión, donde hubo más de 16 reuniones de 18 expertos”, señaló Cafiero.

El anuncio realizado por Cafiero y Raverta se concretó apenas unas horas después de que el presidente Alberto Fernández anticipara que en diciembre el Gobierno dispondrá un aumento en las jubilaciones y pensiones.

 

Promesa de campaña

“En diciembre va a haber una corrección de las jubilaciones, eso es seguro porque somos conscientes de que lo tenemos que hacer y además porque no queremos que las jubilaciones queden por debajo de la inflación. Ese es un compromiso que asumí y lo voy a cumplir”, dijo este miércoles el presidente Alberto Fernández en declaraciones al canal A24.

Respecto de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso en los próximos días para su discusión, el Presidente dijo que “en Argentina hubo una ley que funcionó durante años”, en referencia a la que implementó el gobierno de Cristina Kirchner, que fue dada de baja durante la administración de Mauricio Macri y que ahora se buscará reponer.

La titular de la ANSeS Fernanda Raverta evitó precisar de cuánto será el aumento en marzo próximo para las jubilaciones, pero resaltó que “tendrá en cuenta las variables, es decir los aumentos salariales en base a la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) y el de la recaudación” impositiva.

Los aumentos “serán semestrales, en marzo y septiembre” de cada año, cerró Raverta.

 

Un techo fuerte

Para marzo de cada año se tomará el promedio de salarios y recaudación del semestre inmediato anterior, en septiembre se repetirá la operación con una pequeña distinción, la sumatoria de ambos aumentos no podrá superar la suba de la recaudación previsional en más de un 3%.
Es decir que si el índice salarial subiera un 40% y la recaudación un 20% no se reconocería el promedio (30%), sino sólo el 23,6%.

 

Ajuste I

Una persona con jubilación mínima cobrará $19.035 a fin de este año con los aumentos por decreto, pero si se tiene en cuenta la fórmula suspendida le corresponderían $19.304, por lo que la pérdida sería de $269 (-1,4%).

 

Ajuste II

Una jubilación que en diciembre de 2019 era de $103.000, en 2020 pasó a $128.011 (+24,28%). Perdió $13.324 (9,4%) ya que hubiera percibido $141.334 con la ley de movilidad suspendida. Y la pérdida a diciembre es de $151.435.

 

Los aumentos no recomponen las pérdidas de los haberes

En el caso de una persona que cobra la jubilación mínima, que en diciembre de 2019 fue de $14.068, el haber a fin de este año será de $19.035 con los aumentos por decreto (+35,31%), pero si se tiene en cuenta la fórmula suspendida le corresponderían $19.304, por lo que la pérdida sería de $269 (-1,4%), según detalló a Infobae el abogado previsionalista Adrián Tróccoli. Mientras que la pérdida a diciembre es de $5.772.

Aquellos jubilados y jubiladas que cobran dos mínimas recibieron en diciembre de 2019 $30.000, con los decretos de 2020 (+28,53%) pasarán a cobrar $38.558. De esta manera, la pérdida en relación a la ley de movilidad suspendida es de $2.607 ya que les hubiese correspondido cobrar $41.165. En tanto, la pérdida a diciembre es de $31.421.

Los que percibieron $60.000 en diciembre de 2019, con las subas de 2020 pasarán a cobrar $75.320 (+25,53%). La diferencia con el haber que hubiesen cobrado con la ley suspendida es de $7.011 o 8,5% ya que les hubiese correspondido cobrar $82.331. En el acumulado a diciembre la pérdida es de $80.742.

Asimismo, quienes en diciembre de 2019 tenían una jubilación de 103.000 pesos, con los aumentos de 2020 pasarán a cobrar $128.011 (+24,28%), lo que significa que perdieron $13.324 o 9,4% si se considera que hubiesen percibido $141.334 con la ley de movilidad suspendida. En este caso, la pérdida a diciembre es de $151.435.

Fuente: Infobae.