Polémica por extracción de árboles dentro de un área en la Biosfera Yabotí

Desde el Ministerio de Ecología afirmaron que el operativo se realizó “respetando la Ley de Manejo de Bosque Nativo”. La comunidad Jabotí Mirí en San Pedro lamentó el “enorme daño en la selva”.

30/10/2020 08:22

Biósfera Yabotí

EL RECHAZO. Desde la Pastoral Aborigen lamentaron el hecho y enviaron un comunicado a nivel nacional.

Fue el Equipo Misionero de la Pastoral Aborigen (EMiPA) quien compartió un comunicado detallando la disconformidad de la comunidad Jabotí Mirí por un “apeo ilegal dentro de la Reserva de la Biosfera Yabotí”.

El reclamo fue compartido incluso por organizaciones internacionales como Greenpeace. Sin embargo, las autoridades provinciales afirmaron que la situación no fue como lo plantearon las entidades.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN el ministro de Ecología y Recursos Naturales de Misiones, Mario Vialey, aseguró que lo ocurrido en San Pedro “no es un apeo ilegal. Es un plan realizado desde la Ley 26.331 dentro de la Biosfera Yabotí. Es decir, se trata de un contrato realizado desde los propietarios, con el compromiso de conservarlo en base a la Ley de Manejo de Bosque Nativo. El tratamiento establece que sólo puede sacarse un porcentaje de acuerdo a la especie. Generalmente significa que de un promedio de 100 árboles se pueden sacar unos 20”.

Respecto a la aldea Jabotí Mirí, detalló que “la comunidad tiene 600 hectáreas de tierra que es de uso comunitario dentro de la reserva de la Biosfera. Como necesitan de un arroyo que pasa por una propiedad privada, se encontraron con la construcción y no sabían de qué se trataba. Fuimos hasta allá con el intendente, el dueño del lote y una fundación mbya para firmar un acuerdo. Pidieron que los trabajos no pasen del lote F1”.

Vialey explicó además que, desde la Pastoral Aborigen, “sacaron fotos de donde está la plancha de obraje, donde obviamente estaban los árboles apilados en base a este manejo sustentable. El enojo desde ENDEPA es porque llegamos a un acuerdo con la comunidad Jabotí Mirí y esta Fundación que viene de Pérez Esquivel para que puedan hacer ahí una biblioteca y un aula para que puedan dar clases”.

Admitió que desde el organismo denunciante “plantean que el acuerdo no puede darse porque el pueblo no conoce el idioma. Sin embargo, el mismo cacique se comunicó para que vaya y esté en esa mediación. Ahora apelan en una nota a la Ley 26.160 (protección de tierras de los pueblos originarios)”.

En función de la mediación, “el propietario sabiendo que existe una superficie comunitaria, cedió otras 100 hectáreas para que puedan hacer su plantación. Sumado a que puedan manejarse libremente en la superficie. También el cacique contó que en ese lugar no tenían garantizado el acceso al agua, porque utilizan una vertiente. Ahora nos comprometimos a proteger esa vertiente con toda la tecnología INTA. El propietario aceptó esto al saber que necesitaban la reserva de agua pero con el compromiso de que dejen el lote F2. En ese lugar tenían una plantación, que también aceptó que se dejara hasta que finalice la cosecha y luego se hará una restauración del suelo”.

 

Un daño en la selva

En comunicación con PRIMERA EDICIÓN Francisco Medina -hijo del cacique de Jabotí Mirí- remarcó que “como pueblos originarios nos sentimos muy mal por lo sucedido porque fue un gran desmonte cerca y alrededor de la comunidad. El daño fue muy grande porque se había limpiado una parte importante de la hectárea, donde se sacaron dos planchadas grandes con rollos de árboles. Además esto sucedió cerca de la casa de mi papá, lo cual fue preocupante”.

Aclaró que “en ningún momento se consultó a la comunidad sobre esto porque se trata de un área importante donde los chicos y las personas de la comunidad buscamos plantas medicinales o frutas, además del arroyo que cruza en ese lugar fue trancado para que no corra. Más allá de tener el reconocimiento dentro de la Constitución Nacional donde reconoce nuestra preexistencia en estos territorios, tenemos la Ley 26.160 donde habla de la protección de la tierra que fue totalmente violada”.

Respecto a la mediación, Francisco Medina aseguró que “llegó el ministro de Ecología, el intendente, un responsable de la tierra y de la biblioteca ‘Palabras del Alma’, donde se realizó un acta de acuerdo pero que rechazamos. Esto no se hizo como debía hacerse porque se debe tener primero una consulta con todos los miembros de las comunidades”.

Consideramos esto como un atropello porque mi papá, el cacique Catalino Medina, en ese momento estaba solo y no tenía ningún asesoramiento, ni siquiera habla el mismo idioma, no sabe leer ni escribir. Al final incluso dice que tiene que mudarse del lugar donde vive actualmente para irse del otro lado del camino del monte”, finalizó.