Lentamente las exportaciones de Misiones lograron reactivarse

El ministro del Agro y la Producción, Sebastián Oriozabala, explicó cuáles son los productos que más dinero dejan al país. Por ahora, los mercados no piden certificado libre de COVID.

19/07/2020 09:12

Con la llegada de la pandemia, los países se cerraron en su economía (además de las fronteras) y, de a poco, se van ordenando los procesos operativos y burocráticos para las exportaciones.

El ministro del Agro y la Producción de Misiones, Sebastián Oriozabala, sostuvo en el programa “Aire de Sábado” por FM de las Misiones 89.3 que: “En términos generales las exportaciones están bien, el sector citrícola aumentó sus envíos a países asiáticos. En las primeras semanas del aislamiento si han tenido algunas dificultades de logística como fue que se juntaran muchos contenedores en el puerto”.

A su vez, “el sector yerbatero no ha tenido problemas. El sector forestal se ha sostenido gracias a la actividad de exportación, el grueso de las empresas grandes que tienen mucho movimiento y están insertas en el mercado internacional mantuvieron sus actividades sin grande problemas, logrando incluso nuevo mercados, más allá de las mermas pero hoy han repuntado”.

En volumen, lo que más exportamos es pasta celulosa, segundo el té que según dijo Oriozabala “es la más afectada para las pequeñas empresas de Misiones que exportan, a las que les trabaron las exportaciones por razones de compra. Lo positivo es que todas tienen contratos internacionales y entendemos que se van a ir respetando a medida que se acomode el mercado”.

Así contó la experiencia de la cooperativa de Dos de Mayo: “Ha exportado en lo que va del año debería estar en el 60% al menos de su té exportado. Lo que les queda sin exportar tiene un alto costo financiero porque le han pagado a los productores. Se vienen registrando problemas económicos porque han pagado con cheques a los productores y, al no poder exportar, les han rechazado los cheques y devuelto por falta de respaldo”.

“La tealera es una de las más complejas de la provincia”, aseveró. Recordó que “el 95% del té misionero se exporta, que son alrededor de 600 millones de dólares al año para las exportaciones brutas de Misiones”. Por su parte, “la celulosa reporta 1.100 millones de dólares. Tabaco, madera y yerba le siguen en el orden de exportaciones”.

 

Sin certificado libre de COVID

“Al té todavía no se le exige el certificado COVID Free, pero entendemos que eso en cualquier momento puede suceder. No se ha aplicado pero no estamos exentos por los formalismos en las exportaciones”, aseguró el ministro Oriozabala.

Reveló que hay industrias que se organizan para no quedar paradas si se detectan casos de COVID-19. “La producción de cigarrillos, diagramó grupos de cinco personas que no interactúa con otros así pueden aislar a un solo grupo en caso de contagio y no afecta a todos”.

Los hisopados, de exigirse deberían solventarlos las exportadoras, aclaró el Ministro.

 

Se terminó el MaizAr

El ministro Oriozabala contó en FM de las Misiones 89.3 que “la provincia viene trabajando desde el año pasado con pruebas a campo, para evaluar la productividad del maíz y ver qué variedades tienen mayores características para la producción de materia verde y de granos. Vamos a seguir con esas pruebas este año. Hay también un proceso de investigación de ADN no fenotípico, es decir, una evaluación genética para ordenarlos y clasificarlos. Es un trabajo que lleva mucho tiempo y hay que hacerlo”.

Consultado si el MaizAr continúa dijo que ya no, “era un programa institucional que promovió el Gobierno anterior y ya no está. En Misiones tenemos una política clara de agregar valor, no queremos primarizar la producción, es decir, no queremos producir maíz para vender a los brasileños. Queremos producir para industrializar, para producir carne para el mercado misionero y, si lo logramos, vender la producción de carne a otra provincia o exportarla. Queremos un desarrollo rural”.

 

Cuenca lechera 

Oriozabala dijo que es una alternativa de reconversión “que analizamos con varias cooperativas. Miramos los números: los productores tienen un promedio de comercialización de $100 mil por mes de leche para queso y otros productos derivados. Estamos hablando que un productor puede estar facturando al año 1,2 millones de pesos. Por eso hay productores que han dejado el tabaco, porque de ese dinero se pagan la obra social”.

