Bajante del Ramón y el Bonito complica la provisión de agua

La CELO de Oberá ya advirtió que podrían comenzar a haber cortes. Por su parte, en Campo Ramón el Concejo Deliberante declaró la emergencia hídrica.

25/10/2020 12:21

EXPUESTOS. Los caños de las tomas de agua que tiene la CELO están al aire libre por la bajante de los arroyos.

El servicio de agua potable de Oberá corre serios riesgos de cubrir la gran demanda existente en la actualidad. En tanto, en Campo Ramón el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza N° 36/2020, mediante la cual declaró la Emergencia Hídrica en Villa Bonita y también se estudia lo mismo para el pueblo de Campo Ramón.

En Oberá, la bajante de los arroyos Ramón y Bonito, fuentes del servicio, por la falta de lluvias afectan las reservas.

“Realmente está complicada la situación, no llueve, en Brasil suponemos que deben estar cerrando las compuertas de represas para reservar el agua para ellos, por eso los arroyos han bajado mucho sus cauces. Esta sequía además irá secando los pozos, no hay pronóstico de mucha lluvia, lo que necesitamos es mucha lluvia aguas arriba”, explicó el Ingeniero Julian Duprat, Gerente de Agua Potable de la Cooperativa Eléctrica Limitada Oberá (CELO).

 

Piden cuidar el agua

A pesar de no detener el bombeo, no se pudieron normalizar las reservas. “Normalmente apagábamos el bombeo del Bonito desde las 23 hasta las 5 de la mañana siguiente. Pero estamos con las cisternas muy bajas y no las podemos reponer, ni siquiera de noche. Anoche funcionaron permanentemente los dos bombeos y no pudimos recuperar todo. Quiere decir que hay un consumo muy grande en la ciudad”, agregó Duprat.

“La emergencia hídrica se implementó en el 2009 y no se levantó nunca, o sea que está en vigencia, es cuestión de las autoridades si lo aplican o no”, explicó.

La ciudad crece de manera exponencial y el servicio no da abasto, por lo que no se descarta que se deba recurrir a cortes programados. “Por ahora nos juega en contra la naturaleza y en gran medida las represas de Brasil. Si sigue así la situación y la gente no cuida el agua, sigue con un consumo desmedido es posible que debamos llegar a los cortes programados”, resaltó el Gerente.

“No podemos tomar medidas en propiedades privadas, entendemos la pandemia y la necesidad de que los niños se entretengan, por eso se incrementaron la compra de piletas de lona. Lo que observamos técnicamente es que en piletas grandes, de material, se llena una vez, se trata el agua y dura para toda la temporada. Pero una pelopincho, no la tratan y cambian cada tres días, generando alto consumo. El consejo es que hagan el tratamiento del agua e incluso evitarán el dengue”, indicó.

 

Garantizar el servicio

Por otro lado en Campo Ramón, según Carlos Mojziuk, Presidente del Consejo Directivo de la Mutual General San Martín de Villa Bonita “la falta de lluvia y la bajante de los dos lagos que nos proveen de agua que disminuyó drásticamente nos preocupa, si no llueve se va a complicar”.

“La Mutual saca agua de una chacra de un arroyo y otro más, que proveen de agua a más de 500 socios y luego otras zonas que se abastecen con pozos perforados. De todas formas, todo baja su caudal, sabemos que la gente quiere piletas ahora y consume más agua, pero es necesario cuidar. No estamos racionalizando aún, pero ya notamos que el agua no pasa sobre el embalse, por eso insistimos, no hay expectativas de mayor cantidad de lluvia”, según señala el medio digital Meridiano55.

 

Falta de pago y disminución del caudal de los arroyos

Mojziuk indicó que “este año se agudizó, el año pasado estuvimos bien con todo, nos alcanzó el agua para todo el verano. Tuvimos que aumentar la exigencia de pago, la gente no estaba pagando, pero ahora con dos facturas vencidas se corta y mucha gente regularizó su situación de morosidad, pero hay una disminución notable del suministro”.

La Ordenanza que sancionó el legislativo, faculta al Consejo Directivo de la Mutual, a tomar las medidas correspondientes para garantizar el servicio a la población.