Denunciaron intrusión y usurpación de tierras en más de 19 mil hectáreas

Serían alrededor de 600 las familias que ingresaron ilegalmente. Un Juez quiso realizar una inspección pero fue amenazado de muerte con armas de fuego. El próximo lunes ingresará un grupo de Infantería.

26/09/2020 07:59

GRAVEDAD. Cuestionaron que en el lugar “habían árboles centenarios pero ya los cortaron en tablas”.

Personal de Infantería intervendrá en un operativo a realizarse el próximo lunes para constatar la compleja situación dentro de un extenso predio, de más de 19.000 hectáreas, que está siendo usurpado por alrededor de 600 familias.

El espacio de la firma Intercontinental y la empresa Puente Alto, ubicado en el kilómetro 90 en inmediaciones de la cuenca del arroyo Piray Miní, al norte de Pozo Azul y a unos 45 kilómetros de Bernardo de Irigoyen, es avasallado en su flora y fauna por el accionar sin control de los intrusos, según denunciaron los dueños.

En ese sentido, el juez a cargo del Juzgado de Paz de Bernardo de Irigoyen, Heriberto Götz, en diálogo con PRIMERA EDICIÓN, contó que ilegalmente “han ingresado personas con camiones, camionetas, tractores, topadoras, cargadoras frontales, motosierras, y se han apoderado de todo el predio a pesar de los reclamos de los dueños que no pudieron evitar el ultraje a la naturaleza, la fauna y flora de la propiedad”.

Denunció que “instalaron aserraderos, campos con vacunos, criaderos de cerdos donde se faena y se vende la producción sin control fitosanitario. Lo peor de todo es la degradación de la naturaleza, todos los animales autóctonos fueron eliminados para comida o para dejarlos a los cuervos”.

“Hay alrededor de 600 familias con motosierras, tractores, ya hicieron chiqueros de chanchos, también crían bovinos, mataron a los monos y todos los animales que estaban ahí. Están cortando los últimos árboles con los que hacen tablas, tirantes, hicieron un aserradero portátil”, apuntó y agregó: “Estas personas ya están arraigadas ahí, y también entran camionetas y camiones de día, tractores, ingresan a la propiedad para llevarse rollos, madera, eventualmente faenan chanchos para llevarse la carne. No hay control veterinario ni nada”.

Al mismo tiempo criticó al Ministerio de Ecología provincial porque “parece que miran para otro lado, los dueños fueron a hablar, les contestaron que se iban a ocupar, pero pasa el tiempo y siguen destruyendo el predio. Ya han rapiñado casi todo, cortan árboles todos los días. Entraron a robar, no les importa nada”.

“El daño ecológico es irreparable porque prácticamente están destruyendo todo lo que es la fauna y flora”, consideró y añadió que “había árboles centenarios, ya los bajaron, los cortaron en tablas, se los llevaron”.

 

Constatación judicial

Götz señaló que el pasado lunes intentó “hacer una constatación judicial de los daños en el predio, pero fui amenazado de muerte con armas de fuego, machetes y agresiones físicas muy peligrosas”. Además recordó que anteriormente los dueños sufrieron una situación similar. “Cuando el dueño quiso hablar con algunos de los intrusos lo sacaron con machete y mostrando escopetas”, dijo.

Sin embargo, adelantó que “el próximo lunes, con los dueños de la empresa y un grupo de Infantería, vamos a entrar a hacer un chequeo, a ver hasta dónde llegamos. Lo único que queda ahora es seguir los pasos que ordenó un Juez de Primera Instancia de San Pedro, donde exige una constatación”.

“Los dueños ofrecieron hacer un loteo razonable, crear una cooperativa, plantar caña de azúcar o mandioca, hacer una fábrica de almidón, pero estas personas entran armadas y se complica”, manifestó.

Finalmente, al ser consultado por la frecuencia de estas problemáticas en la zona, recordó que “esta empresa tenía ahí cerca de 35 mil hectáreas y vendieron al Gobierno alrededor de 15 mil, que luego fueron loteados entre los colonos que habían usurpado. Quedaron más de 19 mil hectáreas que son las que ahora, otra vez, están intrusando”.