 

Panorama de las producciones según Oriozabala

YERBA MATE. El Ministro del Agro de Misiones aseguró en la radio de PRIMERA EDICIÓN que “el margen de crecimiento en la yerba mate todavía es muy grande, no nos asusta que aparezcan más productores pero nos ocupamos de tenerlos en el horizonte”.

Anticipó que pretenden poner en marcha “el censo de productores en el transcurso del año que viene. Le vamos a proponer al Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) ensamblar el operativo y los sumemos para el Registro de Productores Yerbateros que nos permita ver claramente la situación de la yerba en Misiones”.

Se mostró muy optimista porque “hay muchos productores que están reconvirtiendo y otros haciendo replante de yerba, quitando los viejos yerbales porque son yerbales que están produciendo a bajo volumen”.

 

GANADERÍA. “El desafío es lograr un autoabastecimiento pero hay productos que son imposibles, como el ganado bovino, que requiere de grandes superficies o enormes inversiones para hacer feed lots. Igualmente tenemos allí un margen de crecimiento muy grande”, indicó el titular de la cartera productiva misionera ayer en FM de las Misiones.

Contó que para alimento del ganado “venimos trabajando con la empresa con participación del Estado denominada ‘El Porvenir’, que son los silos de Bernardo de Irigoyen, de forma muy prolija y ordenada. Han iniciado las actividades en el mes de mayo, casi en la cola de la actividad del maíz que es la base más fuerte que integra el alimento. Recibieron 400 mil kilos de maíz de los productores que han cobrado al día, a muy buenos precios”.

Sostuvo que “somos la provincia del NEA que más frigoríficos tiene”.

 

CITRICULTURA. La cooperativa de Alem “ha reinsertado la fruta fresca en el mercado asiático a través de varios contratos. Ha acomodado un poco la comercialización de jugo pero ahora la pandemia ha vuelto a afectar un poco. Tuvieron algunos problemas con las exportaciones a Asia por cuestiones de logística. Pero han logrado contratos de jugos con Coca Cola Argentina, Brasil, México, y tratando uno en Asia y el horizonte es bueno y promisorio. Estamos viendo un financiamiento a los productores para ampliar las superficies, por ejemplo con pomelos, que tiene una gran demanda creciente en el mercado”, contó el Ministro.

La entidad incrementó venta de fruta fresca a Asia. “La pandemia ha afectado a todos y, seguramente, van a tener algunas complicaciones financieras pero los vamos a estar acompañando como hasta ahora”, dijo.

 

JENJIBRE. El funcionario contó la generación de la cuenca productiva, que comenzó “hace tres años con un grupo muy pequeño de Gobernador López. Lo tomamos como una política, por la demanda no sólo local sino regional y de las grandes urbes como Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Empezamos a armar un plan de trabajo muy ordenado y creciendo con ese núcleo que se ha consolidado”.

Ahora, “se ha extendido la cuenca ordenadamente a Arroyo del Medio, Mojón Grande, Dos Arroyos con créditos y financiamiento de la provincia. Estamos teniendo un muy buen nivel de resultados, con una producción anual que creció un 100% en comercialización, con buena repercusión en los ingresos de los productores. La mayoría de los que hace jenjibre ya no hace tabaco, por ejemplo”, reveló.

 

PISCICULTURA. El Gobierno pretende un “ensamble de distintos eslabones de la cadena” para criar, industrializar y vender pescados. “Hay muchos productores primarios pero también infraestructura en algunos lugares de la provincia disponible para ir abasteciendo la mesa de los misioneros”, dijo el Ministro.

Ahora trabajan con “los pequeños productores, con una prueba piloto de ensamble de la cadena en Campo Viera y 25 de Mayo donde hay policultivo (carpa, sábalo, pacú, etc). Buscamos procesos de recría en algunas especies con la entrega de juveniles y achicamos los tiempos de producción; alimento balanceado para el engorde, con el fin de realizar un despesque más rápido. Lleva tiempo y no es sencillo para controlar a los productores, establecer nuevas pautas de trabajo y vamos con ese horizonte”, aseguró.