Desplazan y denuncian a los jefes de la UP-III de Eldorado por robar mercadería

Nueve efectivos del Servicio Penitenciario Provincial fueron relevados y serán investigados por la Justicia ante la presunción del delito de “cohecho”. Entre los sospechosos están el director y la subdirectora de la unidad penal.

19/09/2020 07:46

FUNCIONAMIENTO. En la institución penal del norte misionero se oficializaron los recambios de autoridades ayer sin que se altere la calma de los internos.

Nueve efectivos del Servicio Penitenciario Provincial fueron desplazados de sus cargos y funciones y pasados a disponibilidad para ser investigados por la Justicia penal tras la denuncia que los involucra en el robo de alimentos e insumos varios de la Unidad Penal III de Eldorado.

Entre los penitenciarios que fueron removidos de sus cargos se encuentran el director y alcaide mayor René Alfredo Ledesma (41) y la subdirectora alcaide principal Laura Soledad Valiente (38). Siete funcionarios más de la misma unidad fueron apartados y están ahora bajo la lupa de la investigación, todos por “cohecho”.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN fueron claras al respecto y señalaron que desde poco menos de dos años comenzó a registrarse el faltante de insumos para el mantenimiento de la UP-III. Como las cantidades no desestabilizaron el funcionamiento, ya que fueron sustraídas bajo la modalidad de “robo hormiga”, la investigación continuó de manera silenciosa y cautelosa.

Durante 2020 los faltantes comenzaron a ser reiterados, casi periódicos, pero difícil de detectar porque no incluía a los proveedores de la institución carcelaria. Es decir cada uno de los prestadores entregó mercaderías y remitos sin que se registren irregularidades.

El conflicto o el robo se produjo dentro del establecimiento penal que alberga a 350 internos con condenas firmes y procesos de causas vigentes.  Pero tampoco las sospechas alcanzan a los presos o detenidos.

El martes se descubrió que una dependencia similar a un altillo dentro de la prisión se hallaron alimentos y elementos de limpieza por un valor aproximado de 250 mil pesos. Mercadería que no correspondía ser almacenada en ese recinto.

El hallazgo confirmó la pesquisa que se había iniciado y desentramó una secuencia de responsabilidades, algunos por omisión se presume, la mayoría por acción directa.

Todos los integrantes de la división o departamento suministros de la Unidad Penal III fueron sacados de sus puestos al igual que los jefes superiores, las máximas autoridades del presidio ya mencionados.

Según las mismas fuentes el hallazgo que destapó el escándalo fue gracias a que uno de los presuntos integrantes “se quebró y llorando dio detalles”. Toda la información que aportó está en manos de investigadores.

“Se robaba el diez por ciento de cada carga de harina, yerba, azúcar, fideos secos, arroz, etcétera. Pero también los elementos de limpieza, jabón, trapos, lavandinas y detergentes, más caros e imprescindibles para mantener al mínimo el riesgo de infecciones o contagios de COVID-19”. Se remarcó que no habría participación en el delito de prisioneros. No obstante y principalmente para no generar dudas y suspicacia, los internos que participaban o trabajaban como cocineros fueron suplantados hasta tanto quede reorganizada el área.

Esto tomó trascendencia mientras que en la Justicia aún transita la acusación a dos jefes de la misma UP-III que en 2016 fueron denunciados por organizar y dejar salir transitoriamente a internos para que cometan ilícitos y retornen. Estas salidas no contaban con autorización judicial pero igual constaban en los libros de guardia de la cárcel eldoradense.